viernes, 23 de febrero de 2018

Los Poetas de Cornella, recuerdan a Marcos Ana


Asociación Poetas de Cornellà


Organizó un Recital Poético dedicado a: Marcos Ana.


El pasado dia 20 de febrero, se celebró un recital en recuerdo al poeta Marcos Ana, a cargo de nuestra Asociacion donde no faltaron los poemas del autor recordado. Disfrutando de las instalaciones en Cornellá  — Sala Raimon Llort de la Biblioteca Central García Nieto —


Participaron por parte de Poetas de Cornella, como presentadores:







                                                                                                                                                                                           
                                                      Jesús Pico    




                                                              Carlos Oyágue



                                                     Luis Arranz

                                                                  

Anabel 




En la parte musical el gran guitarrista y amigo Miguel Ángel Pozo un artista, un virtuoso del instrumento. Fue una velada entrañable y amistosa, llegando a escuchar las poesías, los poemas del homenajeado, en las voces de nuestros __ en este caso rapsodas __ que indicamos mas arriba.
El personal que asistió arropando la actuación estuvo fenomenal, y recibió tanto la charla, como la presentacion via documental, de forma aceptable.





domingo, 18 de febrero de 2018

Desleal

















Ahora tu carnaval ha regresado
después de disfrutar a todo trapo,
de ser el más brutal, el mejor capo.
Harto de un desvarío exagerado.

Disfraz innecesario y ajustado,
que luces a diario como harapo,
pretendiendo fingir tu gran guiñapo.
Tu indecencia moral, de acobardado.

Más tarde en el tablón se disimula,
escondes tu doblez, sembrando envidia,
entre aquel que te adora y estimula.

Creyendo en tu alevosa y gran perfidia,
hasta que te descubren tú película.
Tu representación. Tú cruel desidia









jueves, 15 de febrero de 2018

Oración















En el nombre del ser, el que abastece
todas nuestras codicias con su celo,
que vive en esta tierra o en el cielo.
Haga su voluntad, según merece.

La Fe perdida hoy nos oscurece
a tanto barbiespeso ya sin pelo,
que sumerge el sollozo en su pañuelo,
fingiendo que es cabal y te obedece.

Dispón de la mejilla sin qué esté alta.
Así como nosotros con vileza,
disimulemos lo ruin que resalta.

Por conformar mi espanto y mi flaqueza,
danos hoy la paciencia que nos falta
librándonos del mal con su certeza






domingo, 11 de febrero de 2018

Un beato enamorado







San Valentín es la estela del gusto,
del recuerdo de amar y ser amado,
la dicha de vivir enamorado.
El patrón del amor bonito y fausto.

Se envalentona y es un tanto injusto.
No pregunta si estás amartelado,
yendo a la suya, te infecta, el alado,
contagiando sus mimbres sin disgusto.

Entrando en su voluta estás soñando.
Si algún amor te ronda: que gozada,
lindo es vivir bajo el laurel; amando.

Busca el día catorce y; da a tu amada,
ese flagrante amor, que estas deseando,

para hacerla feliz y; ve sembrando





felicidades a todos los enamorados por ser

uno de los estados más felices de las mujeres
y hombres. Es como una droga, que si dura 
en marcha deleita y propaga un zumo invisible.
Ay si la llama se difumina y se pierde, entonces
es un mar de incertidumbres.
Procurad que no se apague ese fuego.










viernes, 9 de febrero de 2018

Conceptual y poético




Amigos que lo son, hasta el último,
por siempre maniatados con cultura,
con las letras, el arte, y la pintura.
Del alma mía; ¡ A todos estimo!

Como frente y bandera, justo atino
verbo usado precioso con altura,
que la vida, la nuestra por natura,
nos acerca con época y destino.

Sin olvidar la historia que nos ata,
con grandes discusiones resistimos,
procurando meter poco la pata.

Fomentar que los miércoles, unimos
nuestros considerandos en dar lata
y además de charlar nos avenimos







Cada primer miércoles de mes
se reúnen en Barcelona estos amigos,
los cuales precisan de más colegas
para aumentar esa tertulia en el Viena
de la Ronda de San Pedro.
Anímate




















miércoles, 7 de febrero de 2018

Eres dulzura














¡Sí! ... Te llamo,
yo te espero.
Si te quedas,
yo me muero.

Te estoy negando
acalorado.
Por esta lluvia
que va infectando.

Diluvia en el alma,
su humedad escarcha.
Reblandece el cuero,
desdibuja y agria.

