jueves, 17 de agosto de 2017

Presentación de la Reina y las Damas. 2017

Otro Año Maravilloso con La Reina y las Damas.
En uno de los lugares más "Bonitos del Mundo"

Como cada anualidad para estas mismas fechas, se celebra en la población la cesión de la Corona de las Fiestas entre la Reina del pasado 2016 y la Reina nominada y sucesora durante el año. Acto emotivo, que por trillado no se hace pesado ni triste. Todo lo contrario, la juventud lugareña espera con sus cánticos ese cambio de diadema de una preciosa joven a otra. 



Acompañada de las autoridades políticas y sociales de la villa, que reparten los ramos de flores a todas las bellezas del escenario, que no son otras que la galana compañía de la regente, sus damas de honor, luciendo hermosos vestidos y atavíos. Peinados lucidos que por bellos y sencillos no son rimbombantes. Los parroquianos se arremolinan alrededor del escenario, a partir de las nueve de la noche, a la bienvenida de las cáfilas que portan a las escogidas señoritas que son las que durante el año, portaran el título correspondiente de Reina, Damas de Honor y Jerarca Taurina.


Simplemente dejar constancia del momento precioso, que a pesar de los años que transcurren jamás es exacto al anterior y cada uno de ellos contiene la esencia de la lozanía del año en vigor, con sus gracias y aptitudes puestas al abasto de su simpatía.


También decir con mucho respeto para que nadie se enoje y por si alguien puede remediarlo en pro de todos, ponentes y oidores escuchantes; que el sonido instalado en el recinto para el acto y actuaciones no mejora, ni tampoco la iluminación, con lo cual para poder disfrutar del estupendo festejo, los responsables de los Actos, deberían analizar estos aspectos, para que la población habitual y forastera pudiera gozar con mayor nitidez.
Cuando los pregones finalizan, todo está a punto para dispararse, por delante cinco días de los que la alegría corre y se desparrama por las esquinas, con las charangas, las peñas de jóvenes y maduros y la pista de los espectáculos que se engalana con la carpa y los músicos que van preparando la noche de baile.

CONCIERTO DE FIESTAS



El Concierto de este año, ha sido del todo maravilloso, con la actuación de la Orquesta de la Nueva Alaska, que con su elenco de artistas nos han dejado calidad y música bien interpretada, para que el público la disfrutara como nunca. Os dejo muestras de todo ello, para que dentro de unos años y volvamos a repasar las efemérides de las Fiestas, recordemos todo lo que de bueno llevaban.


Un abrazo a todos los que hacen posible, el que muchos podamos disfrutar de todo ello, porque el hacer feliz a la gente es maravilloso.


