sábado, 31 de diciembre de 2011

Jamás volverá


Este ya se nos va
me refiero al año,
dejando más de lo mismo.
 Cuando menos respetó,
salud y felicidad.
Sabiendo no volverá
le daremos un adiós
y seguiremos soñando.

Echo la mirada atrás
haciendo de la memoria un lujo,
quiero pensar el influjo
capricho que me produjo
sentirme vivo y ardiente.
El caminar de los meses,
que desde enero a diciembre
dichoso fui; consecuente.

No puedo más que agradecer
a este dos mil once,
año de intrigas y roces,
de crisis y malos tratos,
de estafas, guerras y raptos.
Haya pasado sin frotes
por el lado de mi estampa
sin desanimar la calma.

He soñado, reído, cantado,
con mis amigos al alba,
disfrutado de instantes,
vivencias de intrigas claras,
de disgustos concertados,
jadeos amargos y controversias.
Por eso a final de este año
asumo mi desvergüenza

Huracanes han inflado,
llevando el amor a otro sitio
terremotos destrozando,
cuerpos que estaban inscritos
vientos feroces clamando
la justicia de los vivos.
la misma naturaleza reflejó.
cual es el verdadero camino.

¡Dios, qué puedo hacer yo!
Para auxiliar al destino
Enséñame un camino claro
deseo ayudarle ¡Yo mismo!




viernes, 30 de diciembre de 2011

Causas dimanantes





Viniendo de ti,
acepto tu estilo,
compruebo el motivo,
añoro las formas,
intento ser libre,
resuelvo dilemas,
mantengo problemas,
deseo tus mermas.

 
Viniendo de ti,
invento caricias,
pretendo agradarte,
consigo olvidarme,
aspiro a poeta,
obtengo estas letras
rechazo lo inútil
inspiro tu aliento.

 
Viniendo de ti,
detallo sonrisas,
reduzco las prisas,
conquisto atracción,
abrigo pasión,
sospecho me adoras,
espero las horas,
palpando tus formas.

 
Viniendo de ti,
sueño sosegado,
procuro tus besos,
recaudo caricias,
descorcho desidias,
descubro tu encanto,
viviendo pasmado,
muriendo en el fin
resucitando al cabo.

 
Viniendo de ti,
no admito suceso,
calibrado y  espeso,
gimiendo con llanto,
deshecho el escándalo.
¡Veredicto firmado!
¡He sido aceptado!
Estoy delirando.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

En casa de Cheo




Diciembre 2002-01



Una comida más. Un año más, un sentimiento de aprecio más. Seguir sumando, acrecentando este  vínculo que comenzó allende… los años ¡Qué sé yo!


Desde mi rincón, suelo pensar frecuente y con nostalgia. ¿Será que voy para joven?  ¡Estoy tan entrenado a analizar! ¿Es posible que las costumbres  tradicionales no desistan?

diciembre 2002-02

Aquello, comenzó gracias a Aurelio, cuando me refiero a “aquello” son las comidas que vísperas de Navidad quiso reunir a la gente de su Departamento y no sé cómo incluyó en ese “Cónclave” a mi persona.

 


¿Sería por la proximidad de ubicación?

¿Sería por simpatía y amparo?

Destino de nuevo aporta realidades y en la tablazón de aquel Mesón, nos sentamos un día gris del invierno del año 2000 en uno de los restaurantes de la Colonia Güell, bastante gris el día y mucho frío en la zona. ¡A… comer!  Ahí comenzó el obligatorio encuentro, sin pretenderlo, sin que ninguna voz reclamara para sí el acato del encuentro de la comida de Navidad. Han pasado los ciclos y alguno de los que en aquella mesa estábamos sentados nos han otorgado la nominación del “Oscar” por finalización de trayecto profesional y el paso a West Start, si lo traducimos significa Artistas Invitados.


18 diciembre 2003
Aurelio, Paco, Esteban, Emilio ya condecorados con la “Ausencia del Mérito y trabajo”

Teresa, Sonia, Martí, Teo, (este último casi siempre excusado)

Nieves desaparecida sin dejar rastro ni señas. Consuelo, la amiga de Valencia, ya en el cielo, descansa en paz.

