lunes, 30 de septiembre de 2013

Sobresalto en el Cine

La película llevaba proyectándose más de media hora. Un film de esos que te producen más alegría que disgusto, sin demasiado argumento o por lo menos, de los que no son para retorcerse el intelecto especulando. Una historia de amor romántico con tintes graciosos y situaciones conocidas, que los personajes interpretaban de forma magistral, haciendo de su fábula un soplo de recreo.

Pronto la excitación en la sala se colaba, no tardó nada; ni podían imaginar que en aquellas alturas de la película se iba a desarrollar tremendo susto. Al pronto, un muchacho surgía salvaje de la fila doce de la sala de proyección, que estaba acomodado en el casi centro de la hilera, sin cuidado en pedir permiso a los demás usuarios para llegar rápido a control  y dar el aviso de urgencia a los responsables.

La cinta siguió proyectándose, hasta que pasado un lapso breve, se interrumpieron las imágenes en la gran pantalla, prendiéndose las luces de aquella gran estancia del cinematográfico. El público que no estaba cerca del perímetro, no sabía a qué se debía tal estorbo. Los que ocupaban plaza cerca, entonces es cuando ataron cabos para comprender a que venían aquellos modos de salir de las butacas con semejante urgencia.

Por la entrada nerviosos ascendían a la carrera para interesarse de la alerta, dos personas responsables de la entidad, mientras una señorita espigada con su cabello atado a la nuca, que se presentó como médico atendía a una mujer de unos treinta años, que ya tenía descubierto el pecho y le estaban propinando sendos masajes, para tratar de reanimarla, a la vez que alguien trataba de suministrar la respiración asistida por el método bucal.

No había demasiado tiempo para reaccionar, la presteza era vital para poder salvar la vida a aquella señora, que desmayada, permanecía en manos de los dos asistentes, que trataban de reavivarle y poder proveer los primeros auxilios, hasta que llegara al centro hospitalario más próximo.

Los encargados viendo la urgencia y la gravedad de lo que se estaba recociendo en la fila doce de la sala, se racionaron el trabajo, no la urgencia de solución, bajando uno de ellos expelido, para hacer las oportunas gestiones y que una ambulancia llegara en el mínimo tiempo. El otro, compungido y sin costumbre similar explicaba al grueso de los espectadores , que mantuvieran la calma y que con su comportamiento, ayudarían a subsanar aquel imprevisto.

Aquella doctora que atendía a la lesionada, concluyó y ordenó sacarla de donde estaba, para adelantar si cabe la evacuación, y que la afectada tuviera mejor ventilación y lugar para su espera, mientras aguardaba el vehículo clínico que la portaría al hospital.
Todos los allí expectantes, se levantaron decididos a transportar el cuerpo inerte de aquella mujer, hasta el acceso de entrada, bajo las indicaciones expertas de la doctora y del ayudante voluntario de la respiración del boca a boca.

En volandas y con energía la llevaron en un santiamén y con un cuidado extremo fuera de la sala de proyección.  Mientras quedaban el resto de los presentes, con sus conjeturas y su conmoción fortuita.


La oscuridad más brillante volvió al lugar. Quedó aquel majestuoso sitio a las foscas, como si no hubiese pasado suceso alguno, como si la noche de los tiempos hubiese llegado sin dar aviso, no solo para la mujer evacuada, sino para todos aquellos que mientras vivían la historia de una película, se vieron metidos dentro de la respiración de la propia muerte.

La gente se acomodó en sus butacas y paulatinamente fue reduciendo el tono de sus voces a medida que el sonido del film trataba de reanudar desde el punto de paralización. Dos butacas de la fila doce, estaban vacías, además de las que mantenían deserción en la fila trece y fila once respectivamente que estaban ocupadas en la hora del comienzo de la película por la doctora y el salvador ocasional de la respiración asistida.

En poco tiempo, aparecieron imágenes que se ya se habían visto, para que se recuperara el hilo del cuento, de aquella historia que les hacía mirar a la pantalla y estar transportados dentro del argumento de una historia bonita y fácil, que era lo que veían aquellos espectadores, hasta que fueron sobrevenidos por la urgente e inesperada indisposición de la señora de la fila doce, sin dejar de observar por el rabillo del ojo a la puerta de entrada y reaccionar ante cualquier anormalidad sobre aquella mujer que entró a su asiento por su propio pie y lo abandonó transportada en volandas y sin juicio.

Cuando finalizó el metraje, y nuevamente las luces de la sala irrumpieron claras, el personal asistente, aquel que pretendía ver una película graciosa, se giró al perímetro de la fila doce y sus aplausos fueron dirigidos a la médico y al señor de la respiración obligada, que habían entrado de nuevo en la sala, sin hacerse eco de todo lo que habían demostrado y realizado en pro de una vida desconocida, que bien y sin dudar podría haber sido la nuestra.


sábado, 28 de septiembre de 2013

El seseo y la aliteración



Se levantó de su silla, la más segura, la situada en la segunda fila y se dirigió al estrado para pronunciar ante toda la Sede su sentida opinión sobre su amigo y con servidumbre adujo:


El seseo del estable y seguro
Segismundo Serrate,
ofrece serios titubeos
en su pronuncio.

Siendo además tartamudo de ocasión,
superó la timidez que le seducía
separando su deficiencia del arte.
Componiendo letras y comparsas deliciosas.

Estando en la cumbre del arte
y de la música con substancia,
Paco Senante, aseguró
de pro ese ritmo sensual.

Sedujo con sus serenatas
a la señorita Serena Segovia
la sensitiva sirena del ritmo sefardí
en lindos escenarios de Tenerife.

Liando al pronunciar
eses por zetas y ces por eses,
suplantando al ritmo vocal su
ruido sensual de dicción.

Una vez pronunciado el discurso, hubo un gran silencio, solicitó la venia a sus Señorías; salió del pupitre de los senadores, miró al cielo y mientras se dirigía a ocupar en la segunda fila su escaño; comentó:¡ tenías mucho seso! Segismundo Serrate. 


viernes, 27 de septiembre de 2013

Forum para la Solidaridad _Colombia, Bolivia, Perú _

Hace pocos días participé en unas charlas de FORUM para la SOLIDARIDAD, que en catalán se escribe Forum per la Solidatitat, y que es una entidad que trabaja en pro de personas de países latino americanos, en conjunción y tono con el pueblo de España.
En breves días sabremos mucho más de toda esta ONG, que trata de llevar alimentos, medicinas, cultura y otros detalles que son del todo necesarios para las personas que lo necesitan y reciben de forma agradecida.

