jueves, 28 de agosto de 2014

El sexo de una antigua amiga



Hace exactamente cuatro años. Los hizo ayer día veintisiete de agosto.
Mi crónica de bloguer era la que se refleja más abajo.  Y en el bloguer que estás leyendo de esa fecha. ¡No ya sé! No tenías ni idea y también sé que ni lo sabías.

Tuvo muy poca repercusión, no le interesó a nadie y transcendencia mínima, si nos remitimos a los datos. Con decirte que he repasado la asiduidad de lectura y en estos cuatro años, solo se han interesado, por la crónica que indico titulada_: “Confesiones en sol menor” cuatro personas, tan solo un cuarteto, quiso saber por lo escrito, y lo mismo la mitad de ese guarismo_ la mitad de las personas interesadas que lo leyeron_, dos de los cuatro individuos que indica la estadística, igual he sido yo mismo, mientras las corregía.

Este mundo de la comunicación y de las letras es muy tajante. Quitados los artistas innatos, que los hay y debemos reconocerles y admirarles, puesto que lo que ellos consiguen no es nada fácil. A pesar de que algunos hayan tenido algún tipo de ayuda o apoyos. Son para admirar.

Es una realidad y da tanta pena, que queden noticias, argumentos, poemas, narraciones, historias escritas y nadie les eche ni un solo vistazo. Ningún humano se preocupe por lo que se dice. Ni el más pintado haga el menor caso. A no ser que toque alguna vulgaridad, trate se sexo, humillaciones a terceros, noticias sangrantes.
 En ese caso, algo tiene la cosa, que el mundo se interesa a ver quién es el culpable, si hay muertos, sangre o vergüenzas.


Eso le pasó con mucha distancia entre valías literarias, al insigne dramaturgo Edgar Alan Poe, que nadie se interesaba por sus libros, ni escritos hasta que llevaba muerto veinte años.

Me preguntaba entonces aquel día 27 de agosto del año 2010, nadie me contestó ni me dijo nada al respecto
__ ¿y ahora porqué silbo? Si hace dos minutos hablaba en voz alta y además sólo, cualquiera que me observara por un agujerito, diría: este tío es tonto, o le falta una arandela cerebral.
¿No me faltará; de verdad ese tornillito? __ ¿Se me habrá aflojado, y me he quedado un tanto, taradito? He de preguntarle a mi mamá, si al nacer, no me dieron ningún golpecito.



¡Anda mira! Voy a poder escuchar lo que he dicho en mi charla solitaria, se ha grabado toda la arenga.
__ ¡Lo que digo! , debo estar medio loco, porque hago cosas, que nadie hace, y que menos aún confiesa, pero a valiente no me gana nadie, y menos a irresponsable.
Sin más, presionó la tecla del grabador y al poco, se reconoció su voz, que comenzaba silbando una guarachita, y…


“Te buscaba sin saberlo; quería encontrarte, saber de ti, no imaginaba desde dónde aparecerías, podrías haber sido cercana, incluso amistad de la infancia, hallarte en la esquina, o como se produjo, una tarde que necesitaba descargar esos disfrazados pensamientos, que tenemos los humanos. Que nos escuchen, que nos comprendan, que nos quieran en definitiva. La simpleza de una charla amena.
No sé cómo eres, y lo más probable, es que jamás pueda averiguarlo. Imagino que eres un espejismo con figura de mujer clara, que me llega con un nombre y un supuesto perfume, con tono de voz cálido y acento precioso, de una latitud desconocida, de unas costumbres diferentes, de un clima estupendo, una persona digna, con una alegría inusitada, con unas medidas exactas, con una educación adecuada, con un cabello lacio y limpio, con una sonrisa expresiva, con la tez nítida, y con esa alegría que emana de ti, como las aguas en los manantiales.
El destino es caprichoso y las coincidencias, solo se dan en las historias de los pudientes, de los tocados por la varita del mago. A esa hora, en ese lugar, y en el instante preciso apareces, sola, silente, haciéndote eco entre el murmullo de las voces más bulliciosas, y disonantes, refugiada en un manto de incertidumbres, de casualidades que ni lo son, que no se aprecian signos ni del lugar de donde procedes, sin nombre, y sin identidad.

Por esa necesidad, de comunicarse, de hablar con alguien, de decir tu pensar y que el entorno pueda comprender, el significado de lo pronunciado, sin grandes excusas, ni justificaciones, decir eso que sientes en el corazón, tal y como aquel que piensa en voz alta. Sin que te juzguen, sin que piensen, más allá de lo que manifiestas, esté ajustado a término, o no lo sea. Con los errores y fallos, naturales, por soltar las palabras, a medida que van saliendo de la cabeza, sin previo análisis, producto de ese subconsciente, tanto tiempo preso y sujeto por las normas. Soltando a borbotones todo lo que piensas, los mensajes que tropiezan al salir con la lengua, y quedan dichos.