Será por aquello de la “Nave del Olvido”, canción que en estos instantes escucho y me retrae a los recuerdos más bonitos de los vividos en estas celebraciones. Además de los sufridos becarios, de los diversos ejercicios pasados, presentes y futuros, alguno de ellos dejando su impronta y su huella.


18 diciembre 2003
El tiempo camina inexorable, cada uno de nosotros tiene sus alegrías, sus milagros, sus atenuantes y paliativos. En el rostro se nos inserta de un modo virtual las alegrías y penas, sin embargo, al reencontrarnos todos deponemos las ingratitudes del cotidiano frecuente y nos presentamos con nuestra mejor sombra.


18 diciembre 2003
Ese abrazo que recibimos y que ofrecemos es auténtico y sentido. Se percibe nada más estrecharnos, la sutileza del pulso, la genialidad del aprecio y la cercanía franca del cariño, traspasa de un cuerpo al otro, invadiendo como si se tratase de una metástasis de apego. Descubriendo ese “considerar”  del “Me importas” que exportamos del uno al otro.

Desde esta página de:  Lo que siento…,lo escribo,  dar las gracias a todos ellos que me ayudan a mantener un equilibrio sosegado y cuando recibo su apretón, noto en el cuerpo como se descarga una alegría contenida, pero en el alma advierto un alivio balsámico.
20 diciembre 2011
A ellos y a todos vosotros lectores: Feliz 2012  


20 diciembre 2011



Feliz Año 2012

¿Sabes la canción?


Comencé a tararear la canción de “Los 10 perritos” aquella tan antigua, que incluso resuena la niñez, cuando la escuchábamos en voz de nuestros ancianos. Canción tan sencilla de aprender, tan graciosa y además tan tocante al mejor amigo de las criaturas, “el perro”, que en la  infancia  tanto  nos atraía jugar con ellos._ ¿Por qué repentinamente tarareo esta melodía? _ No podría precisar, quizás el recuerdo, algún olor, detalles que no puedo precisar, me han llevado a la evocación; ¡No lo sé ciertamente!  Hablaba solo mientras caminaba por aquel repechón de la calle Grande.
_ ¿Estaría pensando en mis padres? o, quizás en mis abuelos, que aún habían tenido más paciencia y más filosofía para los niños, aquellos que me instruían y enseñaban, además de contarme tantos cuentos e historias fantásticas y maravillosas, en las que me encantaba complicarme. ¡Qué recuerdos! Sobresalientes detalles pequeños, jamás podría olvidarlos, por ello siempre pienso y debe ser así, según mi criterio. Cuando olfateo algún aroma similar, se enciende en mi cabeza algún episodio del recuerdo.


Entonces no sabía ni siquiera el nombre del autor de la melodía y letra, “Yo tenía 10 perritos” Ha sido interpretada en todas las generaciones y ni se sabe en qué fecha puede estar datada, por ello se la considera_. (Canción infantil tomada de la leyenda popular)_. Que ahora la cantan multitud de conocidos artistas, en la que cada uno le pone su punto de pimienta y de gracia, ya que los diez perrillos, a cada uno se los cantaron como supieron, en la forma y con la memoria y gracia de cada cantor. Todos llegaban a significar lo mismo, aunque con diferencias en el estribillo. La música, pegadiza, permanente, inolvidable.

Esta que les presento ahora, es una de las muchas versiones que se han hecho de la misma, para ser sincero es la que yo canto y tarareo, la que me quedó en la memoria cuando la aprendí; a los cinco años. La que les canté a mis hijos cuando ellos tenían aquel primer hervor y la que ellos, en algún tiempo traspasaran a los suyos no, sin recordar los buenos momentos que pasamos al cantarla juntos.



Yo guardaba 10 perritos,
uno no come ni bebe,
no me quedan más que nueve.


De los nueve que contaba.
Otro fue tras un bizcocho,
no me quedan más que ocho.


De los ocho que saltaban,
otro se trago un filete,
ya solo me quedan siete.