Nos han seducido con su meneo de solidaridad, con sus aires de bienvenida, con sus cantos de bondad y con esa sencillez que solo los bien nacidos llevan, para ayudar en lo que podamos a este ...mouvement merveilleuse que como todos los conceptos de la vida se replantea el seguir con nuevos bríos, para estos amigos necesitados puedan seguir recibiendo esa atención y cariño, que ya se le estaba ofreciendo, personas todas que sin duda, son de lo mas agradecido que existe.

Van a pasar muchas cosas buenas, ¡...eso espero yo ! como los demás componentes del equipo. Por el momento, y entre que se preparan los dispositivos de salida, atacar todo el trabajo que tenemos pendiente de una etapa que renace y comienza, con unas fuerzas que se estaban fraguando desde hace meses están aquí 


Sin embargo dejarme que os informe cumplidamente en unos días. Con datos fehacientes y con la lista de las ilusiones descritas, cumpliendo con sus fechas, repleta de ilusiones, rebosante de consecuciones, rebozada de esperanza y con las pilas recién recargadas.  

 Al frente del equipo la de siempre, la que fundó este bonito milagro, la amiga de todos, la conseguidora de milagrosos feriados, de recetas efectivas para los estómagos más necesitados, la señora:  Montse Arévalo, y su " New Group Band", que van a ser los inductores de la reciente melodía, para que sea escuchada por todos los rincones.

Vayan ustedes preparando sus caderas para bailar, sus oídos y ojos para ver el próximo festival que se va a celebrar el día 27 de octubre 2013, en el marco inconfundible de Can Masselleras, con un plan de actuaciones de lo mejor y mas variado que vosotros,  amigos nuestros, a fin de cuentas vais a llenar el foro del teatro. Con la finalidad de comenzar a pesar de la crisis, con las ayudas. Imperativo.

Por ello os dejo un entretenido interludio para que sea mas llevadera la noticia y lo que se nos viene encima. Gracias por todo, como siempre y seguro que os daremos todo aquello, que sabemos necesitáis y requerís



Encantado

Pestañeo de tus párpados
sincero aleteo alado
que avisa del resultado,
corolario inesperado.

Derretido del sentimiento
de un sentimiento regalado,
y como el regalo es emoción
con eso quedo extasiado

Prendido de cierto hechizo,
de un hechizo que regalas,
fue un encanto añadido.
sensación inesperada.


Que me vean

Si dicen... que dizan
mientras ... no hazan

Lucho porque me vean,
escuchen y sepan.
Es una constante.
Es necesidad indirecta

Si dicen que digan,
verdad o mentira.
Derecha o izquierda,
lagrima o sonrisas.

Prefiero me pongan verde
y se acuerden de mis cuitas
Me hace falta respirar
a pesar de ciertas risas.


Estaremos en contacto y gracias por el apoyo que siempre prestáis





domingo, 22 de septiembre de 2013

Fragmentos Visuales: Exposición


El jueves 19 de Septiembre fui invitado por mis amigos Armad Tarragó y Joan Rodó, ambos pintores excepcionales a que le hiciera una presentación en el seno de su Exposición: “_ Fragmens Visuals _”, que tendrá lugar desde el mencionado 19 de septiembre hasta el 26 de octubre 2013, en el magnífico centro de Can Castells Centre D’Art, sito en la calle Lluis Castells, 16 de Sant Boi.


Donde el Alcalde y la regidora de Cultura, estuvieron presentes y definieron la categoría de los artistas y de su trayectoria.

Aquí ¡sí! que no caben más palabras que las justas ya que pueden definir lo expuesto, las pinturas que ellos dispusieron a lo largo de todo el museo, y el pequeño mensaje que les dejé frente a todos los asistentes, que fueron mis palabras sentidas.


Prólogo traducido al castellano.

Joan Rodó y Armand Tarragó. Dos pintores, dos tendencias mezcladas en estos Fragments Visuals de Can Castells.

Despliegue de cuadros desde su amistad, hace ya un tiempo exhiben juntos por muchas salas de Arte, galerías reconocidas del país y fuera de él, con un sólido reconocimiento y con una crítica muy positiva.

Ambos han sido premiados en Certámenes y distinguidos como miembros Académicos de la Academia Internacionale  Greci-Marino por destacadas impresiones y pinturas y por el bagaje que aportan.

Joan Rodó y Arman Tarrago dos artistas de lujo para una Mostra Visual de esplendor en su propia tierra.

Dice la Crítica de Joan Rodó: que es uno de los mejores impresionistas, con una trayectoria intensa y dilatada. Que muestra y refleja su obra con colores y contornos desbordados de luz y de intimidad.

De Tarragó aduce que es un exponente y baluarte del post modernismo contemporáneo. Está diplomado en la escuela de Arte y Oficios. Sus cuadros juegan con los colores y contrastes y ver su obra es un paseo sin palabras apreciando colores vivos y detalles efectistas.

Ambos presentan sus cuadros en este marco de Sant Boi. Su sitio, donde ellos ¡Sí! han sido profeta en su tierra de nacimiento.




 
Prólogo expresado en catalán.

Joan Rodó i Armand Tarragó. Dos pintors, dues tendències barrejades avui en aquest Fragments Visuals de Can Castells.

Desplegament de quadres des de la seva amistat, fa ja un temps exhibeixen junts per moltes sales d'Art, galeries reconegudes del país i fora d'ell, amb un sòlid reconeixement i amb una crítica molt positiva.

Tots dos han estat premiats en Certàmens i distingits com a membres Acadèmics de l'Acadèmia *Internacionale *Greci-Marí per destacades impressions, pintures i pel bagatge que aporten.

 Joan Rodó i Armand Tarragó dos artistes de luxe per una *Mostra Visual d'esplendor a la seva pròpia terra.

Diu la Crítica de Joan Rodó: que és un dels millors impressionistes, amb una trajectòria intensa i dilatada. Que mostra i reflecteix la seva obra amb colors i contorns desbordats de llum i d'intimitat.

 De Tarragó addueix que és un exponent i baluard del *post modernisme contemporani. Està diplomat a l'escola d'Art i Oficis. Els seus quadres juguen amb els colors i contrastos i veure la seva obra és un passeig sense paraules apreciant colors vius i detalls efectistes.