Autor:
Emilio Moreno

lunes, 14 de agosto de 2017

la desnuda, mentira




Había bajado del vagón del convoy que le retornaba a casa después de un desplazamiento larguísimo y de una jornada amplia de trabajo.
La cabeza le botaba por tantas recriminaciones que se hacía por el último error comercial que había protagonizado.
Nadie le recriminaría nada, puesto que lo guardaría como un secreto, ni siquiera sus jefes se enterarían.
Tenía licencia en el despacho para hacer lo que a él le viniera en gana pero su remordimiento trabajaba a marchas forzadas.
No era un profesional embaucador ni tramposo, jamás había cometido desfalco, ni malversación.
Era una persona amplia de miras, y no poseía aires de grandeza, ni tenía entre sus aficiones la corrupción ni el latrocinio en sus transacciones. Tampoco se había embolsado comisiones que no le pertenecieran, aun y sabiendo que nadie daría con esos asientos contables. Era un ejemplo de persona.
Cuando llegó a su estación, la de siempre, en su trayecto habitual sin saber por qué ni cómo, se encaminó en sentido contrario a su domicilio.
Arrastrado por una fuerza superior que lo abstraía y se lo llevaba calle abajo.
Luchó con tesón por hacer intentos de encontrar una explicación al suceso, pero sin darse cuenta, cada vez se alejaba mas de su entorno.
No tenía voluntad, le era imposible, inaudito el determinar y reaccionar en la dirección real, no era capaz de cambiar su decisión y volver a lo que siempre había estado como normal. Un trayecto el suyo de regreso, fácil y conocido.
Incapaz se dejó llevar, no sin percatarse que le sucedía algo aberrante. Imposible acceder a lo coherente que le dictaba su cabeza. No fue ni llegó directamente a su barrio, ni a su calle, ni tan siquiera a su casa. Iba en dirección opuesta a su vida, a su dominio a su mundo.
Sus fuerzas habían quedado exhaustas y era incapaz de tomar las riendas de su decisión. Cuando de pronto se detuvo en la esquina de la calle Decepción, confluencia con la Avenida Desarraigo y en el numero cinco de la casa, pulsó el timbre.
Era su antigua casa, donde vivió con sus padres, en su adolescencia.
Un pulsador envejecido y medio roto, sonó en el pasillo interior de la casa.
No tardando demasiado, como si ya le estuvieran esperando, se abrió la puerta, con el conocido chirrido del desengrase, del comienzo de un mal sueño.
De pronto miró y no daba crédito a lo que estaba viendo. Aquella joven estaba desnuda frente a él; en el portal de la casa, sin mayor problema.
No estaba protegida ni por el mínimo paño, descalza en el suelo, con los brazos caídos, mostraba la enjundia de un cuerpo de mujer madura, que se mostraba al mundo, sin ningún tipo de recato ni reserva.
Su melena, excesivamente larga, le caía por encima de los hombros, llegándole a los pechos. Sin nervios ni prisas la mujer esperaba una reacción por parte de Neftaly, que había pulsado el timbre de la casa.
__ ¿Quien eres?__ preguntó Neftaly, con una sorpresa y susto en la cara.
__ Soy ...__ antes de responder, se lo pensó para buscar una nombradía apropiada y dijo__ Me llaman Memoria, pero puedes llamarme “Mem” __ y exigió a Neftaly que accediera al interior.
__ Qué estás esperando para entrar__ dijo la Memoria totalmente desnuda al incrédulo llegado.
__ Acomódate, que iré explicando paso a paso, el por qué y la razón de este lance.
__ Esta casa, ya no es mía__ dijo Neftaly__, aquí vivían mis padres, pero yo me emancipé con Teresa.
__ ¿No te acuerdas de nada Neftaly? __ preguntó sorprendida Mem __ Va a ser verdad, que estás volviendo a la vida__ conformó la desnuda mujer.
__ ¡Oye tu no eres mi novia! Ni siquiera se quién eres__ intentó aclarar Neftaly __ Te presentas ante mi en pelotas y sin ningún recato ni vergüenza y me abordas con un cuento macareno.
__ Voy sin ropa, porque soy tu memoria verdadera, precisamente al lirondo, pelada, tan desnuda como la verdad__ dijo “Mem”_ Has vuelto a esta casa, porque es, donde si se reactiva tu vida, ¡vivirás!
__ ¡No entiendo nada! __dijo Neftaly__ Oye Memoria, o como quiera que te llames, yo vuelvo de un viaje de trabajo y quiero llegar a mi casa, con mi novia, y no entiendo nada de lo que me dices. ¡Estamos!
__ Tu novia, ya no es tuya y tu casa tampoco __ le dijo “Mem”, para continuar
__ Hace mucho que tuviste un accidente en el tren correo. Jamás volviste a casa, después de esperar mucho tiempo, a que salieras del hospital curado, ella Teresa, aburrida de esperar, contrajo matrimonio con el farmacéutico del pueblo__ Hizo un alto, para dejarle que recuperara el tempo del recuerdo.
__ Si haces cábalas recordarás aquel amigo que tenía en la escuela__ Larry__ ¡Así se llamaba!__ para continuar con las efemérides.
Yo soy tu memoria, debilitada, ¡pero esa soy! Intentando me recuperes, después de haber salido de un coma inducido de dos años y quedarte vegetal durante otros veinte.
Nadie daba por ti un duro y mira por donde has salido. Los médicos no saben si tus constantes se activaran y quedaras normal, pero yo me adelanto y antes que despiertes por completo, te pongo al corriente, por si sucede; para que tengas fuerzas para revivir y sepas a que atenerte.
__ Entonces__ preguntó Neftaly__, aquella tarde del ruido en el tren, ¿ocurrió un desastre?, porque si no me engaño de nuevo, hace un momento yo intentaba volver a mi casa, para encontrarme con Teresa y seguir la vida que llevaba.
__ Aquella tarde, respondió su memoria retardada__ Antes de llegar el convoy a la estación terminal, otra locomotora que venía en sentido contrario tropezó con la que intentaba llegar a los andenes.
Fue tal el impacto sufrido, que tan solo se salvaron de los ciento cincuenta pasajeros que llevaba, tres y uno de ellos eres tu, que has pasado media vida entre las sábanas del hospital Comarcal.
__ Entonces si no bajé jamás del vagón, como es que mi cabeza, recuerda que me apeaba en la estación aquella tarde__ pregunto Neftaly
__ Intenta volver atrás__ le dijo la mujer__ y descubrirás, que tu cabeza ardía en problemas, después de aquel error cometido en los negocios.
Tu remordimiento no te dejaba, ver ni oír lo que estaba alrededor tuyo.
Dudaste en afrontar con valentía la situación. La que creías incierta y fallada por un error tuyo fue un revulsivo__. Todo lo contrario a lo que creíste, pero no te dio tiempo a verlo ni a disfrutarlo.
Tanto es así, que después con la decisión que tu creíste, era errónea, cambiaron los destinos de todos los negocios, a favor.
Fue un acierto en toda regla, todo lo contrario de lo que analizaste. El mayor lucimiento comercial que pudiste tener en tu carrera y así te lo reconocieron. La iniciación de un negocio floreciente en favor de la empresa.
__ ¡Viviré! __ preguntó Neftaly mirando el cuerpo desnudo de Memoria.