De los siete que ladraban,
aquel se puso un jersey,
ya solo me quedan seis.


De los seis que paseaba,
uno se enroló en un circo,
solo puedo contar cinco.


De los cinco detallados,
uno se escapo al teatro,
ya solo me restan cuatro.


De los cuatro que existían,
uno lo atropelló el tren,
ya solo quedaban tres.


Solamente tres criaba,
otro se lo llevó Dios,
solo me quedaban dos.


A los dos que alimentaba,
un regalo para Bruno,
solo me quedaba uno.


Solitario el que restaba,
lo espantó la portera,
por gorrino,
por marrano,
por mearse en la escalera.






Han pasado muchos años; tantos que igual confundiría fechas si quisiera precisar. Nada es igual, sin embargo la vida sigue con otras costumbres, con un abanico muy amplio para poder elegir, no como antaño.  _ ¿Es mejor ahora? ¡Es diferente!

Lo que si afirmo, es que las canciones que me cantaron dejaron la semilla para que la música me siguiera a lo largo del trayecto de mi vida. Los episodios y leyendas que me contaron, además de hacerme disfrutar tanto siendo tan chiquillo, trazaron una línea invisible y poderosa, la cual jamás he podido abandonar.






lunes, 26 de diciembre de 2011

El turno


Quimo, un intrépido caballero fue a pasar un reconocimiento médico para renovarse el permiso de conducción de vehículos a motor. Contingencia habitual, cada vez que caduca el plazo de validez y necesario para la actualización de la mencionada documentación. Una vez en la consulta del dispensario, tomó su turno y se sentó en el sofá azul de la sala de espera. Allí ya habían personas que le precedían y esperaban hacía bastante.

Una vez aposentado, observó que justo a su lado sentada estaba una señora de mediana edad, que leía una revista del corazón, concentrada y sin haberse percatado de la llegada de Quimo.

Sin mediar palabra y para atraer la  atención de la paciente, emitió la clásica carraspera fingida para ser notado. Como no hubo respuesta inmediata por parte de la señora y sintiéndose algo ofendido, volvió a repetir aquel sonido. Sin más preámbulo y viendo que no era advertido, se dirigió a ella, interrumpiendo su lectura.

_ Buenos días señora, ¿hace mucho que espera?
_  ¡Ah perdone abuelo, no me había dado cuenta!   … ¡Sí!  Llevo más de diez minutos y delante de mí aun aguardan turno, aquellos dos jóvenes y la mocita de la fila de atrás.
_ ¡Oiga, señora!  ¡De abuelo nada!  Soy maduro, o mejor aún ¡Sénior!  Pero me mantengo muy a tono con mi edad.
_ ¡Perdone, señor!  No ha sido mi intención molestarle, quizás al verle con esa gorrita de paño, con ese jersey de lana gruesa tan abrigado y con la bufanda y los guantes, pues creí que usted ya tenía nietos.
_ ¡Sí, guapísima señora!  Nietos tengo, pero ya son mayores y se valen solos. Por lo cual, creo que aún no soy un anciano impedido, a los que les ayudan para comer y vestirse.
_ ¡Claro, está usted muy pito! ¡Me doy perfecta cuenta!_. Le dijo aquella mujer, con muy poco agrado, tras las manifestaciones irracionales de Quimo y sin querer mezclarse con aquella pieza de museo, pues no tenía intención de hacer una incidencia ni discutir por una memez_. ¡Bien pues me alegro caballero!_,  y siguió leyendo su revista tan natural.
Quimo quedó desconcertado, ya que pretendía con aquellos brotes, el comienzo de una conversación. Justo cuando iba a replicarle a la señora; ocupaba la localidad de la izquierda un sacerdote que saludó a los más cercanos _. Ave María Purísima y buenos días a todos.
Nadie le retornó el saludo al sacerdote, que mirando fijamente a Quimo, con una sonrisa apaisada y un movimiento sacerdotal le preguntó:
 _ ¿Es usted el último del turno  abuelo?
_ ¡El último soy!  ¡Sí… padre cura!  Pero  ¡Quien le ha autorizado!  Y de donde se toma la libertad para llamarme  abuelo_, con gran irreverencia impugnó Quimo al cura y balbució_.    ¡Esto es la leche!
_ No se enfade, que Dios lo tiene todo presente y la ira es uno de los pecados capitales más acuciantes en el ser humano. No creo le haya faltado en ningún modo y si así lo cree usted, dispense no era mi intención.
_ Así de fácil ¿Verdad? Curita. La ofensa al prójimo entra dentro de esos siete capitales pecados que menciona. ¿Cuál de ellos es?  ¡O es que ustedes, pueden lanzar improperios a cualquiera!  ¿Creen en la posibilidad de ir fastidiando cada día un poco?

