lunes, 18 de junio de 2018

Densidad específica






Esa balanza me tiene manía.
Por el sumo respeto de aquel rato,
disfrutando en la cual, di mi maltrato,
al no saber montar con simpatía.

Desnudo subo y bajo de la arpía,
muy formal y quizás sin el boato,
descalzo en no dañar con mi zapato,
sin llegar a medirla cada día.

Sus flechas, marcan los kilos del peso,
comparando la altura y relevancia
y es, marca en el baremo del obeso.

Maldita ilusión de bascula rancia,
que nos fija entre el linde del exceso.
Privando de comer en abundancia















sábado, 16 de junio de 2018

Entre la urraca y el grajo


















A ti te miento menos y; es casual,
le dijo un embustero a su colega
advirtiéndole ¡Sí me paso alega!
Con otro cuchicheo mas textual.

El colega notó su ya inusual
forma de mentir tan burda y tan ciega,
que avergonzado quiso dar entrega
con un final de engaño espiritual.

Si mientes mal se nota por tus cejas,
dijo raudo el colega al embustero,
y tu; al mentir se unen tus orejas.

Son las que mueves y vemos primero,
replicó el embustero con sus quejas
dibujando otro amaño no certero.










martes, 12 de junio de 2018

la costumbre de admitir


Cuando se trata de soportar
al vecino, al socio confesor,
a veces has de hacer mucho esfuerzo
para mitigar la gran pesadez
que conlleva ese padecimiento.





¿Es necesario dar más servidumbre?
Ir siempre de “pringaos” sin pretenderlo
tener las ganas de decir y hacerlo,
en lugar de tragar cómo es costumbre.

¿Nos puede la prudencia y el deslumbre?
El arte de callarnos y entenderlo
esperar el momento y deponerlo,
sin soportarlos aunque el sol alumbre.

Nos da miedo enfrentarnos a estos vivos
sus represalias pueden afectarnos,
y por nuestro temor, resultan divos.

Hasta que de aguantar y, revelarnos
¡Nos aparecen los imperativos!
Diciéndoles verdades hasta hartarnos.




Y que bien se nos queda el cuerpo
al enviar a los tóxicos
donde deben estar ¡Al pairo !

lunes, 11 de junio de 2018

Ausencias inesperadas




Nadie apareció en la Sala Victoria
en la entrega del premio al Gran Poeta.
Tanta alabanza, votos y saeta,
que al final sucedió, siendo una gloria.

Cuántas ausencias dentro de ésta historia,
celosos execrables sin careta,
envidiosos cruzaron la moqueta,
para significar su alma notoria.

Luego se quieren, se abrazan tan ruínes,
compartiendo mentiras deleznables.
Fingiendo que se aprecian, con mohines.

Recitan bellos poemas admirables,
demostrando así, su clase de afines
y cuando no les ves. ¡Son indeseables!























domingo, 10 de junio de 2018

Sugerencia











Luna que me concede y me acaricia
tristemente corrige mis excesos.
Critica mis anómalos sucesos
y evita con su guante mi impudicia.

Siendo sensible luz y me propicia
aluvión y deseos en sus besos,
que en ráfagas regala siendo ilesos,
disfrutando del cuerpo sin malicia.

Como fue donde te conocí luna,
de donde eres y para que me quieres
¿Habremos coincidido en tu laguna?

Desde el cielo plateado me sugieres
en noches que tropiezo con fortuna,
seguir soñando y tú, si que me hieres.