Si morir fuera fácil,
escogía la opción.
Dicen que es de cobardes,
saldar vida y amor.

Mucho se quema en el gozo,
cuando pierdes dignidad.
Con el asedio de puertas,
mi cobardía final.

Si supieras, lo que te quiero,
tendría tu gusto y respeto.
por tu estampa y siendo sincero
gozaríamos de tu cuerpo.

Atractivo, tu perfil divino,
el que sueño y dibujo sereno.
Despierto sabe y, dormido es vino,
vestido iluso, denudo atino.

Me embriagué de tu mácula moderna,
te perseguí por ríos de dulzura,
Cuerpo lleno de haz, luz sempiterna.
consiguiendo por fin tu hermosura.









martes, 6 de febrero de 2018

Desafiando voces


















Te estoy negando
sin negar.
Está lloviendo
sin llover.
Me estoy muriendo
sin morir.
Sueño despierto
sin soñar.

Sin negar
eres mi vida.
Sin llover
lágrimas vivas.
Sin morir
disfruto días.
Sin soñar
Solo eres mía.

Te siento cerca
un poco más,
la lluvia moja
calado esta,
tormenta terca
empapa más,
pero no exime
puedo pensar.

Puedo y no puedo
sentirte.
Quiero y no debo
soñarte.
Triste y alegre
reírme.
Siento y no siento
decirte.


No tengo miedo
ni soy valiente,
tan solo puedo
vivir consciente.
Menuda vida
tengo en presente,
en mi futuro
estoy ausente











domingo, 4 de febrero de 2018

Embudo singular






Estábamos aparcando el coche a punto de entrar en el bar de la estación, aquella mañana con tiempo de sobras.
Un miércoles para ser más exacto, de aquel abril tan lluvioso. Eran las diez y quince de aquella jornada, y ya habíamos trabajado hasta las tres y media de la madrugada anterior, por unos problemas en la gestión de un proceso en el Centro de Cálculo.

Por lo que volvíamos sin prisa al trabajo, después de descansar un rato.
Nos disponíamos a tomar un reconstituyente antes de reincorporárnos de nuevo a la oficina, después de haber dormido, tan solo cuatro horas muy justas.
El descontrol de mi cuerpo para aquellos días estaba servido.

Cuando el sueño se interrumpe por causas ajenas y no es estable ni equilibrado por la escasez de dormir. Cuesta un hartazgo reponerlo__Ya pueden ser los problemas del tipo que sea. Si lo son y, se arrincona el descanso a la brava__ Voy de mal en peor toda la semana__(Esa era nuestra situación. Tanto para Antonio, completamente agotado, como para mí).
Al bajar de aquel Citroën Dyan 6, que se meneaba más que las caderas de la Trueñy.

Los dos camareros del bareto Estación, conocían perfectamente a Antonio Vidal. A mi no tanto, pero yo diría que me tenían visto de otras ocasiones, no por ser cliente tan fiel como mi compañero pero, si me tenían en la lista.
Sin preguntar a nadie, los muchachos de la barrita, sirvieron sendas copas alargadas y ovoides trasparentes y regordonas, con un néctar al que Toni, le encantaba.

Retirando las botellas y colocándolas en las estanterías suspendidas del centro del mostrador. Justo en el marco de lo que ocupaba toda la amplia barra del bar.
En cuanto tuvo el servicio dispuesto frente a él; mi amigo Antonio, tomó su copa airadamente y con ganas la degustó. Con un trago corto, sin pestañear.

__Esto no es brandy Mariscal Hinojosa__,dijo mi compañero mirándome a los ojos y poniendo cara de ser estafado de buena mañana. 

Tomó mi consumición __¡A ver la tuya, cómo sabe! Sin pedir el mínimo permiso, se la llevó a los labios y se tragó mitad del contenido. Después de catar el trago, Antonio me cedió la copa y me hizo un gesto gracioso de los muchos que hacía. Invitándome a que procediera.

__ Críspulo, prueba el brandy y dime por favor que no me equivoco. Estos tíos, son unos tramposos y han querido engañarme el día que menos debían hacerlo.
Alcé mi vasito y brindé, mojandome el gaznate, creyendo que estaba en plan de guasa. Sin entender aún y sin acabar el trago.

__ Yo no noto nada Toni, a mi me parece que sabe como cada día ¿No? __ sonreí amable y confiado.
Airado acabó de consumir mi copa y repitió de nuevo_ esto es un robo, ¡Joder!