__ De ti depende aunque lo que te espera, no es nada fácil. 





viernes, 11 de agosto de 2017

Hechizo








Propongo viajar unido al viento,
traspasando fronteras desde el cielo,
sin importarme el cuerpo, solo vuelo
levitando por ti; mi sufrimiento.

Desnudo con la brisa en un lamento,
invoqué acariciar tu endrino pelo,
mientras cubrimos carne sin desvelo,
tantos anhelos álgidos que siento.

La noche en su atavío negro y luengo,
dispara los momentos y enredados
por amor, con tu piel ensueños tengo.

Mezclando el vino azul de los pecados
quiero afluir, tocarte y enredados,
franquear los extremos desbocados.





Soneto heptasílabo
creado por el autor
E.Moreno











martes, 8 de agosto de 2017

Tan sólo quedan 48 horas







Estaba en la consulta del médico, los resultados de los análisis consumados. 

Se los certificaron en aquel instante. Fueron escuetos, muy breves.

__ ¡Tan solo te quedan cuarenta y ocho horas

Se levantó de su asiento y condujo en silencio hasta su domicilio, teniendo siempre una aptitud de resignación. 

Abrió la puerta y se encontró con su esposa que le preguntó directamente, sospechando lo peor. 

__ ¿Queda poco, verdad? 

__ ¡Dos días! _respondió sin mirarla. 

__ ¡Dios mío cúrale el resfriado ya! Tiene una tos muy fea.









viernes, 4 de agosto de 2017

Trajinando con Dolores


Marina con su madre, también se las había tenido por mor de estos contenciosos y por diferencias de celos y de rango en el orden de la familia.
Al padre, le temía como a un salvaje contenido y educado, muy rencoroso. Procuraba tener con él un trato menor.

Disimulando reacciones y machacándose la lengua en ciento de ocasiones, para no pronunciarse. Dejando su pensamiento para ella misma.
Evitando un combate directo, con aquel hombre, su padre al que no le confiaría ni el mínimo detalle.

La madre, le dirigió unas palabras, y una serie de precisiones para que las cumpliera y, además velara por sus dos hermanas. Por ser ella, la más originaria, quizás la más parecida a su predecesor aunque ella ni siquiera lo intuyera y estuviera encontrada con él.

Era la más asilvestrada y no guardaba temor a incumplir con los principios del tan manido ridículo, o “el que dirán” aquellas lenguas rurales viperinas, tras las persianas después de haber descargado la tormenta de sobresaltos contenidos.
Le invitó a que hiciera gala de su fortaleza y complexión y de carácter, con lo que le sería mas fácil que a las demás y podría con todo.