Tots dos presenten els seus quadres en aquest marc de Sant Boi. El seu lloc, on ells Sí! han estat profeta a la seva terra de naixement.

 

Calaceite: Villa de poetas





El 14 de septiembre 2009, en la Villa de Calaceite, se dieron cita los Poetas del Ebro_ Poetes del Ebre_, a las cinco de la tarde. A la hora de las buenas tertulias, de los encuentros fraternales, de las asambleas del alma.

 


En una de sus muchas salidas de expresión artística por parte de estos poetas denodados que surcan nuestras poblaciones, sin nada a cambio, más que el expresar a las personas sus cánticos, hechos y traducidos a la sensibilidad de la palabra.


 

Una tarde soleada amparaba ese devenir de todos y cada uno de los trovadores y poetisas que se dieron cita al pie del magnífico Ayuntamiento de la villa de Calaceite, población vinculada por infinidad de detalles con la literatura, la pintura y el arte en general.
 

El respetable no acudió en masa,  quizás por falta de conocimiento del acto, motivo que hizo estar en familia en la sala de actos de la asociación Cultural del Matarraña, en la calle plana de la localidad. Por lo que muchos de ellos se perdieron el monumental derroche de talento que se instaló en la mencionada sala.
  

Dar las gracias efusivas a Gloría Fandos Gracia, poetisa, escritora y divulgadora, por su gran apoyo y dedicación al mundo de las letras y del poema en particular. Detalles que desde su lugar en una de las emisoras de radio, “Radio Ebro, Cadena Ser” en su población Tortosa, nos regala cuantas necesidades tenemos los que queremos a la poesía y a la literatura.

La tarde se desarrolló con la expresión de todos los que quisieron declamar en la sala de la Asociación Cultural del Matarraña,


 




Gracias por invitarme al acto, del cual pude extraer una enorme inyección de conocimientos y de devoción, de sus amables componentes, de estos poetas que regalan el arte a raudales y son oídos si tienen suerte por aquellos elegidos, como fuimos nosotros en esa ocasión

Hasta siempre amigos, con la narrativa, la poesía y la literatura.

 Ver todas la fotos en la pagina de Facebook siguiente
https://www.facebook.com/emilio.moreno.7792 

Así como en el Facebook de la Asoc, de Escriptors del Ebre.

 

 

domingo, 15 de septiembre de 2013

El wáter cósmico _ integración_


Viene del capitulo anterior: El wáter Cósmico: recelos

El wáter Cósmico: Integración


Demetria había decidido llamar a su padre, antes que este partiera para Tacna, con la idea de sofocar un poco aquel padecimiento que Natalio tenía y con las ganas de acercarse a su progenitor, que tanto había sufrido por ella y que tantos caprichos le había dado a lo largo de su juventud.  Antes había recabado de su madre, el estado de nervios que tenía su papá aquel día, ya que el talante del padre de Demetria lo conocían todos los que le frecuentaban y no era precisamente un agrado el tratar de asuntos importantes, cuando éste gozaba de ese temperamento malcarado y, de las elocuencias de su verbo viperino estando cabreado.
El teléfono de la centralita de la empresa Schissen Lecker, situado cerca de la zona de la Expo, celebrada en Zaragoza, sonaba, cuando una de las operadoras lo levantó_: ¡Buenos días! Ha contactado con Schissen, los sanitarios del futuro. ¡Dígame por favor! Le habla Pilar, ¿en qué puedo ayudarle?
_ Hola buenos días, póngame por favor con Natalio Rupérez, del departamento de infraestructuras_ sabiendo el protocolo, no dejó Demetria, que la operadora siguiera preguntando, todo el interrogatorio que están obligadas a descubrir…  de parte de ¿Quién? y todo esa nomenclatura de  frases de marketing, que suelen darse en la recepción telefónica de estas grandes firmas_ Es urgente, soy su hija Demetria, y muchas gracias por tu amabilidad.
_ Le paso con el señor Rupérez, de inmediato. ¡Buenos días y que sea feliz con Schissen Lecker!
Menos de cinco tonos se escucharon cuando de pronto, la voz potente y aguda de Natalio brotaba disparada por el auricular_ Dime nena, ¿Qué pasa algo urgente?_ preguntó tras el saludo a su hija, como si se hubiera sobresaltado por alguna causa que esperaba.
_ Hola papá_ habló Demetria, con su voz sublime y musical, propia de un adiestrador hindú de reptiles_, no pasa nada urgente, pero lo he dicho en recepción porque invariablemente buscan excusas para no pasarte la llamada, siempre andas muy ocupado y quería hablar contigo, ¡así por teléfono!, creo que en esta ocasión me será mas cómodo y más fácil tenerte como siempre cerca, pero a la vez a la distancia necesaria, para no leerte los ojos de inmediato_ dijo de carrerilla la joven_, ¿puedes dedicarme tiempo ahora? Necesito que sea así papá.
_ ¡Claro que tengo tiempo!, pero creo que lo que has de decir, igual sería mejor para los dos, que fuera en casa, o tomando una caña. Estoy en mi mesa de la oficina y lo mismo…_ le interrumpió Demetria_. Lo mismo has de gritar como un adefesio, pues no lo harás. Escúchame y deja que no me sea tan difícil. Si te llamo ahora es porque ya no quiero esperar ni un minuto más. No soy una niña y tampoco has de perdonar nada que sea anormal, que yo sepa no eres Dios, solo eres mi padre  ¡¿Escúchame quieres?!
_ ¡Claro hija mía, claro… habla! _Incomprensiblemente, el tono usado de Natalio, fue de normalidad e inédito para su habitual reacción de feria de circo, dejando que Demetria hablara, acabando su frase en disminución progresiva del tono hasta acallarlo_, que quieres decirme que no sepa ¡hija!
_ Padre, si no te he dicho antes que estaba en cinta es porque no quería dar pie a que pensases mal de Ángel de la Rosa, los dos de común acuerdo llegamos a este encargo, y libremente. Te diría más; para aclarar las cosas. He sido yo misma, la que he querido estar preñada cuando él, siempre me ha aconsejado dejarlo para cuando estuviésemos viviendo juntos y yo no acepté, por motivos de la edad, que para mí, según creo ya es fecha límite para ser madre con garantías sin pasar por esas pruebas que ahora suelen hacer. O sea, que si has de acusar a alguien de sedición; esa he de ser yo.
Ángel, podrá tener defectos, que los tiene, pero de lo que hablo no es un defecto, es una concepción apetecida, una inseminación buscada  que le he exigido y no hay que acarrearle la responsabilidad, ni de engaño, ni de apresurarse. Solo será el padre de mi futuro niño. ¡Claro, yo me puse a tiro!  Y fui a quedarme embarazada y él no perdió el tiempo, ni falló en el intento_ balbuceó Natalio, queriendo opinar pero, lo detuvo la hija, con una elevación de voz, para que la dejase terminar_. ¡Espera papá, deja que termine!_ En cuanto al viaje de Ángel a representar el nuevo modelo de wáter cósmico, a Hispano América, ha obedecido a la oportunidad que se ha dado en la empresa, las comisiones estupendas, el mercado naciente, los contactos necesarios, las posibilidades de crecer personalmente dentro de la firma y varias casualidades más que él ha vislumbrado con su percepción de gran vendedor, que ha querido aprovechar.
Mi boda, está suficientemente segura, como para si es necesario retrasarla algunos días, detalle que no creo puesto que todo está en marcha desde hace meses y no vamos a hacer un gasto extra, si no es preciso.
Como sabrás, agradecemos el detalle que tuviste de colocarnos en el Santander, aquel dinero que tan bien nos va a venir, pero no podemos entender;  ni…   yo, que soy tu hija; ni él, que será mi esposo, el motivo por el cual, has restringido el movimiento de capital a nuestra conveniencia. Me ha llamado y me ha pedido que hable contigo y que resolvamos el asunto, porque necesita de liquidez para poder hacer unos negocios en Chile, que sin duda nos repercutirán en nuestra cuenta corriente, si no ahora, con el tiempo.
Imagino que no entraba en tus cálculos todo esto que te cuento, que como sabes Ángel, quería que fueran sorpresas agradables y poder contártelas en el momento adecuado. Todo se ha desarrollado rápido y ha sido meramente imposible. Por ello, él y yo te rogamos, nos des un margen de confianza, un amparo del cual nunca quisimos romper por falta de entendimiento y una tranquilidad de tenerte tras estos logros, que nos hacen tan felices_. Habla ahora papá y responde a todo lo que te detallado por teléfono, y que gracias al medio he podido hacer, ya que en persona tú lo sabes muy bien, hubieses interrumpido mil veces mis palabras y nos hubiéramos enzarzado en discusiones banales, siendo imposible poder explicar lo que acabo de hacer..