sábado, 9 de junio de 2018

Shoah, novela de A.Ahumada en la Central




Las personalidades habían llegado, el horario iba un poco comprometido, por no decir que iba retrasado, porque el personal asistente no suele llegar a estos eventos con demasiado tiempo de margen. Es más; los hay __ bastantes asistentes por cierto__ que suelen llegar tarde con el coloquio comenzado y, sin darse cuenta interrumpen deliberadamente al ponente. Haciendo que la gente espectadora, que sí; ha cumplido con la hora de inicio, pierda el hilo conductor del argumento mantenido.
En la mesa la nueva directora de la Biblioteca García Nieto. Irene Gálvez, a su izquierda Alejandro Sánchez Penalva, autor de la Shoah, Antoni Balmón Alcalde de la ciudad de Cornellá y para cerrar el estrado José García Giralte, Alcalde de Huéscar, Granada.
Todo el espectáculo comandado por el speaker Jordi Subirá, que dio comienzo al sustrato, dando las gracias al público asistente, a las autoridades. Dando la palabra a Irene, que habiendo sido nombrada nueva ejecutiva de la Biblioteca, valoró la puesta a punto de la novela Shoah, que se le daba en aquel instante la campana de salida al mercado y al mundo de las librerías.
Interviniendo
a petición del speaker los dos artistas, dos virtuosos excepcionales, dos intérpretes de la Escuela de Música de Cornellá. Al violín Tatiana Bilba y al piano Albert Andreu, que nos regalaron la banda musical de la partitura: La lista de Schindler.
Una vez estuvimos todos emocionados al escuchar semejante melodía, el speaker dio paso a Yara Fernández, filóloga y correctora de la novela Shoah, que estábamos presentando en sociedad. En la cual ella participó como correctora de estilo y parámetros lingüísticos.
Dando su valoración sobre la obra y haciendo comentarios sobre alguna de las impresiones que le había aportado. Sin llegar a hacer el llamado Spoiler.
Nuevamente el presentador riguroso en su cometido llamó a Emilio Moreno a subir al entarimado y frente al micro dijera todo lo que pensaba de la obra, del autor y de sus circunstancias— tesis presentada por el escritor, que podréis leer al completo, si os apetece. Al final de esta crónica.
Los Alcaldes Balmón y García Giralte, cooperaron con sus palabras, gratitud hacia Alejandro que supo valorar y emocionado iba absorbiendo todas las vibraciones positivas del momento.
Cerró el certamen el autor de la obra, dando las gracias y explicando como se inició la gestación de lo que en esos momentos presentaba en su Shoah.
Jordi Subirá dio término definitivamente al coloquio, dejando un halo de buen hacer y sobre todo de aprecio y cariño por Alejandro y por todos los que a bien tuvieron honor de compartir esa celebración





Buenas tardes a todos los presentes, por ser y estar en el momento adecuado para honrar el detalle literario de nuestro amigo Alejandro, que además de la presentación de su Shoah del alma, se entrelazan más de media docena de motivos, que aquí los dejo anunciados y sin nombrar porque imagino será él mismo; el que los desgranará en su locución.

Como inicio en este compromiso de introducir la creación literaria de un colega, me limitaré a la autentica verdad y a reseñar aquello que conste y tenga auténtica reseña. Sea digno de nombradía, haciendo un repaso más o menos creativo sobre lo descrito. Sobre los motivos que llevaron a las diferentes plumas a reflejarlo para constancia de los siglos venideros.

Si se pregunta a la mayoría de los lectores jóvenes ¿Qué es la Shoah?, lo más probable es que no sepan responder.

Shoah es una palabra hebrea que significa masacre o catástrofe y; se refiere directa y normalmente al exterminio de los millones de judíos por el 3º Reich, que se interpreta a menudo con el nombre de Holocausto, cuando en realidad el término holocausto no llega a ceñirse a este significado de exterminio.
Holocausto equivale a mencionar “la Ancestral ofrenda religiosa”, propia entre los religiosos judíos, donde se quemaba la víctima completamente.
Como sacrificio y ofrenda, celebraba por el bien o el beneficio de otras personas.

Por tanto, nosotros aquí nos referiremos al exterminio al que hacemos referencia, con el vocativo: Shoah, para significar lo que llevaron a cabo en la segunda guerra mundial. Aquellas inhumanas tendencias que a parte de sufrirlas el pueblo judío también se ensañaron entre gitanos, hindúes y demás etnias.

Realmente la Shoah se legitimó expresamente para nombrar las anomalías que aquella industria del exterminio mediante cámaras de gas y hornos crematorios, generó en el pueblo semita.


Para mas inri y por dar más detalle al llamado Holocausto, decir que: es el único genocidio a lo largo de la historia de la humanidad en el que se ha querido asesinar a todo un pueblo.
Hacerlo desaparecer de todo el planeta. ¡¡¡ Exterminarlo !!!.
La religión judía, fundamento del cristianismo, pervive desde hace unos cuatro mil años.

En definitiva es la generadora de las demás religiones.

Para adentrarnos de forma simple en esta convicción querría significar sin demasiada extensión ni ser muy prolijo en detalles frecuentes, que no debemos olvidar, del inicio de las adversidades y, digamos como principio que el Judaísmo es la más antigua de las tres religiones monoteístas, junto con la Cristiana y la creencia de los musulmanes “el Islam”.

Todas ellas originarias en el Oriente y llamadas <> porque proceden de Abraham.

Por tanto, hemos de saber sin dudar qué, es una realidad, que del “semitismo” derivan las otras dos religiones.