__ Marina, sobre todo ayuda a Xarme, que se le presenta una papeleta muy áspera y difícil con todos los líos de la casa y sobre todo para amoldar a papá. Creo que entre las dos, podéis hacer un tandem bueno y poco a poco, que la familia se entienda.

Le indicó la madre, disimulando las dudas sobre el cumplimiento y tapándose la boca, a una cierta distancia de la muchacha.

__ Madre__ le dijo Marina, con basteza, notándose que ya había analizado la situación desde hacía semanas y con toda la crudeza le manifestó.

__ Tú sabes, que yo en cuanto pueda, me marcharé de la casa.
No pretendo nada, pero lo que menos quiero es estar con padre, que es una persona asalvajada y a nosotras, en especial a mi, me detesta.

No me trata como si fuera parte de su profusión. Sabe que nos abominamos, con una fuerza que trabaja en sentido contrario a los anhelos del cariño__ mencionó Marina, recogiendo su postura y acción en un lugar tan difuso y penoso, para seguir con su perorata.
__ Conoce de buena tinta, que sería capaz de denunciarlo, por tanta crueldad cometida. ¡Contigo, con nosotras, con sus pacientes, con el pueblo en general!
Es una especie de ser astuto carente de principios de lenidad y de dulzura, que no le apetece nadie y que sabe que todo es episódico y nada es durable, es una especie de diablo enmascarado en la tierra.
En cuanto a mi hermana, sabes de siempre que:__ hizo un inciso para llenarse el plexo de aire infecto.

__ No la soporto, somos completamente dispares y esos aires de grandeza que refleja, no estoy para nada en pro de aceptarlos. Por supuesto, ni que intente dirigir mi vida. Para eso yo soy suficientemente capaz de arreglármelas sola, sin atender a sus caprichos.

__ Cuidado Marina con tus expresiones. No son enseñanzas nuestras esas malas artes, ni esos celos infundados con tu hermana__, quiso hablar la moribunda.
__ Deja que acabe__, insistió Marina__ Está libre de toda regla y puede hacer lo que le sale del alma.
Asintió con rencor para continuar sin dejar que la madre pudiera poner una dispensa.

__ Madre tu mueres en el peor momento, nos dejas a todos a la deriva, igual hubiera sido preferible fenecer una de nosotras tres, o mejor aún, las tres hermanas y tu quedar aquí, para domeñar a tu esposo, que para eso lo elegiste ¿Verdad?
Sin afear ni criticar lo de padre. Tu se lo has permitido toda la vida, de otro modo este asunto estaría zanjado. Cómo coño has aguantado que te engañara y te menospreciara con esas barraganas del balneario y otras que se hacen pasar por honradas amas de casa.

La madre le tomó la mano a su hija y temblando pulso y salud le pronosticó.
__ Marina, no juzgues tan a la ligera. Yo me encontré sin esperarlo, prometida con él un buen día y ni siquiera fui dueña de mis antojos.
Estaba escrito que yo debía ser su consorte y así lo dispusieron tus abuelos, tanto mis padres, como los suyos.

Unas deudas entre ellos hicieron que dentro de la condonación de pago entrara mi persona, como moneda y mercancía de quitación. Así que vamos a dejarlo, que ya no tengo prorroga para explicarlo.
Me muero pronto y no me queda lugar para lamentaciones, ni para que una hija que no quiere comprender, lo entienda.

Imagino lo sabes__ salió al paso Marina, con lágrimas en los ojos y ya fuera de sus entretelas, notando que ¡para qué! Sin embargo, no quiso que se le quedara en el tintero la última fechoría vista por sus propios ojos.


__ Padre es un putero acabado madre y ¡Lo sabes!, no hace tantos días, lo pillé en el despacho del Balneario, trajinándose a Dolores, La peluquera. ¡Sí... montándola! De forma embravecida, como dos apestados que no les quedara vida, intentando follar como te digo; como dos perros sarnosos y mientras tú aquí en el tálamo del adiós. Intentando librarte de la muerte, luchando por sobrevivir.












miércoles, 2 de agosto de 2017

Deceso de la buena esposa


No habían transcurrido ni siquiera siete días del funeral de Segismundo, cuando la mañana del 16 de julio, rodeaba de sus tres hijas murió Concha.
La esposa intachable del boticario, aquella hacendosa dama emprendedora, que había contraído las fiebres en el inicio de aquel mismo año de 1918.
En la flor de su vida, tan solo contaba con treinta y seis años, que los había cumplido precisamente hacía tan solo un escaso mes.