Aún estaban sobre la cama desnudos Elvira y Javier, cuando tras haberle explicado pormenores de su vida y de su odisea para mantener contacto con su hija Estela, hizo otro intento de llamada a Jimena, en Zaragoza. Aún no había hablado con la niña desde que arribó a tierras Costarricenses. Quería escuchar la voz de su hija y decirle tantas cosas, que no había podido hacer antes de venirse por la precipitación con que se dieron los acontecimientos. Necesitaba saber de Estela, era un pesar doloso el que soportaba. Ahora en estos días durante su estancia en Coronado, la tenencia de la criatura la llevaba la madre, Jimena, con la cual su relación estaba totalmente rota, a pesar que ella había intentado volver con Javier, pero éste la aborrecía, desde que descubrió el engaño en el que lo mantuvo durante el tiempo que estuvo ciego. Mientras él hacía sus gestiones, Elvira, se dirigió con parsimonia al baño para tomar una ducha reconstituyente con un agua tibia y jabonosa.
El teléfono hizo su navegación en el intento de comunicar sobre el océano hasta llegar al punto de destino en un teléfono móvil que establecía su perímetro en Zaragoza y al pronto se escucho la voz de Jimena Cuervo que preguntaba_: ¡¿Quien habla?!
_ Jimena, soy Javier. ¿Dónde andas?, te he estado llamando varias veces y no cogías la llamada. ¡Bueno en fin! Ya he llegado a Costa Rica ¿qué tal anda Estela del resfriado que lleva?
_ ¡Donde voy a estar!  Pues trabajando como una esclava. La niña está mejor de la gripe ¡Bien… no anda mal!  Ha estado un día con fiebre, pero la llevé al doctor y le recetó una medicina milagrosa, ya corretea por casa y no para de enredar. Estoy hasta el copetín de ella. Ya tiene a quien parecerse. ¿Y tú que tal el viaje? ¿Pesado?
_ Nada que no se pueda aguantar, dile a mi hija que se ponga al aparato, quiero saludarla y charlar con ella un poquito_ impuso el padre con exigencias_. El grito que le proyectó Jimena a Estela se oyó en Coronado sin tener que pasar por la fibra de la red, ni por las ondas hertzianas, se escuchó perfecto a través del móvil_: Estela, ven que tu papá quiere hablarte_ le notificó a la niña que estaba viendo el programa infantil en televisión. Saltando ella, como si fuese la centella de una tormenta imprevista, poniéndose al teléfono con inusitada alegría_ hola papi_ gritó Estela con alegría_ te quiero mucho, lo ¿sabes?
_ ¡Hola cielo, como estás!, ¿te encuentras mejor mi niña?
_ ¡Sí papá! ¿Tardarás mucho en venir a buscarme?, ¿Cuándo iré con los abuelitos? ¿Estás muy lejos?_ hizo varias preguntas en un santiamén que Javier trató de aclararlas en el siguiente instante_ Estaré muy pronto contigo, no sufras que sabes pienso en ti, y si por un casual me retrasara,  irán a recogerte los yayos, ellos también conocen dónde estoy ahora trabajando y saben al dedillo cuando les toca ir a tu encuentro. Es verdad, ahora estoy muy lejos pero pronto si Dios lo quiere, nos hemos de abrazar para no separarnos más.
_ ¡Bien papi! Te pongo con mami, no sé qué quiere decirte. Te la paso. Un beso, vuelve pronto. Te quiero mucho_, la niña le retornó el aparato a su mamá y se esfumó de nuevo frente al televisor a seguir disfrutando del programa infantil y Jimena, se puso al auricular, recordándole_: oye hermosura, no te retrases en la pensión, a ver si con esas tonterías de no estar, vas a tardar en soltar la paga, que tu eres muy listo; pero tienes una hija y ha de comer y vestir_, recalcó como un papagayo la morena mujer.
_ Preocúpate, por lo que debes, y cumple con tu obligación de madre que yo, sabré librar con lo que me corresponde. ¿Alguna vez te ha faltado la ayuda?, no sé ahora a que vienen esas dudas. Si hubieses cumplido como esposa y como madre, quizás te hubiese ido la vida de otra forma. Tú lo desperdiciaste ¡Cuida de Estela! y no te pases en lo que tú sabes ¿me entiendes verdad?
_ Eres un gachupín ofensivo, algún día te llevaras un chasco conmigo que serás incapaz de sobrellevar. Si no tienes nada más que decir, ahueca y cuelga que molestas_, salivó con acidez Jimena, esperando un nuevo reproche_. Javier colgó y quedó muda la comunicación.