A muchos hombres, los colocan en la vida para presumir, no tenemos permiso para gemir, se nos planta en el mundo para que seamos duros, e incoherentes, no tenemos tampoco la opción de ser comprensivos, solo se nos entiende, cuando avasallamos y cuando somos más poderosos, que nuestros propios hermanos. Siempre ha de valer la competencia, y del medirse para sobresalir de entre los demás. Si no haces ese juego, estás perdido, no eres nadie, ni siquiera te valoran, no es lo que se lleva. Hasta que llega ese punto de inflexión y dices… ¡basta! Quiero ser imperfecto, que las aguas no me arrollen, que pueda mirarte tranquilo y mientras hablas, pueda pensar, para mis adentros… ¡qué guapa estás, esta mañana! Que estés conversando y te escuche con atención. No esperar a que descanse tu charla, para rápidamente cortarte, de forma ineducada, casi sin haberte oído, sin valorar tus palabras, para imponer las mías.

Por ello, el conocerte, ha sido, precioso, un enigma, una casuística, dentro del propio itinerario de las providencias, o del ya mencionado destino. Sé de ti, lo que tú misma has dejado translucir, y has querido destacar de entre tus cualidades, lo inteligible, lo que es venial, a los ojos del mundanal ruido. Las vivencias privadas, lo que debe seguir siendo reservado, debe seguir ahí, en el baúl de los secretos, dónde deben estar por siempre.

Para hablar contigo, de vez en cuando, en el mismo momento, que te necesite, no es preciso, ser un adonis, ni un artista hechicero, ni siquiera un poeta ilustrado, simplemente es tocar a la puerta de tus encantos y decirte: “hola, puedes atenderme un ratito ”

En ese instante el grabador se detuvo por llegar al fin, de lo que estaba dispuesto sobre sus pistas digitales, dando fin al pensamiento. Volviendo a la realidad del momento.
__ ¿Estas charlas a solas, serán normales?, ¿A mis amigos, les pasa de vez en cuando esto?
No es que me den sobresalto, ni por fuertes, ni por carecer de rigor. Han sido normales en mí. Desde que tengo uso de razón, suelo tener ilusiones fantásticas, con variedad de contenidos, quizás eso, sea válido para enriquecerme en el plano espiritual. De hecho, siempre he sido un cuentista, me han apasionado las aventuras y las vivencias exóticas. __ pensaba en su interior, mientras se anudaba la corbata.
Al punto, sonó su teléfono, con zumbador incluido, fue a tomarlo y sintió un estremecimiento al leer en la pantalla. Llamada Oculta
__ ¡Dígame! , ¿Quién habla?
__ ¿Puedo reírme de ti? __ le sobrevino su espíritu, sin más. Le susurró. ¡Soy yo!
No temas.

__ ¡Ríete, te doy consentimiento! Con tanto miedo, no se puede vivir, ¡Ríete!

En parte te doy las gracias por granjearme estos momentos, tan graciosos en los que juego conmigo mismo, y hago y monto historietas felices en mis adentros. Dios nos libre de las aguas temerarias; que el agua mineral, la compraré en el súper.

__ La carcajada del auricular, le llevó a la realidad.


Releo mis letras de hace cuarenta y ocho meses, las cuales como indico al comienzo de esta crónica, no le interesó ni a los más allegados y vuelvo a sentir ese escalofrío que se siente cuando te das cuenta que no le importas a nadie, que por mucho que te esfuerces en contar, nadie te siente, pocos valoran o es que también puede pasar, que no tengo gracia, ni calidad para intentar plasmar lo que expreso.




lunes, 25 de agosto de 2014

Jotas al viento y fiestas que siento


Continuación de las Jotas al aire del Castillo





Dos Joteros anunciando Arte 



Animando los dos Porfiando Jotas 




Canta la Reina y Rafael. Una bella, el otro canta así de bien 






Desde Zaragoza al Mar, lleva el Ebro Agua Bendita
Dice la Jota de la Maña.




Gracias a todos los que han participado en esta Fiesta.
La Fiesta Mayor de la Villa.
Un saludo a todos los veraneantes y visitantes, venidos de todos los lugares con esa ilusión con que han festejado los dias Mayores, participando y aplaudiendo todo aquello que les ha gustado.
¡Hasta el año próximo!


domingo, 24 de agosto de 2014

Exaltación de Jotas


Dirección del Youtube, lugar de reposo de todas las Jotas y películas


El dia 16 de Agosto, de todos los años. Festividad de San Roque, en el Castillo se celebran la Exaltación de las Jotas, y se reúnen en el patio del fenomenal fortín de Valderrobres, todos los amantes de esta tradición y este folklore.
En esta ocasión augusta, como no podía ser menos, los joteros se han destacado por su buen hacer y por su pasión a esas canciones, que nos llevan a todos los que las presenciamos, al terreno de las degustaciones internas. Cantadas poco a poco y sin prisas. Allí adonde nos cubre la emoción, donde el sentir nos pone frontera con el éxtasis, paladeamos de esas coplas como si nos las cantaran en familia.