Descendiente de una familia adinerada procedente de la albufera valenciana, que en un principio se había instalado en la ciudad de Zaragoza, a los pies del Pilar, con sendos negocios de transporte de mercancías y tejidos para la alta confección.
Los cuales dirigía desde el fallecimiento de su padre, desde la región de Castilla la Vieja, y por determinación suya, había trasladado la dirección del negocio, allí donde fuera destinado su esposo.

El practicante y barbero Don Saturio, en la actualidad ejerciendo en la zona de Arnedillo y su zona de confluencia.
Aquella noche, se preveía lo peor, dado el agravamiento de la paciente, por la elevación extrema de la temperatura corporal, debido a la fiebre furibunda que la embargaba y consumía.

Hirviendo por las décimas rasgadoras y voraces, que en las ultimas horas ni le había remitido, ni le había dado respiro alguno, hasta que le quitó la vida.
Sin hacerle efecto de mejoría después del tratamiento y consumo de toda la clase de medicinas, que su esposo le suministró. Durante aquella rápida, cruel y desconocida epidemia del bacilo gripal.

Lo había probado todo absolutamente. Fármacos no regulados, pócimas de laboratorio y de incluso los curanderos de la zona. Sin el resultado que se necesitaba para erradicar el microbio fatal.
Aquella cepa pandémica, no era conocida, ni se tenían referencias de lo que la podía desencadenar.

Los escasos laboratorios de investigación de la época, no daban a basto ni siquiera acertaban en sus cálculos.
Tan solo tenían la certeza de que el foco epidémico, llegaba desde fuera de las fronteras, proveniente de los campos de batalla y de las trincheras francesas, alemanas y austro húngaras, que invadían y complicaban a varios países en lo que se llamó la primera Guerra Mundial Europea.

Dolencia aquella desconocida que por supuesto su esposo el boticario, barbero y farmacéutico, no pudo erradicar y que a la postre se la llevó para siempre, como a tantas y tantas personas que la contrajeron.
Una pandemia famosa por la crueldad y por la cantidad de muertes que acarreó en la basta Europa.

Concha Puig antes de morir, hizo que entraran sus tres hijas, para despedirse.
Librando el miedo que acarreaba aquella decisión por lo que era, sumamente contagiosa. El boticario, accedió no sin antes prevenir.
Nadie de los allí presentes, estaba exento de no concebirla y tampoco había magia que pudiera evitarlo.

Ya que se podía propagar según los cálculos, por los esputos de la saliva, por el contacto piel y piel y por cien mil consecuencias.
Nadie lo sabía, era un riesgo que existía y debía ser asumido sin más. Así que el padre, les llamó a las tres y las puso al corriente. Su mamá se moría y las había reclamado para despedirse antes que fuera tarde.
Fueron entrando advertidas por su padre llevando sumo cuidado en tocarla lo menos posible. Evitando no aspirar el aliento de la madre, y que mantuvieran una cierta distancia.

Xarme, la mayor no quiso casi creer a su predecesor y resoluta sin miramiento y sin miedo alguno dispuso la despedida, serena y amable dando sensación que todo podía cambiar en el último instante.
Ella, dolida con su padre, estaba convencida que Don Saturio, había sido el provocador de la dolencia en su madre, aun y cuando veía que otras personas del mismo pueblo iban cayendo con los mismos achaques sin remedio y sin posibilidad que el barbero, les hubiera contagiado. Por lo que su tesis se le hacía pedazos sin poder demostrar absolutamente nada de aquella reflexión.
Tampoco le daba demasiada importancia a lo que se especulaba, sobre si la fiebre la pillabas así, o de otra forma. Era un misterio.
Concha su madre, se moría y ella solo consideraba, que no la volvería a abrazar ni a recibir su cariño, quedándose con una serie de deberes, que a la postre ni siquiera le pertenecían.