Aquella noche justo en la intersección de las calles Gregorio Albarracín y General Suarez, en la doscientos dos del hotel Princess, Rosalía y Ángel, se retorcerían de placer después de haber disfrutado de una cena frugal, sin demasiados alimentos, excesivos retrasos ni grandes dispendios en bebidas pesadas, para poder ejercer un amor loco y apasionado, fuera de todos los cánones establecidos en los anales de la practica voraz e insaciable de la fornicación. Rosalía es una mujer airosa, que sabe venderse y conoce el percal de los tíos cuando la llevan a la cama, por motivos ajenos a los deseos del placer,  y en este caso se conjugaban dos apetitos ensamblados compilando unas necesidades locas por dejarse llevar por el follar y la lascivia.
Rosalía se había desnudado tranquilamente, seduciendo a Ángel como si se tratara de un episodio de amor preparado, dejando colgada su ropa de diseño en una de las perchas del armario de la cámara del hotel Princess, para mantener el planchado de todos los modelitos y salir una vez acabada la sesión como una autentica dama, respetable y hermosa. No había manifestado ninguna prisa, nada de carreras para lanzarse sobre los tres músculos erguidos de Ángel, su ropa interior la plegó con mimo y dejó guardada y presta para volver a usarla después del apareamiento, cerca del entarimado bajo el espejo, el gran espejo mural que poseía aquella suite y que retrataba la desnudez de la flamenca dinamista.
Un éxtasis exquisito poder disfrutar de aquel momento con aquella dama. Mostrando sus medidas, sus esbelteces y su piel morena, linda que sobresalía de entre lo natural. Una estampa divina de una mujer primorosa, que sabía cómo orientarse, cuando darse y que es lo que debía extraer de todas esas acciones. Ángel la miraba, sin ningún atropello, echando una ojeada a cada centímetro de su pulido cuerpo, sin un gramo de grasa, sin una cicatriz, sin una falla, sin muestras de tatuajes ni marcas en la piel. Una hembra con un cuerpo admirable, sin saber por dónde comenzar a palpar, a arrullarla, a imaginarla suya.
Rosalía se miraba en el espejo contorneándose, a placer, dando pie a que Ángel se fuera poniendo cada vez más libidinoso e impaciente. Ella, le miraba citándole descarada, tras el reflejo del rosado cristal que reflejaba sus redondeces y la forma rotunda de sus senos, la curva definitoria de sus nalgas, unas piernas diseñadas con cartabón y escuadra, un culito respingón, y un triangulo que guardaba el perímetro del sexo, vellocino, afeitado y goloso, color agalbanado predilecto para cualquier sibarita exigente, la escultural espalda de la brigadier, que no tenía durezas, ni nervios salientes por excesos de ejercicio corporal, mostraba una silueta propia de una belleza que pedía sin palabras fuera acariciarla sin prisas.
Muy segura de sí, dispuesta a hacerle feliz, dispensaba y prometía grandes momentos y dulzuras esplendidas, en el instante que se le acercó a Ángel y le dijo con sumo cariño y ternura_ ¿te gusto más que mi jefa? _ sin dejar que hablara, le cerró los labios con un beso y le indico que la cubriera.
Fueron instantes feroces, llenos de sensualidad y de desespero, pareciera se iba a finar el mundo y habían de quedar a medias en disfrutar de aquel lujo. La noche entró en horas y ellos seguían derrochando caricias, goces y excesos, hasta que el sueño y el cansancio se apoderó de ellos, dejándolos postrados, desnudos, al aire sobre aquellas sabanas que blancas, habían perdido la pureza por salpicaduras de simiente y de secreción por la exudación de ambos.
Al poco, Rosalía, se encendía un pitillo, que apuraba en pelotas frente a la ventana sin la preocupación de haber cerrado los cortinajes, mientras Ángel, daba vueltas en la cama, queriendo encontrar de nuevo el cuerpo femenino de la hembra con la que había compartido aquel extraordinario apareamiento. En la propia oscuridad se oyó la voz de Ángel que le preguntaba a Rosalía, sin mediar excusa ni arrepentimiento_: ¿Te ha mandado ella, verdad?
_ ¡Sí! Ya sabes cómo funciona esto, ella manda y es mi dueña, la que ordena y disfruta de esa forma_ dictó Rosalía, ocultando, su instinto y su contento_. Se propuso llevarte a la cama, a cambio de benefactores para tu comercio y ha querido saber si estás a la altura de meterte con ella en la pitra, desnudarla y hacerla disfrutar como una excéntrica.
Continuará
To be continued




 







viernes, 13 de septiembre de 2013

El wáter cósmico _ recelos_


Viene del Capítulo Anterior: _Suministros

Entrega del capítulo: El wáter cósmico_ recelos



Imaginó súbitamente en aquel preciso instante, quien estaba al otro lado del auricular; antes de levantar el aparato le sobrevino fugaz la figura de su ex mujer: Mercedes Piedra Roqueta, la fiscal de Vinaroz, que a pesar de estar separados mantenían una relación educada. Habían olvidado a la fuerza, la tragedia del fin de su matrimonio, sus ilusiones, el cariño y sobre todo se había esfumado la cantidad de planes maravillosos que Mercedes y Manuel habían forjado en un pretérito pasado no lejano. Su amor; la pasión de Mercedes había desaparecido de la noche a la mañana, dejando a Manuel sumido en un mundo irreal, que él trataba de superar.

Agotando todas las posibilidades por tratar de recomponer su existencia sentimental, con la joven de toda la vida, su novia de juventud, la chica que le bebía el seso. Aquella que se dejaba besar a hurtadillas en el portal de su casa, que huía de las calles alumbradas para poder recibir las caricias de Manolo por toda su topografía corporal. La misma que le pedía en susurros la hiciera feliz poseyéndola y penetrándola sin zarandajas bajo la luz de la luna o; en el propio Renault 4 que conducía Mercedes.