Llamó al camarero, de forma grosera ¡Oye tú, ven para aquí, prenda!
El barman; otro guapete, de esos a los que no se les puede mirar demasiado de galga porque se ofenden muy a prisa, se acercó con una ceja ya arqueada y preguntó:

__ ¡Usted dirá señor Vidal! Con mucha guasa y descaro, como diciendo__ ( de que vas. Conmigo has tropezado en el bordillo de la barra y se te van a caer los dientes ).

__ Déjate de ostias y deja al señor Vidal, no sea que te arrepientas__ alertó con grosería.

__ Estos tragos que nos has puesto en la copa, no son de la marca que tomamos siempre.
No son Mariscal Hinojosa, y además es brandy de garrafa, del que vendéis a granel o les colocáis a todos los borrachines del barrio. Los clientes de paso y no entendidos.
Cobrandoles su consumición como si fuera del original. ¡Así engañáis a los tomados!
¡A mi no es necesario me engañes! ¡Suelo conocer muy bien los sabores!

__ ¡De qué vas tío! Quieres formarla de buena mañana__dijo el Barman presumido, retocándose su tirabuzón del flequillo__ ¡Imposible!, nosotros no rellenamos las botellas con un embudo amarillo pequeño, dispensado por la marca distribuidora, que guardamos en el cajón de debajo del fregadero, con el coñac perruno de la garrafa gris__ Acabó rematando el sabelotodo y buen empleado con poca convicción y con un final de comentario áspero para hacerlo creíble.
__ ¡Eso te lo inventas tú!

__ ¡No quiero esta mañana, ni líos ni a tramposos! Te lo diré sosegado antes de que se me junten los cables y os arrepintáis__ amenazó Antonio__ ¡Dile a tu jefe, ese que se esconde, que aflore el morro!

No pasaron treinta segundos, cuando la cortina de canutillo del final del pasillo sonó con tantas albricias que todos los allí presentes giraron la testa en dirección de donde llegaba el ruido.
Apareciendo súbito y con cara maliciosa, un tal Mingo. Conocido por todos los borrachos del barrio, como gente muy salida de toda regla. Además responsable de la cantina.

Llevando en sus manos muy a la vista, una original botella sin desvirgar. Una peculiar y auténtica reserva de brandy Mariscal Hinojosa, para descorcharla delante de los dos amigos; diciendo

__ Ha debido ser un error Antonio__ No solemos hacer tejemanejes en este local y todas las bebidas son autenticas y muy auténticas.

__ Entonces__ arremetió Antonio con evidencia__ para que tenéis ese embudo singular, amarillo canario y tan preciso y adecuado, de la marca del licor. Con el logo de la distribuidora, que dispensan precisamente los comerciales para el relleno de no todas,... ¿pero sí para algunos envases? Lo puedes explicar sin excitarte.

__ ¿Tú cómo sabes esos detalles tío?__ comentó Mingo, con una cara de pocos amigos, repasando con los ojos a sus dos camareros, que secaban la vajilla y las tazas del fregadero pendientes, con algo de temblor en sus extremidades superiores.

Antonio respondió, riendo y haciendo el gesto que Mingo conocía y le era muy familiar, al balizar con su dedo a uno de los ayudantes de la barra, que demostraba la veracidad en lo que decía, por sus gestos de sincera aprobación.

Queriendo quitar un poco de tensión y, haciendole un gesto al barman para que desapareciera del escenario Mingo;  le anticipó unos pensamientos, que sonaron a amenaza. Retomando la conversación sin sofocos.

__ Por tu bien, y mira que te estoy aconsejando amigo Antonio__ Vaticinó con cara de ganster el tal Mingo__: No vuelvas a ofendernos jamás, con esos comentarios y menos frente a los parroquianos que tenemos en el snack y para que veas que somos de buena ley, y siempre andamos con la auténtica verdad por delante__ siguió apaciguando el jefe de la cantina__ A ver que opinas ahora del liquido de este reserva.

Si gusta al paladar de los señores y por si una de las casualidades también, creen comparable, con los rellenados nocturnos de brandy más barato, que según ustedes preparamos con nocturnidad usando el embudo de la marca y que se guarda para su disimulo bajo el fregadero






martes, 30 de enero de 2018

Criminalística, ciñe cabos






Espiniella, reportó lo hallado en su cuartel, y allí comenzaron definitivamente las pesquisas que aguardaban precisamente, ese punto de partida, ese detalle que no afloraba y que tan despistados les tenía a todos los de la comisaría.