Arriba Rafael Millán un Jotero Mayor


No digamos poca cosa del ballet, que se merecen las maxima atención por como las baila. Son y se consideran unas de las danzas regionales más atractivas de nuestro suelo patrio y esos chavales y mozas, que danzan de forma especial y que ponen al visitante, al que las mira con cariño, al que las observa, fuera de ese control normal, que solemos retener.



Baile tradicional Jotero, del grupo Aires del Matarraña. En uno de sus muchos movimientos. Realizados al aire libre, de esos Aires del Matarraña, bajo los rayos de un sol que más que calentar, abrasaba, en ese amplio patio del Castillo. Con un público entregado que también aguantaba los rigores de la canícula.



Arriba Loli, la cantora del grupo Aires del Matarraña. Una señora y una artista. Nos ofrece emocionada con su melodia, ese mensaje jotero que todos esperaban desde sus acomodos.




No te dejes los aperos. Nos dice Carlos Briansó en una Jota, que describe las labores del campo mezcladas con los sentimientos del campesino.


Dice la Jotera que es por disimular, enredar con sus quereres a su maño. Escúchenla y disfruten de esa voz estupenda de la moza

http://youtu.be/aTrjm0QaM8g


Carlos y Rafael interpretan una Jota disputada


¡¡¡ Ala maños !!! Mañana una miaja más en otro reportaje que Dios ya cerró sus puertas y se quedó dormido con la última jotica

  

 En Youtube en el Canal siguiente, podréis ver todas las publicaciones de estas jotas y de otros eventos.
www.youtube.com/channel/UCkBJCrYFCi-vMm-3s_4LwQA


Editado por E.Moreno


jueves, 21 de agosto de 2014

Show en Fiestas Agosto 2014 La Música ¡Necesaria!

El Conciertazo de la Orquesta Principal de Fiestas. Este Año a cargo de: Jamaica Show. 
Está previsto como siempre.
Los vecinos y amigos, los turistas y forasteros van llegando con mucho tiempo para poder tomar un sitio que les permita disfrutar de la actuación con garantías y comodidad debido a la gran afluencia de personas que suelen presentarse en las Carpas de Fiestas.

Detalle de una de las cantantes del animado grupo, Tudelano. Jamaica Show



Como sabemos que los seguidores de la buena música, se interesan del  porqué  y como de las diversas actuaciones, hemos querido hacer un poco de miscelanea de la actuación de la Banda. 
Como es natural,  no se puede disponer del completo de las actuaciones por motivos obvios, pero sí, dejar un poco de sabor especial de su puesta a punto sobre los escenarios festivos de la Gran Carpa.

Más imágenes de la Jamaica Show




Acrobacias de las bailarinas gimnastas del grupo, ésta bailarina desde el trapecio primero y después de los aros y accesorios, no dejo que los espectadores bajaran el cuello en toda la actuación. A pesar que los cantantes ponían en solfa toda su valía, dejando un sabor estupendo en los asistentes. El ruido de los equipos que traían eran del todo potentes, ya que hubieron algunos que sentados en filas preferentes salieron con una sordera propia de un fiestón.

Acrobacias a ritmo de una música adecuada.  

 




El repertorio del Concierto a cargo de la Banda fue aproximadamente de hora y media, con la promesa que despues de cenar, volviamos todos a bailar al son de los ritmos que la citada orquesta nos quisiera regalar. Un caballero, que quedó extasiado con las cabriolas de la gimnasta y con las melodias de las cantantes femeninas, quedó traspuesto y en el sueño fugaz de unos veinte minutos, creyó estar en el cielo.
Se le vino el recuerdo por unos momentos de su propia juventud. Se encontró en su sueño, totalmente sumergido, en aquel verano del setenta y cinco cuando, aún se llevaban los pantalones acampanados y las chicas comenzaban a sentirse identificadas con sus minifaldas. 
Aquel verano que despues de haberse bebido media tasca del bar del Sisquet, pidió en matrimonio a una muchacha del pueblo de Caspe, hija de un vendedor de carbón y propietario de una extensión respetable de olivos. Peticición que quedó en nada puesto que aquella misma noche la susodicha señorita, se enfrascó con un músico genial de la banda Los Olvidos y jugaron toda la noche al parchis y a las damas. Por cierto, el nene después de las partidas, ¡La olvidó! 
Aburrida la chica, abandonó al mozo por un afilador de cuchillos ambulante y saxofonista de las Cumbias Venezolanas.
El amigo, este vecino que se quedó difuso mientras actuaba la gran orquesta. ¡Despertó! Fulminante en el último compás del aplauso del público y finalizaba la actuación de la Jamaica Show. Sonriendo, fue tarareando por toda la carretera de Fuentespalda,  hasta el cruce con la zona industrial, aquellos sonetos de... la vida te da sorpresas. ¡¡Sorpresas te da la vida!! 
Repasando un poco su vida. El devenir que han dado de sí estos años. Ahora, casado por tercera vez, esta última con una cubana, teñida de rubio, muy rumbera que le pone las peras a cuartos, pero que no cambia porque ya no sabría bailar salsa con nadie más que no fuese ¡Con ella! Ni más ni menos que su negra Tomasa.