 Se agotó el amor y Mercedes le dio puerta, había perdido la atracción y el deseo, por su esposo, con el que apenas hacía tres años llegó a celebrar una boda de película, donde todo parecía iba a durar mientras vivieran. El ansia de toda jovencita que se precie, la pareja ideal para encuadernar en el recuerdo, la mujer que solícita bebía los aires de su amado y en los colores de la cara, se reflejaba los benéficos matices de la pasión de un sexo desmedido, del fragor de las noches locas interminables donde se confundía el regodeo con sueño y los milagros con la vitalidad erótica

 Hubo otros motivos deshonestos que ayudaron también a que se diluyera ese lazo, que ella por no querer airear los hechos, debido a la repercusión que tendría en su ascendente carrera y por cobardía finalizaron en una separación inesperada. Mercedes, toda una fiscal de la jurisprudencia, una mujer de leyes, una abogada del Estado, una representante de postín, una legisladora equilibrada y defensora de la licitud, guapa y elegante, falló por deshacer su nido.

Venida de una familia arrogante de pueblo, descendiente de gentes engreídas y no siendo de alto abolengo; sí; se las catalogaba de medio pelo. Gente adinerada gracias a los desmanes y negocios oscuros que trajo la guerra civil, y con unas pretensiones de merecer elevadas. Muy respetadas por el miedo que otorga el poder, pero poco queridas por sus vecinos y conocidos.

Llegó a la conclusión de que no amaba a Manolo, que había fallecido el amor, porque se prendió de un profesor de la universidad de Valencia, que le daba clases de Derecho Civil, más notable, afamado y sobre todo con más prestigio mediático y adinerado que Manolo, con posibilidades de llegar a uno de los Ministerios del gobierno y con menos necesidad de dar explicaciones, ni justificar ausencias y retrasos nocturnos.

Detalles que sumados a la trayectoria de la nueva fiscal de una ciudad cercana a Castellón, desnivelaban la balanza en contra de Manuel García de la Serrana, vendedor del wáter cósmico.

 

Levantó el teléfono y aún y sabiendo quien era preguntó con voz obsequio_: ¿Necesita una experiencia nueva en su lavabo? ¡Dígame si es así!
_ Manolo soy Merche, Veo que has llegado a Managua, que tal ¿buen viaje?
_ ¡Sí!  Ha sido un viaje estupendo, no nos ha faltado de nada y no hemos notado a parte de las horas de avión, que si bien estás un tanto preso;  la necesidad de salir pitando_ aventuró Manuel.
_ Gracias por llamar, tú tan atento como siempre_ afirmó Mercedes con educación legislativa_. Que todo te vaya muy bien y que vendas mucho. Te dejo que tengo mañana un juicio muy importante y aun no he preparado nada de la vista_, ultimaba la fiscal.
_ Venga, señora fiscal ¡adiós!, que todo te salga bien y que no te condenen los ángeles celestiales por tus prisas de siempre_ recortó  Manolo muy guasón su falta de tacto y la forma de expresión, lanzando una interpelación directa a la ex legítima_ Por cierto señora fiscal_: ¿Cómo llevas el tema de nuestro divorcio? Que no se retrase más allá de lo normal,  sabes que tengo ganas de sacarme de encima este asunto para dejar de pensar en ti, lo antes que pueda. Dice mi abogado que estás dando largas a los detalles y eso no creo sea propio, ni de tu honorable familia_, concluyó con énfasis su invocación.
_ ¿Tantas ganas tienes de llegar al punto y final? _ pregunto Mercedes, no sin molestarse por tanta exigencia.
_ Más prisa que la que tuviste tú por engañarme con el futuro Ministro. Sabes que gracias a Dios_, continuó Manolo disfrutando con sus palabras_, has sido un fallo sentimental, un percance en mi vida, que debo corregir y cuanto antes reponga el desliz; cuanto antes te sustituya por una mujer como debe ser, mejor quedará mi espíritu y no digamos mi cuerpo_. Sin dejarla continuar y antes de colgarle el aparato: alegó_. Te dejo, atiendas tu juicio de mañana y que tenga suerte el encausado, lo mismo paga los platos rotos de esta conversación.

Al dejar el teléfono, suspiró con dureza y con asco, tan solo el recuerdo de su figura, todo lo mal querido que fue y la desvergüenza de alguien que no tiene ni sentimientos ni dignidad le producían urgencia de olvido.

Tan solo tardó unos segundos en dejar ese capítulo de su inmediato pasado en fuera de juego, debía resarcirse con algo que le produjera satisfacción y anhelo y se acercó a su agenda para buscar algo que el sabia tenía aislado en su billetero, junto al compartimento de las fotos, donde al colocar la cartera en el bolsillo de su chaqueta, toca directo al corazón. Buscó fácil y preciso una dirección y un teléfono, que junto a una foto aguardaban entrar en ese trance de jugada maestra. Miró la foto con cariño y leyó los dígitos del número, que marcó seguidamente desde el supletorio de la mesilla de noche de la habitación. Mientras escuchaba el sonido de la marcación, miro de soslayo su reloj y comprendió que la hora era completamente inadecuada, sin embargo, aguantó que los sonidos cantaran una y otra vez hasta que una voz agradable y anestesiada decía_: ¡bueno, quien es!
_ ¡Hola! Sé que no son horas, pero no he podido aguantar ¡Soy Manuel!  He llegado a Managua y quería que lo supieras.
_ ¡Hola pajarito, ¿qué tal fue ese trayecto, hasta esta linda tierra? ¡Como os va! Recién soñaba con vos, y me extrañaba no dierais señal de arribo. Me encantó saludaros. ¿Dónde paráis a estas horas?
_ Estoy en el Hotel Los Robles, cerca de la zona residencial Los Parques de Altamira_ anunció Manuel, leyendo su folleto de inscripción
_ ¡Sí, conozco el sitio! estupendo lugar para una estancia de ensueño, digna de un experto vendedor, desde donde puede trasladarse en condiciones optimas por la ciudad; pero ahora es muy tarde y yo no estoy en condiciones de poder ir a verte. Comprende colibrí, dale tiempo a esta pajarita para que sosiegue sus ganas de abrazarte y quedamos mañana a la hora que más te convenga.