No entraron las tres al mismo tiempo, a todas juntas las observó desde lejos, cuando le alzaron el almohadón por debajo de la espalda, para incorporarla a semi sentada.
La primera en visitarla fue xonchita, la de menos edad, catorce años, que prácticamente, con el lloro de una y otra, no se dijeron más allá de los buenos deseos y el cariño que se tenían con algunos consejos de los que por norma estipulados estaban dentro de la casta familiar.
El llanto imperó en la niña y sin besar a su madre, se retiró de su presencia andando marcha atrás sin darle la espalda, dejando un halo de tristeza y un reguero de lágrimas y sollozos imposibles de mitigar, por muy ensayado que se tuviera.

Dando paso a Marina, de diez y seis años. La mediana de las hermanas, ésta más hecha, y con mas cuajo. Con un carácter agrio desde su niñez, casi desde la cuna. Nunca fue una criatura agradable, ni aceptó los mohínos tradicionales, que se les regala a las criaturas. Su albor y su índole la desarrolló entre personas de poco cariño y le quedó asumido para su futuro, como condición.

Era una pupila verde, que no estaba de acuerdo con las normas familiares, ni se llevaba nada bien con Xarme, su hermana mayor, la que por edad y por el orden establecido, era la que le ponía estilo, exigencias y las peras a cuarto.








domingo, 30 de julio de 2017

Declarado bello






















Es uno de los pueblos, más bonitos de España.
Lo afirma el universo. Majestuoso y regio.
Su iglesia y su castillo, son lindo privilegio
en las gentes del orbe, su gratitud no extraña.

Preciosidad de río, aguas del Matarraña,
menciona la comarca, nombradía y egregio,
provincia de Aragón es, sin duda un florilegio
que en su día fue reino, de los de grande hazaña.

De Teruel es provincia, el magno Valderrobres,
lo eligieron precioso, por estético y bello,
por el distingo antiguo, sus hechos y renombres.

Por sus jotas candentes, sobresaliente sello,
cuna de Elvira Hidalgo, que garantía sobre.
Villa de Valderrobres, encanto con destello




Soneto Alejandrino,
dedicado a la belleza del lugar
y todas sus gentes.



jueves, 27 de julio de 2017

Destino y casualidad


En aquella cafetería tan cómoda de la vía principal de la Villa, estaba sentado Daniel. Disfrutaba de su cortado muy caliente, recién hecho, situado muy cerca del ventanal, desde un asiento junto a la persiana de tela que da a la calle.
Viendo pasar a los vecinos del pueblo. Como van y vienen sin prisas. Unos desde el puente de piedra, hacia el cruce. Otros en sentido opuesto, desde la esquina más comercial del pueblo hacia el casco antiguo.

Llevaba rato Daniel en el Hostal Querol, conocido por “Marín”, disfrutando de la mañana sin imaginar que le iba a sobrevenir minutos después. Obra del destino casual y causal.
Una posada, parador singular de uno de los pueblos más bonitos. Un hostal de los más peculiares, limpios y acogedores del pueblo.
Allí estaba saboreando desde su taza, cuando entraron al bar, una dama muy puesta, acompañada de un joven caballero. Quedándose maravillados nada más entrar por la sensación de bienestar que les producía aquella linda y amplia estancia. Con sus holgados ventanales que dejaban colarse desde la calle la mínima prisa, la suficiente y necesaria para el disfrute del instante.

En un principio Daniel no se percató que habían entrado clientes nuevos, y que la señora, se lo miraba casi descaradamente, con una media sonrisa en el rictus de su fisonomía. Haciendo jeribeques de exaltación enardecida al acompañante para que comprendiera que significan cincuenta años de ausencia.
Daniel estaba abstraído mirando el escaparate de casa Falgás que en los amplios aparadores lucían aquellos detalles rurales, mezclados con obsequios modernos, mostrando la gran ligazón de gustos que acompasaban el destino de las gentes y la mescolanza de los tiempos pasados con los actuales. Sin darse cuenta.

Cuando giró la cabeza, halló que los recién entrados le miraban, a la vez que sonreían como esperando ser reconocidos de inmediato.
Se ruborizó creyendo conocer a la mujer, que súbitamente desterró por la imposibilidad en el tiempo y en el espacio. Por imposible y porque los milagros no existen y Daniel bien lo sabía. Retiró su mirada de ellos pretendiendo quedar escondido tras la taza de café que consumía sorbo a sorbo, sin que ella dejara de acecharle.