domingo, 17 de agosto de 2014

Carroza de la Reina de Fiestas Año 2014

Que lujazo tienen algunas Villas.

 

¡En ésta! Valderrobres, siempre se ha presumido de Historia, porque además puede vanagloriarse de ello, permiso se le concede sin dudar para hacerlo, por su trayectoria a lo largo de los siglos, por su identificación y por estar en camino de cuantos pobladores llegaron a la península. Desde los Ligures y Celtas, a los Cartagineses y Romanos. 
No es necesario que detalle con más datos, porque los hay en cualquier reseña, cualquier enciclopedia, y han quedado en los anales de nuestros días.

Valderrobres es algo especial, por detalles pintorescos, por clima y sus gentes continentales y por estar bañada por uno de los mejores ríos de Europa. 
Tradiciones que van año tras año, aguantando el cambio de los tiempos, soportando los caprichos de la crisis y demostrando que_: "Si se quiere se puede"  Disfrutar de unas Fiestas como las que celebramos.

El esfuerzo de las Peñas, de la Comision de Fiestas, de los Comerciantes y tenderos, de los autónomos, de la pequeña industria, que aportan con su esfuerzo económico, con sus euritos calientes, con su publicitación para que sigan saliendo al gran público el anuncio de sus dias "Grandes" de sus Fiestas Patronales  y otros gastos que todos suponemos.


                             


Este año de 2014, como no podía ser de otra manera, las Fiestas de Valderrobres, engalanan y regalan con su alegría, ese ambiente festivo tan necesario para las gentes, que residen en el Matarraña y a los afortunados forasteros que las pueden disfrutar por encontrarse en ellas, por participar como no, de sus actos y de su amplio aspecto cultural. Por ello, todo parece sudecerse en los dias agostinos, reservados para esta manifestación.

Entra la carroza de la Taurina 

    

                      


Banda Comarcal San Antón 

 

Si dejamos de banda el espectáculo, acompañemos a la Banda Comarcal con sus pasacalles y sus demostraciones de bien tocar, que no deja tampoco de ser otro colorido y precioso espectáculo más. 

La música es aquí fiel reflejo de tradición, con estas jotas, que suenan y se saborean desde cualquier rinconcito de la villa. exaltaciones a esa música que tanto agrada y que tanto reconforta.


                    

 Seguiremos dando información de todo este festejo anual de uno de los pueblos más bonitos de España.


jueves, 14 de agosto de 2014

Chupinazo Fiestas Año 2014 ¡¡Menuda Pasada!!

14 de Agosto de 2014.
Año de gracia y gracias que las fiestas vuelven con nosotros, tras haber transcurrido un año tan largo y pesado. La alegría nos acompañe, dijo el sabio Salomón en el capítulo I, que cuando llegue agosto y sea catorce, no se olviden del chupinazo y celebren ustedes amigos del Matarraña, esas Fiestas con sabor a tantas cosas que sería muy prolijo calificarlas todas.

El vino, ¡Manda huevos! El vino, como corre por estos lares, _ diría nuestro dramaturgo más famoso el Hidalgo Cervantes_ Sin embargo todo lo damos por bueno, en Fiestas.

La Charanga, con su guasa, empieza a menear el ambiente y los corazones que van al límite, se disparan al oir la música grotesca y llamativa, la que pone a punto, la que nos gusta, la que es delirante.

¡Vean y comprueben! 
 

Aqui debajo colocamos el Video de la Charanga a tope para que disfruten los amigos y los componentes de la peñas del pueblo. Los visitantes que tienen costumbre de venir a visitar la Villa por Fiestas, ya saben de que palo van los momentos, sin embargo aquellos que la descubren ahora, vuelven el año proximo puesto que aquí se quiere a quien viene en son de pasarlo bien, de buen tono y siendo otro mozo, o mocita más para integrarse en todas y la diversidad de las variadas fiestas.