_ No se exceda y no sea pecador, que solo trataba de pedir el turno. Sin pretender generar todo este malentendido que no lleva más que a exacerbar su inclemencia y a molestar a todos los presentes_, adujo el capellán, mostrando en sus mejillas la turba de la desazón.
_ ¡Pues fíjese!  Esta mañana con lo temprano que es, ya me han llamado dos veces abuelo, poco antes de llegar usted, le decía a esta señora, que también me calificó del mismo modo_. Expresó con fiereza aquel hombre fuera de sus límites.
_  Mire caballero, no pretendí ofenderle, pero tampoco sea usted grosero, que no hay para tanto._ Replico la señora que dejó de leer por un segundo y participó en la charla por alusiones, saliendo de la palabrería en forma despreciativa con la fuerza que otorga la razón.
_ Tengamos el día en paz_. Apuntó aquel sacerdote, intentando desmontar aquel lío, volviendo a interrogar de una forma poco agraciada_. Y dígame señor  ¿Aún conduce usted?
_ ¡Pues claro! y muy bien por cierto, sin multas en todos los años que llevo coche y con unas aptitudes propias del mejor piloto de fórmula uno.
_ ¡Ah pues, que le felicito!  Porqué dicho así, no es nada fácil.
_ ¡Ya quisieran!   Muchos “Alonsos y Fitipaldis” conducir como lo hago yo.
_ Sin embargo, permita que se lo diga, señor_. Adujo el capellán intentando rebozarse de tacto_,  usted, tiene la vista bastante apurada ¿No? ¡Por Dios bendito! No se ofenda lleva una lentes muy graduadas, a pesar de la tintura de los cristales ¿No le dificulta para conducir?
_ Para nada, _ dijo más calmado el señor _, veo como un lince y lo que no veo lo imagino. Lo duda usted ¿porque he de pasar ahora, la prueba de la vista?  No padezca. Tengo una coartada, bastante buena y me ha servido en otras ocasiones._ Le apostilló riendo y mostrándole una moneda de céntimo de euros, que llevaba en su mano. Sin resolverle ese misterio que guardaba para sí.
_ La verdad_. Dijo el cura, en posición de auxilio, como si fuese a rezar y solicitara del cielo una máxima._ Debería haber un tope de edad para conducir automóviles, los cuerpos se van desgastando y llega el momento que aunque no lo percibamos, el organismo ya no está para trotes.
_ Padre cura, observo que se quiere quedar conmigo, y no se lo aconsejo para nada, de nuevo me está usted ¿llamando viejo?
_ Mire usted, amigo, no le llamo viejo,  ni mucho menos, pero si convendrá conmigo que usted es ya decano, quizás para llevar una responsabilidad tan grande al volante. No es por su usted, es por el daño que pueda ocasionar en la carretera _. Siguió argumentando el confesor _, yo mismo, en mis desplazamientos a las seis parroquias que llevo en mi circunscripción, en numerosas ocasiones, por el motivo que sea, me encuentro más cargado que de costumbre y la atención al volante no es la adecuada.