La mujer se adelantó y dejando que el joven quedara retrasado, pidiendo lo que iban a consumir al servicio de camareros, le preguntó sin más zarandajas.

__ ¿No me dirás que no me conoces? __ Preguntó Gladios, muy encima ya de Daniel, aproximándose muy mucho, dejando que su perfume fluyera del entre escote de sus senos.
__ ¿Manuela? ...Eres tú __ interrogó incorporándose de su asiento, para separarse algo y dejar mas distancia entre ellos.

__ ¡Claro que soy Manuela, la misma! Ahora me llaman Gladio, pero es por fantasía__ siguió hablando sin bloqueos__. ¡Jamás imaginé iba a reencontrarte, precisamente en la fonda Marín! Se retorció hacia donde estaba el lozano caballero y le ordenó se acercara a ellos para poder presentarlo.
Aquel hombre, muy educado se mezcló con ellos, extendiendo su mano derecha en señal de concordia y sin validación se congratularon.

__ Es mi hijo Germinal__ dijo Gladio, mirando a ambos y esperando alguna reacción.
__ Hola Germinal, que tal te va__ preguntó sin interés Daniel__ ¡Bien, me gusta, esta tierra y las sorpresas que estoy descubriendo de mi madre__ le respondió sin historias ni disimulos.
Aquel caballero, bien mirado, ya no era tan joven, de cerca por lo menos aparentaba tener la cuarentena larga, si no más. Aunque el tiempo engaña__ pensó Daniel antes de exclamar.
__ ¡¿Tu hijo?! __ adujo Daniel para seguir__ ¡ No te hacía yo a ti aquí !, ¡perdona mi crudeza! ¡Todos te olvidamos! No es mi deseo ofender, pero nos sorprendiste a todos.

Desapareciste de la noche a la mañana y ninguno de los del grupo supo más de ti. Creo recordar que me dijeron que andabas descarriada y no podría decirte quien fue, porque no lo memorizo con certeza. Te escapaste al extranjero, con mucha prisa. Embarcaste para Australia, en un abrir y cerrar de ojos, dejando todos tus asuntos pendientes en Barcelona.
__ Que ha sido de los muchachos, están todos bien__ preguntó Gladio muy cariñosa.
__ Con algunos tengo contacto, otros incluso ya faltan y el resto pues cada cual a lo suyo, como imagino habrás hecho tu; con tu vida.

Desde cuando no nos veíamos Manuela, o debo llamarte… como me dijiste ¿Gladio?
__ Pues fíjate__ llámame como quieras__, desde el año sesenta y ocho, que fue cuando vinimos a este precioso pueblo, mil novecientos sesenta y ocho__ repitió Gladio, como queriéndose acordar de algo que no había preguntado de momento.
¿Recuerdas, como preparamos el viaje? y ¿con quien? La furgoneta Ebro de color azul, conducida por Silvestre. Los hermanos Pinares y sus padres. ¿Ya no deben vivir, verdad? __.Volvió a inquirir la mujer.
__ No la madre, murió hace tres años y ellos, creo que viven cada cual en lugares diferentes, pero no se mucho, prácticamente nada__ dijo Daniel, cabeceando como sin dar crédito ni fiarse, de lo que estaba viviendo.

__ ¿Y tú, por aquí, verte en el lugar de donde nos despedimos__ comentó apesadumbrada Gladio__ Después de tantos años.
Ocuparon la mesa en la que estaba sentado Daniel, mientras el camarero les servía lo que había pedido el mozo.

Fue entonces cuando presentó formalmente a su hijo Germinal Donald Proust.
__ Mi hijo ahora cumplirá los cuarenta y nueve años. Mi regalo, era traerlo donde lo engendré, donde lo concebí.
__ ¡Ah… pero tu Manuela!, ¿Habías vuelto después al pueblo en otra ocasión?
__ ¡No! Para nada. Yo me marché de aquí, preñada.
__ ¿En cinta? Extrañó Daniel haciendo cálculos mentales, por aquella confesión y no siguió.
No se atrevió a seguir por aquel sendero de interrogaciones, por respeto a Germinal, que escuchaba con mucha atención.