No existe un ente especial que sistematice y fije el contenido del dogma del hebraísmo, su práctica se basa en las enseñanzas de la Torá, —constituye la base y el fundamento del sionismo.—también llamada Pentateuco, que está compuesto por sus cinco libros.


A su vez, la Torá es uno de los tres libros que conforman el Tanaj que no es más que el llamado Antiguo Testamento.
El que fue entregado a Moisés junto con la Torá, en el monte Sinaí
Conservando la esencia, desde esa época junto con la de los profetas.


Han sido muchos los autores que han tocado el tema del angustioso Shoah, entre ellos plumas destacadas como Primo Levi, Marie Frank y Eliezer Wiesel, que luego nos ocuparemos mínimamente de su batida y nombradía por méritos adquiridos. Por las masacres acaecidas, las barbaries y desapariciones de vidas jóvenes y no tan lozanas en los hornos crematorios, los genocidios caprichosos, que poco a poco fuimos conociendo y que en algunos sectores, por desgracia, aún dudan de esa realidad manifiesta.
Fueron desapareciendo infelices, con el mas amargo despropósito. Despojándolos incluso de sus piezas dentales, de su cabello y de su dignidad.


Se ha intentado minimizar aquellas autenticas y salvajes acciones; como siempre pasa; por motivos dinerarios y con fines políticos.
Intentando camuflarla como si fuera una historia inestable, de las que ocurren y han sucedido en este mundo descerebrado, sin dejar demasiada raíz.
Patrocinando los sucesos criminales como si fuera una epidemia llevada a cabo por ciertos asesinos, en el transcurso de una fiebre accidental.

Un desequilibrio pasajero procedente de un flujo malhechor y unas ideas rocambolescas acaecidas en este mundo raquítico y desquiciado en el que nos ha tocado vivir.

En muchos casos no dándole demasiada enjundia para el gran público y ya, dejar de hablar del tema como simplificando las responsabilidades de lo acaecido.
Sin embargo, como es natural, cuando se pretende obviar una situación con manejos inadecuados y pretensiones de poca transcendencia, es cuando se vuelve Vírico y; se hace doliente para aquellos que tienen corazón, equidad cerebral y familia.

Se han rodado sobre este tema películas impresionantes, testimonios asfixiantes, reportajes de todos los colores y multitud de escritos extraordinarios, que nos han llegado al conocimiento, para nuestra vergüenza.
La misma dureza que tuvieron los supervivientes, los que quedaron aquí para contarnos lo sucedido y fueran testimonios fehacientes de los crudos acontecimientos.
Sin olvidar que alguno de ellos se quitó la vida, por vergüenza y dolor de haber sobrevivido. Dejando sus memorias, sus escritos y sus relatos.


Primo Levi fue un escritor italiano de origen sefardí, autor de memorias, relatos, poemas y novelas. Además de ser un resistente antifascista y uno de los supervivientes de la gran calamidad.

El responsable de las siguientes letras






Me llamo 174517; nos han bautizado, llevaremos mientras vivamos esta lacra tatuada en el brazo izquierdo. La operación ha sido ligeramente dolorosa y extraordinariamente rápida: nos han puesto en fila a todos y, uno por uno, siguiendo el orden alfabético de nuestros nombres, hemos ido pasando por delante de un hábil funcionario provisto de una especie de punzón de aguja muy corta. Parece que ésta ha sido la iniciación real y verdadera: sólo “si enseñas el número” te dan el pan y la sopa. Hemos necesitado varios días y no pocos bofetones y puñetazos para que nos acostumbrásemos a enseñar el número diligentemente, de manera que no entorpeciésemos las operaciones cotidianas de abastecimiento; hemos necesitado semanas y meses para aprender a entenderlo en alemán. Y durante muchos días, cuando la costumbre de mis días de libertad me ha hecho ir a mirar la hora en el reloj de pulsera he visto irónicamente mi nombre nuevo, el número punteado en signos azulosos bajo la epidermis”
relato de Primo Levi In Memoriam.


Ana Angelies Marie Frank, conocida en español como Ana Frank, fue una niña alemana con ascendencia judía, mundialmente conocida gracias a su diario. El “archi” conocido Diario de Ana Frank.

La edición de su diario íntimo, donde dejó constancia de los casi dos años y medio que pasó ocultándose, con su familia y cuatro personas más, de los nazis en Amsterdam durante la Segunda guerra Mundial.