Para finalizar se deja listo para su visionado el Video del CHUPINAZO. Menudo meneo le han metido a las nubes con tanto ruido. Son de la "Ostia", estos muchachos del pueblo. Hacen temblar a un nervioso y disfrutar al menos alegre de cada familia. VIVAN LAS FIESTAS DE VALDERROBRES DE 2014. 
Sigan las informaciones de todos los que nos atrevemos a decir las verdades de este lugar maravilloso, que amigos, roba el alma y deja huella. 



Todos ustedes "Amigos" ya sabeis donde se disfruta, se come y se pasa de lo lindo, en Teruel, y concretamente en Valderrobres, en la zona del Matarraña, donde si os perdéis, creeréis haber llegado simplemte al trozo de cielo más alegre.

Los defectos en la grabación, son producto de la fuerza de los mozos del pueblo, que aunque veían que el cameraman estaba haciendo esfuerzos por aguantar la vertical, ellos no paraban de tirarle agua y algo más que eso. Llegando a perder el equilibrio. De ahí los dos movimientos bruscos de la pelicula, que dispensaréis, pero que no puedo reparar por motivos obvios, quedarán como si no hubiese pasado nada.
¡Vive Dios! y si es cierto; que lo és...¡¡Vive!! y como no tiene un pelo de tonto. Se afincó en Valderrobres.

Aún queda mucha cuerda. Esta tarde la Presentación de la Reina y Damas, y el Chocho será de órdago. Hasta luego amigos.

¡Vívan los quintos de 14! 
¡Viva Valderrobres!



Emilio Moreno 
 

miércoles, 13 de agosto de 2014

En Tortosa se une al mar




Es norma de todo buen mediterráneo, afincado en la región nordeste de la península hispana,  el visitar por lo menos una vez al año las riberas del Ebro, ese caudaloso rio tan fabuloso y con tanto recorrido,  que en sus novecientos y pico de kilómetros recorre la Iberia desde el norte_ Santander, hasta el este, Tarragona_, pasando por tantas comunidades autónomas, a cuál de ellas más bonitas. Regándolas con esa magnanimidad que suele dispensar con su caudal enjundioso.




El día comenzó chungo, la verdad que en agosto no había estado en la propia Tortosa, con lluvia y algo de tiempo fresco. Detalles que se agradecían puesto que en estas fechas la citada metrópoli preciosa y antiquísima de Dertosa, es una sartén.   



Una vez se pudo aparcar en la zona azul_, que por cierto, cada día más costoso por la afluencia de personal que existe en la ciudad y por los muchos visitantes_, fue necesario abrir el paraguas y en aquel instante pensé_ que nunca había estado en Tortosa lloviendo_
La realidad que la temperatura acompañaba y fue un deleitarse aquella visita, caminar por sus callejas y disfrutar de sus edificios fenomenales y con aquel sabor a respeto por lo bonito y tradicional.



El Ebro, apelativo hídrico por excelencia, recorre aquella ribera, tan serio y señorial, que al pasar bajo los puentes de la urbe, sonríe como solicitante de un reconocimiento al contenido de su cauce de vida, de abundancia y de fertilidad, que a la postre son producto de toda nuestra existencia.



La tranquilidad al pasear por su casco antiguo y sentarte a tomar un refresco en el paseo del ensanche, da un fulgor de certidumbre y hace evocar claras escenas vividas en otros tiempos y otras épocas del renacentismo.
Sin querer andar tan atrás de los tiempos, porque si lo hiciéramos podríamos llegar a los albores de lo que fue la Celtiberia y la Tarraconensis, romanas o las estepas y grandes llanuras Visigóticas.


Si cambias de imagen y te acercas al rio, junto a sus puentes, en el paseo del Mercado, con esos árboles plataneros,  ayudan en los días soleados a sofocar ese sol radiante y poderoso que suele caer sobre las cabezas, mientras disfrutas del paseo tranquilo, escuchando el trinar de los pájaros asilvestrados que por esa ribera vuelan.

Para conocer mejor la villa, hay o existen unos cuantos itinerarios que son de rigor y se han de recorrer en paz y compaña. Pasear por sus calles, sus avenidas y plazas, encontrando en todos ellos, rincones que representan la antigua urbe y con ese pasitamente breve adentrarse en Turtuxa, la ciudad de los árabes.


El recorrido por la ciudad judía, con sus transitados espacios urbanos que dan señal clara de la presencia hebrea y luego la ciudad Cristiana, con su especial derredor de los más característicos hitos monumentales que se conservan dentro del municipio desde la conquista de nuestros primitivos ejércitos.