_ ¡Si está cargado es porque bebe! Además usted, parece ser un tipo desorientado. ¿Por qué actúa de ese modo? ¡Fíjese en su rostro pálido y ojeroso! Se encuentra bien o necesita una pastilla contra la deficiencia. ¿A quien pretende convencer? ¿Qué significan esos mensajes divinos y a quien los envía? Guárdese usted de sus tareas y cúmplalas como es menester, procure encarrilar a las ovejas errantes, perdidas y no sea cínico conmigo porque le puede salir bastante caro _. Espetó con fiereza el reprendido Quimo.
_ ¡Bien, le dejo!  No quisiera discutir. Estamos entrando en lodazales y contagiando la realidad. Además voy a leer un poquito la Biblia. ¡Si usted me lo permite!_ El capellán, dejó a Quimo con su suerte, viendo que se erizaba la conversación con una persona poco dada a la camaradería y a la reflexión. _ En esto estoy de acuerdo con usted, _ dijo Quimo disgustado, _ siga con su lectura y sus penas, ¡Muchas gracias y deje en paz a los que se cruzan en su camino!  
La señora que esperaba junto a ellos leyendo, ya había entrado a la consulta y quedaban en la sala de espera el cura, el señor Quimo y algunos pacientes más desperdigados por la inmensa antecámara que daba cobijo a los sufridos aquejados.
Quimo de nuevo jugueteaba con la moneda en su mano derecha, calderilla diminuta de curso legal, de un céntimo de euro, color cobre y muy chiquita, menudeándola a placer, con una gracia extraordinaria. Ya muy metido en sus pensamientos y fuera del alcance de toda preocupación.
 Al poco salió de nuevo la enfermera y nombró para visitarse a Quimo. Este se levantó y haciéndole un gesto chulesco de despedida al cura, se adentró en los gabinetes de los doctores, donde claramente se indicaban con carteles anunciadores y muy llamativos: Oftalmología.
La ayudante le hizo avanzar dejando el expediente del paciente sobre la mesa del doctor. Este con una sonrisa de oreja a oreja saludó al caballero, mientras se levantaba de su mesa para darle la bienvenida, sin poderle estrechar la mano ya que tan solo cruzar la puerta y dejando al médico con la mano extendida esperando se la estrechasen, se agachó debajo del sitial del médico, volviéndose a levantar con presteza y mostrándole al medico la moneda de un céntimo que llevaba en su mano.
_ ¡Si, dígame, señor! Me está ofreciendo un céntimo de euro._ dijo el médico haciendo una cara de guasa despampanante y manteniendo el brazo extendido para dar el saludo a su paciente.
_ No es que pague por adelantado ¡Claro que no! ¡A cada cual lo suyo! Al entrar he visto claramente, que estaba esta monedilla en sus pies, debajo de la mesa, ¡Eso quiere decir doctor que le sobra el dinero!_. Con gracia se explayó Quimo, ya apretando con fuerza la mano de aquel sorprendido y estupefacto doctor.
_ Menuda vista tiene usted,  prácticamente no hace falta le haga la revisión, con ese detalle teatral y expedito, casi queda todo claro, igual ni debía haber venido. Si no fuese por necesitar mi firma al pie de la autorización ¿Verdad Don Joaquín? _. Siguió mirándole fijamente el doctor a los ojos, tras haber revisado el expediente _, sin embargo le vamos a hacer las pruebas pertinentes muy a conciencia.