Fue Gladio, la que prosiguió con la información, haciendo referencia a que Germinal Donald, estaba al cabo de la calle de quien era su padre.
__ No te cortes, pregunta si quieres__ dijo la dama__ Mi hijo, sabe toda la historia, se la he contado dos mil docenas de veces__ continuó Gladio, con su aclaración al ver el silencio de la parte opuesta.

__ Me fui de aquí preñada aquella Semana Santa del año sesenta y ocho. ¿Recuerdas que estuvimos toda la peña alojados aquí, en el Querol? Todos los que viajamos desde Barcelona.
__ ¡Como no iba a recordarlo! Menuda juerga montamos__ dijo Daniel exhumando recuerdos, sin entorpecer a Gladio, en su explicación.
__ Pues tuve un affaire con Héctor Luis, sabes que era muy salido el tío y sus manos no paraban, yo no es que quisiera, pero tampoco rehuía al sexo.
Él no me ponía absolutamente nada, porque no me atraía para nada. Mas bien es que no era mi tipo, sin embargo, me pilló tonta, me enloqueció con sus mentiras sexuales y me quedé perfectamente preñada__ hizo un descanso para proseguir, después de mirar a los ojos a Donald Proust.

__ Héctor, jamás supo la historia del embarazo. Lo escondí a toda mi familia, a todo el mundo. Incluso al propio padre de la criatura.
Como quiera que en aquellos años, esto de ser madre soltera, era tan mal visto, opté por emigrar a Brisbane en Australia, donde me abrí camino y donde he tenido un negocio potente, el que ahora regenta mi hijo Germinal. Detalles al margen, que son pesados y no me gusta presumir. Al principio fue duro, pero supe salir de frente y conseguirlo.
Es propietario del The Myer, un gran parque comercial de esa ciudad impresionante. Sin embargo, las promesas se han de cumplir y esta se la debía. Lo que no esperaba es encontrarte, precisamente aquí en el último lugar donde nos despedimos, ahora hace casi cincuenta años. ¡Joder inaudito!

Se frenó por unos instantes y aprovechó para tomar un trago del vermouth que le habían servido en una copa de cristal. Se llenó los pulmones de aire y preguntó a Daniel.
__ ¿Sabías que yo estaba aquí hospedada?, Ha sido casualidad encontrarme contigo, o es que alguien te ha mandado un mensaje subliminal del hecho. ¡Como le va a Héctor Luis? ¿Vive aun?
__ Muchas preguntas de golpe ¿No crees? Yo si volví a venir por este paraíso, varias veces en los años que pude. Hasta que me compré una casita muy cerca de aquí, donde acudo siempre que puedo.
Recuerdo y lo refiero a menudo cuando vinimos y como eramos cada cual. Inolvidable. ¡Teníamos algo que no se compra!, pero que se pierde. Lozanía.
Todos jóvenes, y llenos de vida, en aquellos años del inicio de nuestro alegre vigor__ siguió explicando Daniel a Manuela y Germinal.

__ Llámalo casualidad, el encontrarnos hoy aquí, porque estas cosas solo pasan en las películas de Hollywood, pero el destino es así de caprichoso y nos hace que volvamos a despediros de nuevo, en el mismo lugar, pero medio siglo más viejos que entonces. ¡Otra despedida!__ Miró tras los cristales y la Ferretería Falgás cerraba puertas, dándole a Daniel idea de la hora que marcaba su reloj.

__ Sin embargo, es verdad, que estos parajes tienen algo, que es inexplicable, cuando recorres las callejas del pueblo, llegas a imaginarte, que estuviste en otra vida, con otros protagonistas, con otras gentes y amistades, de las cuales guardas ese encanto que es inenarrable__ se detuvo en su exposición y sin más, les dio respuesta a lo que preguntaban de forma subliminal.
__ Si paseas por el puente de piedra al de hierro, a partir de las ocho de cada noche. Igual tropiezas con el espíritu del padre de tu hijo.
__ Con tu padre__ dijo mirando a Germinal.

Yo seré una tumba y mi relato narrativo una consecuencia de lo que pudo ser y no fue, quedando para otro olvido, otra casualidad y un diferente destino.