Aquel día el grumete Manelet, se enroló en un velero de calado medio que partía hacia las américas desde el puerto de Santa María, en Cádiz.
Cristóbal Colón, el navegante nacido en Génova en el año 1451, hacía unos cuantos lustros había descubierto el camino para llegar a las llamadas Indias, y de nuevo  entonces se buscaba mucha más gente para llevar al Nuevo Continente, a repoblar las lejanas tierras y hacerlas productivas.


Se pensó en llevar a alguno de los reos que hacinados sobresalían por las condiciones nefastas de situación, alimentación y trato de las cárceles del país, y como aún y habiendo muchos proscritos, no había suficiente cantidad de confinados, cualquier de los voluntarios que deseara enrolarse para aquel destino era bienvenido.


Manelet “el filio de la Candeleta”, una Tortosina aldeana, que para dar de comer a sus ocho hijos, tuvo que desperdigar a los mayores para mitigar la hambruna, se enganchó en el bajel camino de la Española.



Había llegado el muchacho a Cádiz, desde Tortosa, vía Valencia y Granada, a pie durante muchos y muchos días y noches, al raso comiendo aquello que la tierra le daba y llevando cuidado con los bandoleros del camino, que por entonces florecían como las setas.

Muchos tramos, en burro por esos campos y montes, mal comiendo raíces y plantas silvestres, algún que otro huevo de perdiz y mal durmiendo en pajares y en árboles para evitar a los reptiles y lobos. Otros trechos en caballerías y carretas  que los lugareños le proporcionaban al verle tan joven y tan desvalido.
Tardó en llegar al Puerto de Santa María, más de seis meses y una vez arribó, se alistó de los primeros en la aventura a la nueva España.



Consiguió que sus anhelos se cumplieran y llegando a recalar tras tanta miseria y sufrimiento, se asentó en el lugar, siendo la que fue en su tiempo, allá por el año 1503, el primer establecimiento fijo de colonización española.

Se aferró con uñas y dientes a su propósito de supervivencia y se afincó a las costumbres y a los trabajos que en principio se presentaban.
Una zona en el área continental americana, que se llamó; Santa María de Belén, en las costas de Panamá. La que se cree, fue la primera colonización fija de colonos españoles en el Continente Americano.



Estableciéndose como tratante y ganadero, aparte de agricultor y esquilador de ovejas y contrajo matrimonio al cabo de unos años con Cinta María, llamada como la patrona de su Tortosa Natal.

Hija de unos Valderrobrenses, que en un principio vivían en Beceite. En un masico cercano al “Barranc de les Voltes” donde no les llegaba para alimentarse y que en su ocaso de retirada llegaron al barrio de Jesús en la capital marginal del Ebro. No siendo efectivo ese traslado y  buscando el alimento necesario llegaron como punto de conexión para su emigración marítima a Vinaroz, provincia de Castellón, desde donde en un viaje inacabable y tras morir la mitad de la familia cuando iban navegando, consiguieron arribar los padres y tres hijas, entre ellas Cinta María, a Santa María de Belén, en las costas de Veragua de la actual Panamá.




Jamás pudieron volver a pisar tierras españolas, ya que allí echaron raíces y tuvieron su descendencia, pero siempre llevaron en el corazón, los recuerdos y las tradiciones que mamaron en tierras de Tortosa.

Hoy y pasados cinco siglos, el insigne amigo Ramón, contaba esta historia familiar de sus antepasados, llegada hasta él vía oral, de abuelos a nietos y que con orgullo la describía en una de las tascas que hay en el paseo principal junto al rio Ebro, el más caudaloso de Iberia. 



martes, 12 de agosto de 2014

El Wáter Cósmico_ Es tu hija _




Cuando me vieron aparecer mis padres, Margarite y mis hermanos con ella. Con Jimena. Una morena pálida y hermosa como adjunta acompañante, acólita y amante novia, en el hall de recogida de maletas del aeropuerto procedente de México, quedaron atónitos.

Todos los que me fueron a recibir, absolutamente todos y cada uno de ellos permanecieron lívidos y desconcertados, al ver aquella estampa de mujer especial que me rendía del brazo izquierdo y pasándome la mano por doquier, me acariciaba con sus labios, los míos, sin el mínimo rubor y pretendiendo que el mundo al completo lo descubriera.


Como podía suceder aquello_ pensaron, los que esperaban al pie de la sala de llegadas de la gran terminal para sus adentros_  ¿Podía Javier haberse enredado con una mujer tan diferente, a nosotros?, tan desigual y sin además conocerla debidamente, y tener los santos cojonazos de traerla a España sin viaje de vuelta.