_ Doctor  ¡Es perder el tiempo! No le he demostrado que tengo vista de lince ¿Quién ve a lo lejos una moneda cobriza bajo sus pies a cinco metros y en penumbra?
_ Pues prácticamente nadie, ¡Ni siquiera usted! _. Siguió diciendo el médico._  ¡Imposible!  No ve que ese truco ya está demasiado pasado de moda y hace un año, ya intentó colármela por el mismo sitio.
_ Doctor me está ¿llamando embustero?_, replicó Quimo de forma desagradable y confuso prosiguió _. ¡Si lo sé, me callo la boca y me quedo con la moneda!
_ Mire Don Joaquín, no le acuso, ni le califico absolutamente de nada, simplemente usted ha querido repetir la parodia del año pasado y pues como que no cuela. Usted ahora pasará a revisión y veremos si está para poder conducir un año más. En cuanto a la moneda, no la tiene que regalar, puesto que es suya y puede guardarla por si la necesita para la parodia del año próximo.

_ ¡Señorita Magda! _ Citó el médico a su enfermera._ prepare usted a este abuelo tan simpático y dicharachero. Le vamos a someter a las prácticas optométricas imprescindibles, ayude a despojarse de la gorrita, del chaquetón para que se encuentre cómodo en la intervención.
La ayudante, se acercó a Quimo, y viendo que estaba casi petrificado, le preguntó: _ ¿Abuelo, se encuentra usted bien?
Tras dos segundos interminables, Quimo replicó:
_ ¡Sí  me encuentro bien!  ¡Muy bien gracias!


viernes, 23 de diciembre de 2011

American Lake de 2011 ¡Recital de Navidad!


Otro festival Estupendo de los tantos que hay en el calendario del mes de diciembre. El de American Lake de los tradicionales dónde los haya. A partir de las 18 horas comenzaba el homenaje a Don Marino Lillo, cantante de copla española y a la Presidenta de la casa de Andalucía de Gava, Doña Conchita. El cartel de actuaciones bastante completo y además de renombre. Toni Torres, Chiclanita, Yolanda Garblan y un elenco de artistas y poetas que nos hicieron disfrutar.


Dirigido, producido, planeado y presentado por Manuel Olivas, el artífice de Gavart, poeta, rapsoda, columnista, locutor y presentador de televisión. A mitad de la función nos dejó con un sabor raro, cuando nos comunicó que deja la dirección de GAVART, presentando a su sucesor el vicepresidente de la corporación.


Toni Poza, con su voz inigualable y su poesía, nos ofreció un par de canciones que nos encantaron.  El cantautor de Linares nos da ese recuerdo tierno de los detalles románticos y de aquellos que suelen pasar frente a nosotros y en algún momento echamos en falta por el motivo que sea.


Toni Torres.  ¡Artista! ¡Magnifico! En un recorrido por la piel de toro nos deleitó con una canción de Rafael Farina, titulada _Salamanca, que interpretó a  perfeccción dejando boquiabiertos a los muchos parroquianos que llenaban las localidades del American Lake.
 Toni Torres nacido en Terrassa, de padres andaluces, sabe afrontar el reto que le presenten. También canta canción melódica. Es un artista completo. Toni, interpreta con exito toda la música española, tanguillos andaluces, coplas del sur, de la canción de minas. Este artista toca todos los palos de la interpretación y se menea en el escenario como un elegante varón, hasta podemos verle en otras facetas que además las borda por su buen hacer y su entrega al público en cada ocasión que pisa un escenario


José Agudo, poeta extremeño, participó en el homenaje a los arriba nombrados, el cantante de copla española y la Presidenta de la Casa de Granada en Gava, doña Concha. Recitando uno de sus versos.


Marino Lillo, que vamos a decir de Marino aparte de que es una persona excepcional y un artista inmenso, pues que lo volvió a bordar en el escenario, dejándonos unas canciones en los tímpanos que supimos aplaudirlas. Saboreen un poco de arte de Marino, al pinchar el enlace del video de arriba.


Pepi Nieto, poetisa de fino estilo, es sin dudar un valuarte del verso y de la satisfacción de recitar como lo hacen los propios elegidos. Rapsoda de prestigio y clase, sumergida en una de sus magnificas interpretaciones. 

Yolanda Garblan, bailaora de flamenco, salió al escenario con su grupo musical, un cantaor flamenco y un percusionista al cajón y a las palmas, además de su refinado baile, precioso modo de disfrutar de ese encanto y ese embrujo del baile con traje de volantas. El video de Yolanda se está procesando por lo que te insto a que en unos días vuelvas a ver su actuación sensacional y extraordinaria






Fueron apareciendo poetas en el escenario y entre ese respeto que le otorgaban a Marino Lillo y a su compañera en el homenaje la Presidenta de la Casa de Granada en Gavá. Doña Concha, se desarrolló buena parte del gran encuentro en el American Lake de Gavá. Faltó la actuación de Antonio Morales Chiclanita, que todos los alli presentes esperábamos con gran ilusión. Una indisposición de última hora de impidió actuar para su público.