_ Por supuesto, ¡claro! No debí haber llamado a estas horas, perdona fue el impulso y la reacción de que supieras que estoy aquí_ esperó un par de segundos a ver los reproches que aducía Mechthild, que no llegaron y continuó_: son tantas las ganas que tengo de conocerte, que mi impulso ha sido superior a mi educación_. Se reprochó Manuel nervioso.

_ ¡Ah… no pasa nada!, lo único, fue que acá en estas horas dormimos, pero mañana nos vemos y nos saludamos. Te llamo después de salir de la oficina, y quedamos un ratito, nos vemos, y solucionado_, dijo la señora, sin el más mínimo enfado ni reproche.

_ Entonces hasta mañana pajarita_ se despidió nombrándola con el pseudónimo con que la conoció Manuel_, colgando el teléfono, con pocas ganas. Hubiese estado casi toda la noche charlando, como normalmente hacían desde hacía unos meses, cuando se conocieron en aquel foro de despistados. En las noches que no dormía, por los problemas acaecidos en su matrimonio y el desdén de Mercedes con el profesor que le daba clases de Derecho Civil. 
 

Fue una noche de desconcierto, que por casualidad, Manuel harto de esperar a su esposa Mercedes y con los nervios a flor de piel, entró en una web de amigos internacional, por la vía castellana, creyendo podría detenerse y despejarse en una de esas audiencias agrupadas, que todo lo critican, todo lo pueden y además son superiores a las fuerzas naturales porque se abastecen solos de cuanto necesitan, ya sea una taladradora para hoyos en el mar, como una aspirina para los más indulgentes de los desgraciados con dolor de cabeza.

Allí estaba: Pajarita, esperando a que alguien le diera conversación y vela en aquel encuentro. “Chispa” pseudónimo de Manuel García de la Serrana, la saludó aquella madrugada, sin demasiadas perspectivas ni ilusiones. El destino, la suerte o quizás el desaliento que ambos poseían por el barbecho que habían tomado sus vidas, remó porque aquel encuentro se sucediera con más asiduidad de lo especulado por ellos. Haciendo del uso de tratarse un frecuente denominador el cual al cabo de los meses, franqueó cierta confianza para poder tratarse.

 
Continuará

To be continued

martes, 10 de septiembre de 2013

El wáter Cósmico _suministros_



Viene del Capítulo Anterior: _Arreos

Entrega del capítulo: El wáter cósmico_ suministros

Rosalía entraba por la puerta del hotel, vestida con un claro modelo de Balenciaga y con unos zapatos de tacón de Yves Saint Laurent; desde los cuales era preciso tomar un paracaídas para bajarse de ellos. Un cierto aire de misterio y un cuerpazo tirando a voluptuoso y atlético. La joven Rosalía era brigada especial de las huestes voluntarias de la ciudad y compaginaba el apoyo a los demás con un ejercicio digno de la mejor de las gimnastas, sin perder la feminidad de hembra  estupenda y cuidada.


Su cabello entre moreno y cetrino teñido, daba porte de la buena asesora que era para su benefactora: Doña Glenda, a la cual servía como consejera en los negocios y en los asuntos de organizaciones de bienestar social. Aparte de actos de secretaría y de mediadora que desenvolvía en pro de las tantas causas personales íntimas e, intransferibles que llevaban a cabo y en el mas estricto secreto.
La guapa mujer llegó a la recepción del Princess con un bamboleo digno de la mejor modelo europea, tambaleándose a propósito para mostrar su delicado paseo, su contorneo estructural y el porte de su enjundia divina. Infringiendo las leyes de la naturaleza y merodeando con el modelito de su cuerpo por el largo pasillo que existe entre la bienvenida del hotel hasta la recepción.

Alivio constituyente para los clientes que esperaban despistados sin imaginar tal presencia que insurrecta acaparó el hall; ya que los allí presentes tuvieron que mirar a la bella Rosalía, que aparecía en escena en aquel recinto, yendo a depositar sus desnudos brazos sobre el mostrador de atención al cliente y anunciar su presencia. Mientras su esqueleto hizo un recorte que dejó pálidos a los que la observaban.
Los empleados al anunciarse, y reaccionar al perfume que dejaba Rosalía, la dirigieron amablemente hasta la segunda planta en la suite 202, que es donde se alojaba Ángel, sin imaginar el talante que portaba su amiga.
El timbre de la puerta sonó y al abrir, apareció una preciosa dama, que miraba con una contemplación de lo más chic y que olía a un bálsamo de los que atraen hasta dejarte deshecho por esos efluvios maravillosos del olfato. Unas pestañas colocadas ex profeso para destacar de entre las más admirables, demostrando unos ojazos negros, que con el swing de su cabello, dejaba titilante a cualquier humano masculino.

En cuanto recuperó la respiración Ángel despidió al botones del hotel, con un billete de cinco euros, que entregó disimuladamente y éste recogió con galanura, haciéndole reverencia a Rosalía, para que entrara en la suite 202, quedando la puerta cerrada a cal y canto, frente al acomodador de la planta, con el cartelito de: No molestar - No Distrurb Please.