¡Hala! ¡A lo bestia! Sin haberse puesto en contacto con nadie, ni preguntar cómo y de qué manera. A la pura y dura aventura.
Ni una sola palabra ni gesto salió de sus bocas al verme arribar, parecía que me conocían pero que nadie quería saludar en aquellas condiciones, en aquel interín.  Todo obedecía a como si quisieran que la tierra se los tragara en aquellos instantes tan intensamente rígidos.


Siempre lo refiero como si hubiera sido una imagen obtenida de la Sagrada Biblia, en la metáfora de la imagen de Edith la que se convirtió en efigie de sal, al huir y mirar hacia atrás huyendo de Sodoma.

Mi exnovia, la de toda la vida. Margarite, que también daba tiempo al tiempo para acogerme. La hija del tendero del pueblo. Mi prometida, la joven engañada que esperaba mi regreso, sin sospechar ninguna infidelidad de mi parte.
No estuvo enterada de fiestas mundanas ni aventuras de alcoba, ocurridas en Barcelona. Ni siquiera cuando nosotros mantuvimos nuestra larga y emocionante locura amorosa, en el tiempo que fuiste residente en Barcelona _ apuntó de forma violenta, para que se enterara en aquel instante Cecilia.


Podrás imaginar el chocho que se montó en aquella terminal, creo que todos huyeron desperdigados excepto mi madre que frenando a mi padre se armaron de paciencia para darme la bienvenida, no sin un disgusto que se notaba y un ambiente que se podía cortar con el borde de una navaja.


La admitieron en casa, como con calzador. La pusimos en el negocio, y nos puso más trampas que en la casa de un chino, se quedaba con parte del dinero para enviarlo a su pueblo.
Poco a poco fue haciéndose un falso  hueco, se cameló a mi padre, con muy buenas palabras, _ le llamaba suegrito y mamacita_ a mi madre.
Ellos sufrían más que nadie, porque veían lo que estaba preparando aquella jinetera. Sin posibilidad diligente para poder tomar las riendas en el asunto, ya que pruebas no tenían y no podían levantar un falso testimonio sin esas certidumbres.


Un cuento teatral para tenernos engañados hasta que, a pesar de los consejos y de las pruebas que me ponía la gente que me quería, para que ¡abriera los ojos! ¡Nos casamos!


No he visto boda, con menos invitados, después de lo que le hice a Margarite, medio pueblo me tildaba de poco menos que mujeriego, putero y cachondo redomado.

Cuando ella se vio firme en la familia, comenzó a traerse gente de su ciudad natal y nos llenó la casa de mariachis, familiares suyos. Una gente muy rara y muy poco abierta, que hablaban entre ellos un dialecto desconocido, cuando no querían que nosotros nos enterásemos de sus chácharas.
La tal Jimena, se quedó en estado, no sabré jamás si de mi semilla o de las que le repartieron sus tantos primos y compadritos con los que alternaba en mi propia cama.


Nació nuestra preciosa hija,  Estela. Lo más precioso que te puedes imaginar, es ella un regalo del cielo para toda la familia y ¡Cómo no!  para mí. ¿Quién se pone a averiguar si es o no es nuestra? Después de tomarle tanto cariño, ¿Quién nos la puede quitar? Que no sea un desalmado, que nos quiera lo peor.

Miedo nos da, el pensarlo, porque sería la enfermedad que se llevaría por delante a mis padres y a mí a presidio,  por lo que sería capaz de ejecutar.
En esa población, yo no soy nada bien visto, y menos mal que trabajo en Zaragoza que quieras que no;  los 136 kilómetros de distancia que hay entre mi pueblo y la ciudad, me inhiben de todos los insultos e improperios a los que me veo obligado a soportar.
Por supuesto Margarite ni me mira, y su estirpe, ha dejado de tratarse con mi rama. Ese fue el regalo que les traje a mis padres de México.


Un buen día del invierno pasado, que llegué a casa mucho antes de la hora prevista, por unos asuntos que no salieron como preveía, volví a mi domicilio, como cinco horas antes de lo normal. 
Al llegar sin previa advertencia, pensé en no encontrar a nadie en la casa, que utilizábamos como familiar, ya que mis padres se desmarcaron de Jimena, por no poder aguantarla, ni soportar su trato diferente al que disfrutaba antes del bodorrio.


Lloros de mi Estela, me hicieron ser sigiloso, y retuve el ruido para ver que estaba pasando, aquellos llantos tan amargos por parte de una niña de tan corta edad.
En mi cama jodiendo a todo trapo y sin preámbulo estaba Jimena y un “mariachi” con su música de cuerdas, canto y trompeta. Amigo suyo, que me había presentado como primo hermano pocos días antes de encontrarles follando como perros amaestrados.
Ella, borracha perdida de tanto traguito de tequila, se echó a llorar diciendo que no era lo que yo creía. Que había sido una acción forzada y violentada por su cínico primo que la vejaba desde la infancia sin miramiento. La había pillado por sorpresa en cama y no pudo impedir su locura.