Poco antes de tener que esconderse, Ana recibe un diario personal como regalo de cumpleaños, en el que comienza inmediatamente a escribir. Durante el periodo en que estuvo escondida, Ana escribe sobre lo que ocurre en la Casa de Atrás y sobre sí misma. El diario es un gran apoyo para Ana, quien también escribe en él cuentos cortos y colecciona citas de escritores en su «Libro de Frases Bonitas»
Cuando el ministro de educación neerlandés hace un llamamiento – a través de la radio inglesa – a conservar los diarios escritos durante la guerra, Ana decide elaborar el texto de su diario para convertirlo en una novela a la que llamará «La Casa de Atrás». Ana comienza con la reescritura, pero, antes de terminar es descubierta junto con los demás escondidos, y arrestada.

Eliezer Wiesel fue un dilecto y especial escritor de lengua ( Yidigg) yiddish y francesa, de nacionalidad estadounidense, superviviente de los campos de la Gestapo.
Dedicó toda su vida a escribir y hablar sobre los horrores del Holocausto, con la firme intención de evitar que se repita en el mundo una barbarie similar.

En el primer campo de concentración, los nazis habían cavado pozos que fueron incendiados. Los nazis entonces lanzaban gente que no eran de ninguna utilidad para ellos como niños o ancianos, que fueron incapaces de trabajar.
La peor parte de esto es que estos hoyos fueron utilizados para deshacerse de personas que estaban todavía vivas.
Estas personas ¡¡ están vivas!!, vivas cuando fueron lanzados para quemarlos.
Yo no puedo siquiera empezar a imaginar el dolor y sufrimiento que sentí por esta pobre gente. Relato de Eliezer Wiesel.


Ahora le toca el turno a nuestro amigo y anfitrión Alejandro Sánchez, nacido en el verano de 1950 en la provincia de Granada, que llega a Cataluña procedente de Huéscar cuando no tenía más de 8 o 10 años, radicándose su familia en el bajo Llobregat.
Cuando cumple los 15 años ya se interesaba por la poesía en general y la literatura en particular, leyendo a los clásicos y todo lo que le cae en sus manos.
El tiempo de buscarse un porvenir llega y; labora para establecerse un porvenir, primero se adapta y después brega, compaginando sus ilusiones entre estudios y trabajo.
Alejandro deja de tener contacto con la pluma y con todo lo que tiene que ver con las letras de autor.
No con la lectura, sin embargo deja de escribir de forma temporal, para formarse y conseguir establecerse.
Transcurre el tiempo y en nuestro país parece que las normas van cambiando de forma imparable.

Él ya está acomodado y entretenido con su familia y su trabajo, que le absorbe por completo.

En el año 2009, participa en varias asociaciones literarias, donde en alguna de ellas incluso llega a ejercer como presidente.

Hasta que el tiempo volando nos trae a nuestros días.
Funda la Asociación de Poetas de Cornellá, junto a tres colegas más que le inducen de nuevo a tener aquellas ganas tremendas de escribir, de publicar y de lucir como el sabe hacer.

El autor de esta novela titulada La Shoah, toca de nuevo el delicado tema social. Tratando desde sus líneas de argumento, la disposición que tienen algunos desalmados sobre la concesión de la vida sobre el resto de los habitantes.
En una de sus facetas más delicadas, venidas del sufrimiento de la sin razón y del vulgar asesinato a personas indefensas.
Aquellas que vulnerables y sin el respaldo de las autoridades políticas ni religiosas tuvieron que soportar los caprichos asesinos y vejaciones en sus cuerpos.
Viendo en muchas ocasiones como sus hijos eran trasladados a las famosas duchas de gas, sin que nadie absolutamente hiciera un gesto para detener aquello.
Nadie quería escuchar los rumores que se venían sucediendo en Europa, mucho antes de que estallara lo que se ha dado en llamar la gran guerra.

Todos los que pudieron hacer algo. ¡Frenarlo! Se quedaban instalados en su mejor zona de confort dejando se cometieran aquellas atrocidades.

Siendo de una forma u otra todos; culpables de lo que al final sucedió y que alguno de los desafortunados relatos acaecidos, trata de narrarlos Alejandro Sánchez Ahumada en la Shoah, desde la voz del personaje omnisciente de Alexander Platkowska ….
¡La pregunta... es si hemos cambiado!, si somos conscientes de lo que vuelve a suceder a espaldas nuestras, puesto que de un modo u otro se siguen cometiendo actos coléricos, si no tan descarados como los aquí memorados sí; violentos e infrahumanos como estos.

Por ello de cuando en vez sale algún Alejandro comprometido y, nos los recuerda.