Después del coito y la cópula que mantuvieron durante aquellas frenéticas horas, Elisa y Javier, estaban exhaustos sobre la cama, perfectamente despojados de indumentarias y de secretos y sin prisas por desenredarse de esa faena sexual que conlleva un buen polvo.
Elisa, intrigada por las llamadas que Javier había hecho, quiso sacar provecho y conocimiento de cómo se las arreglaba aquel hombre en su día cotidiano, preguntando directamente y de la forma más directa posible como lo haría una portera a su vecina; sin preámbulos ni mandangas.
_ Te pone los cuernos cada vez que quiere: ¿verdad? _ Preguntó Elisa mirándole a los ojos a Javier, para saber si mentía.
_ ¿Crees que soy un cornudo? ¿De esos tipos que se dejan domeñar por la primera tía que aparece?_ respondió bajando los ojos a la altura del pubis de Elvira y poniéndole sobre él, su mano torpe para acariciarlo.
_ ¡Tú sabrás! Le has llamado que yo sepa por lo menos dos veces, y como no estaba has optado por telefonear a la de repuesto, que esta otra mujer, ha de estar cerca de aquí, por lo que te he escuchado decías.
_ No es así. He llamado a mi mujer en Zaragoza, que se ha quedado con mi hija de cinco años, pero hace ya un tiempo estamos viviendo separados. Solo quería saber cómo estaba Estela, mi niña que es la que me importa. De la madre, Jimena, no quiero ni agua. Que haga su vida y nos deje en paz_. Replicó Javier con resignación_, sin embargo siguió diciendo_. Procura la muy… y con malas artes, separarme de mi Estelita, sin conseguirlo de momento.
_ Mal negocio, cuando pasan esas cosas, los críos son los que pagan los platos rotos, y crecen con desamor, sufriendo por los malos tratos de la pareja, que sin pretenderlo a veces, se aprovechan de esa coyuntura, para hacerse mas daño si cabe. Usados como moneda de cambio, siendo ellos los niños, los que lo sufren en sus emociones, sin justificación que valga_, dijo Elisa con algo de pena a la vez que se miraba a su desnudo amigo, que yacía con ella en la pitra_. Sin dejar que respondiera, siguió interrogando, con voz seductora_, ella es extranjera, ¿verdad?
_ ¡Como lo has adivinado! _ Espetó Javier, en un gesto de inesperada sorpresa_ ¡Sí! Nos conocimos por mediación de una prima hermana, que reside en México. Nos presentó en uno de los viajes que hice por la antigua empresa donde trabajaba_, siguió argumentando, cubriendo un poco la desnudez completa de su compañera de catre y dejando de acariciarle el sexo_. Vendía toda clase de componentes y carburantes, y fue al fundar las oficinas en su país, cuando inauguramos el negocio con los intermediarios mexicanos_. Inició entonces una larga ilustración para dejar conforme a su amiga, que interesada escuchaba sin estorbos.
_Mi prima; Martina siempre ha sido un trasto, pero una tía que además de guapa es legal y no engaña a nadie. Decidió que su vida la hacía lejos de sus padres y hermanos y se marchó para Estados Unidos, como le fue imposible entrar en el país, se instaló pues donde pudo, bien cerca para volver a hacer intentos mas adelante.

Al final del cuento se quedó en México y tras dar más tumbos que una peonza, se colocó en una firma muy conocida del país dedicada a las cafeterías, cantinas, tabernas. Se situó en la cadena de restaurantes Walmart y era compañera de Jimena. Una noche que esperaba a Martina para salir a tomar unos tequilas, me la presentó, salimos los tres y a la vuelta cuando estaba medio tomado y más caliente que el cazo de un churrero, con sus artimañas, me metió en su cama y me sedujo como a un poseso. Tenía ejerce en hacerte perder el “oremos”. Enseguida congeniamos, se abrió de patas y todo era permisible con ella. Notó mi falta de costumbre con las mujeres y debió pensar: ¡este tío es bobo! Haré de él un fantoche; lo que se me antoje, nada más que enseñándole el chumino, o haciéndole una felación lo tendré a mis pies. ¡Este tío es para Jimena! y ¡Así fue!
Ella, lo tramó todo, quería conseguirlo y me engatusó, con lo que ya; la traje para España, en contra de la opinión de Martina, que me dijo clara y contundente: para follar, para un polvo y un revolcón ¡vale!, para ¡nada más! Nunca para cónyuge, y menos traerla como novia. Alertando a mi juicio para que no lo hiciera. No le hice el menor de los casos. Ya sabes lo que es la mierda de encoñarse y no ver más allá de los huevos.
Conmigo aterrizó y cuando nos vieron arribar en Zaragoza, mi familia, se quedó como Edith, la esposa de Lot al huir de Sodoma, como una imágen de sal. Tuvieron disgusto, ya que la novia, la mía de toda la vida, se quedó compuesta y nuestras familias se disgustaron. Fue uno de los peores tormentos que le he dado a mi gente, que yo recuerde.
La metí en casa, y al principio, con mis padres todo parecía ser de maravilla. A pesar de que no la tragaban, ella se hacía la buena mujer y la honrada, por lo que dieron su brazo a torcer y la aceptaron como una más de la familia, la orientaron en el negocio de la ferretería, como ayudante en la tienda, despachando poco a poco aprendió la forma y con su agrado que cuando quiere lo tiene, se ganaba a la gente, además de a mi propio padre, hasta que nos casamos. Entonces al verse la muy puta afincada en el seno familiar y segura, con papeles, con el cariño de los míos.

Es cuando comenzó a hacer de las suyas. Desaparecía dinero del cajón y nadie sabía quién podía ser. ¡Sí lo sabíamos!, pero no nos lo queríamos creer. Lo enviaba a México a su familia a su comunidad azteca, cerca del estado de Nayarit. Vinieron familiares suyos a Zaragoza y pensaban que esto era la panacea, todos trataban de exprimir a mis padres y amigos y ellos, sin dar un palo al agua. Hasta que se quedó en estado. Nunca sabremos bien, si de mi cosecha o de tantos y tantos primos cercanos que llegaron a verla y a complacerla.
No era mujer de un solo hombre y un día mientras nuestra hija berreaba como una loca del hambre que pasaba, la pillé jodiendo con un emparentado de su etnia que echados como bestias en mi cama retozaban sin perjuicios; borracha perdida disfrutaba de un casquete, mientras la niña se desgañitaba. Después ya puedes imaginarte lo que sucedió. Malos modos, haciéndose la víctima, de juzgado en juzgado. Teniendo que demostrar cada palabra, cualquier acto, cada cuestión. Para llegar al sufrimiento que es compartir la tenencia de Estela, la custodia compartida_. Finalizó su larga exposición, no sin secarse una lágrima de sus cuencas.
_ ¿Y tus viejos, como lo han tomado? Por qué ellos, se hacen cargo de Estelita, mientras tu vas al trabajo ¿verdad?_ preguntó Elisa, ya enterada del episodio.
_ Con resignación. A mí no me dicen nada, pero les veo que sufren, por su nieta, por mí, por el futuro incierto. Por todo lo que se ha complicado mi vida personal. Todos estos problemas hacen ir dando tumbos por la complejidad que llevan y por los gastos que nos ha traído todo este comercio, sin contar con lo que aun nos queda por ver y resistir.

El teléfono de la habitación de Manuel García de la Serrana, sonaba con insistencia, en respuesta al mensaje que había dejado en el contestador automático de Mercedes tras haber recalado en el hotel Los Robles. Era la segunda llamada que Manuel hizo tras haber dejado a Natalio Rupérez con su tanto por ciento de consecuencia.