El valeroso primo del arrimo, se fugó echando ostias de la casa, sin casi coger sus pantalones, que por cierto, eran míos, ya que la fulana de Jimena, se los había proporcionado, por aquello del vínculo carnal y que al salir a la calle, nadie le viera sus pelotas al aire huyendo de casa de un cornudo y de una ramera venida a ama de casa respetable.


No te cuento más;  que tu imaginación seguro te lleva al cabo de la calle, con pelos y señales de lo que sería un folletín a partir de ese instante. ¡Excusas y condones todos los que quieras y más!

Malos modos, en cualquiera de las necesarias explicaciones ante los abogados. Fantaseando para evadir la verdad, para no admitir que la habían pillado fornicando con un paisano muy allegado y abandonando las obligaciones de madre. Acusada de adulterio.


Me transformé en otra víctima de nuestra sociedad. Corporación que mantiene unas reglas de juego, la que sin darnos cuenta a veces, las pisoteamos.
De juzgado en juzgado, de gasto en ristre, de perdida de días de trabajo y de paciencia, de agotamiento con una mujer que no vale ni un céntimo. Mentiras e ingratitud a granel, para no llegar a nada positivo.


Llegado el día, acordaron los magistrados en que la vivencia con la niña seria de trato compartido y así andamos. Cuando le toca atenderla a Jimena, ¡pues no lo sé!  A padecer por la intriga de cómo estará atendida una chiquilla tan pequeña en manos de una madre que no es trigo limpio y cuando nos toca a nosotros mis padres son los que la atienden, la alimentan y la crían.
Una vida horrible si es que tienes vergüenza de padre y de hombre competente.



Ahora, aquí en Costa Rica, por lo que ya te expliqué, con un reto nuevo y con un programa de ventas que espero tener suerte y poder ganarme unas comisiones importantes y formalizar algún destino fiable para mi Estelita y mirar de educarla en lo que a mí me enseñaron. La verdad Cecilia_ con un quejido en la garganta le pronosticaba_  No soy nada feliz, aunque mi impronta diga lo contrario y mis relaciones me lleven por caminos a veces, que no son del crédito permitido, pero que desde que me dejaste y te viniste a tu país ¡Éste precioso que estoy pisando ahora mismo!, no he sido el Javier de siempre, el de la confianza en sí mismo, el hijo de la señora Adelina, como me conocían en mi pueblecito ribereño.


Sé que ahora he de llevarte a tus obligaciones en la farmacia para que sigas con tu turno, y que no tienes tiempo para nada más, que cumplir con tus deberes de profesional de los brebajes, pero has de decirme algo tan importante para mí, como lo pueden ser tus miedos o miserias. ¡¿Lo harás?!


Esperó a que Cecilia reaccionara y se pusiera al cabo de lo que terminaba de explicarle, que además de todo lo que se hubiera podido imaginar hubo detalles que no los esperaba, y ya bien fuera;  por el respeto a  preguntar a Javier, o por el cariño que algún día le tuvo, jamás le había hecho tales interrogaciones y quedaron sin formulación. Por tanto era el momento de saber y de indagar.


_ ¡Cecilia!, responde ¿quieres?  Le asaltó Javier,  a quemarropa

_ ¡Sí! Creo que contestaré a todo lo que sea,  para ti un desconocimiento, ya bien sea por ignorancia o por negligencia y lo haré con la verdad por delante. A pesar de tener ese miedo que me imprimes y que siempre me ha recubierto estando junto a ti.


Javier hizo un gesto al mozo del restaurante la Cava del Duende. Donde almorzaron  y más que alimentarse,  aquella tarde, que lo habían hecho, disfrutaron y charlaron juntos y en una mesa solitarios como tanto tiempo atrás ejercían en los restaurantes de las Ramblas de la Ciudad Condal, en las cercanías del Liceo.

Le tomó de la mano a Cecilia, y esta sin esperar vacilación, sin aguardar ni tener intuición alguna, y notando el calor de su piel, permitió su pregunta directamente, mientras ella lo miraba a los ojos, haciendo él, lo propio.

_ ¿Es hija mía, Caterina?  ¿Es hija nuestra?

No hubo receso, ni preámbulo, no existió duda ni titubeo, Cecilia contestó.

_ ¡Sí!  Javier es nuestra hija.


El mozo del comedor, dejó la bandeja de plata, con la minuta escrita y se retiró esperando que Javier, depositara la tarjeta Visa, sobre el platillo para volver a los pocos minutos