Intentando hacer el reporte cuanto antes con la caporal Esmirna, dado los acontecimientos que se dieron y que no estaban ni preparados ni pautados. Con lo que se dirigió aquel agente al despacho de la caporal para comentarle oficialmente como se había desarrollado la visita a la casa de Irene, con el concurso del sobrino Edwin.

Dándole a la postre, las impresiones que había sacado Espiniella a su jefa, con todos los detalles y la sucesoria de como había encontrado Edwin, los dos talones, tras uno de los cuadros murales de Gaudí, que pendían de una de las paredes del salón comedor, sobre el sofá azul marino y que se les había escapado a los investigadores del cuerpo.

Inimaginable localización para guardar y disimular tanto dinero, a pesar de estar sujeto a un par de libranzas que se habían de cobrar nominalmente ingresadas en una cuenta por Narciso, aquel hombre tan preocupado, por Irene y que ahora podría darse el caso de estar en la cuerda floja. Pudiendo descubrir más que un motivo de esa tan llevaba y traída ofuscación.

Ya reunidos en el despacho de Esmirna, ésta le conminó a Espiniella, que le comentara, con qué criterio pudo llegar Edwin, a la averiguación y hallazgo de los dos talones, que en un principio a los expertos de la policía se les había pasado por alto.

__ Dime Espi__ preguntó la caporal__, que pasó, como atinó en ese lugar, ¿crees que sabía algo más de lo que aporta? __ volvió a preguntar antes de recibir la primera respuesta__ ¿Lo hizo parecer como una casualidad?

__ Creo que no había nada oculto en Edwin__ Lo noté en todo momento relajado y veraz, hasta incluso demasiado por los comentarios que me hizo sobre estar en aquel lugar donde él creía o notaba seres extraños que le abrazaban. Con lo que tenía unas ganas locas de abandonar aquel piso, que se las traía__ siguió argumentando__ Lo único raro fue que antes de cerrar la puerta al marcharnos, Edwin se dio media vuelta, sin más y se volvió al salón. Como atraído por algo, que le llamaba y abducía hacia el recinto, hasta que llegó frente a algo que no destacaba.

__ Te repito Esmirna__. Nos veníamos y al ir a cerrar la puerta, tras nuestras espaldas, este tío, se dio media vuelta y yo claro le seguí.
Se dirigió sobre uno de los cuadros de Gaudí, que pendían de la pared lateral y lo descolgó, apareciendo como te decía dos sobres de un color amarillo, uno abierto con los dos cheques y con inscripción.

En el frontal definía escrito a lápiz: entregar a Narciso Yates Imperial, para que sean ingresados en cuenta.
__ Me preguntó quien era Narciso__ No le contesté, como si no me fuera la cosa. Siguió observando, como comprobaba lo encontrado.
El segundo y de menor tamaño que estaba engomado por la parte trasera, el que no permití fuera abierto, y requisé para traerlo a comisaría.
Solo se podía leer unas iniciales, escritas con tinta negra y al parecer con una pluma Montblanch de plumilla amplia, según los grandes y anchos trazos

__ ¿Como se sujetaban los dos sobres tras el lienzo de la pared?__ preguntó la caporal a Espiniella.

__ No eran cuadros de pintura al óleo, eran retablos de cerámica, que llevaban insertos por la parte trasera, una punta de los sobres. Entre las divisorias de las cuatro teselas, sujetos en los intersticios.
Por la otra cara, se divisaba, como bien digo la imagen histórica de Casa Batlló de Gaudí.
Cuatro lozas de mosaico o terracota, que colocadas dentro de un marco nidal, aguantaban la grabación del dibujo de la construcción de Gaudí.

__ Que reacción tuvo Edwin__ preguntó Esmirna__ al ver los dos sobres, quiso adueñarse del contenido, o dejó que tomaras la iniciativa.

__ Para nada__ Se mostró siempre atento y refinado__, él simplemente oteó, o imaginó, o como me decía al entrar, que __no estábamos solos, que en el ambiente existía un algo especial__ que le abrazaba.
Simplemente bajó los cuadros y en uno de ellos, al darle la vuelta notamos los sobres.
Que en ningún momento__ dejó muy claro Espiniella__ tocó con sus manos, para evitar debilidad en las pruebas__ asentó el guardia, muy serio__. En todo momento dejó que fuere yo, el que tramitara aquel hallazgo.

Lo que sí, preguntó como es que él, no estaba al corriente de las investigaciones que están abiertas y como no es nada tonto, él hizo sus cálculos y al decirle__ que los dos pagarés lo había de requisar de momento, para llevarlos a la Comisaría y que allí proseguirán con la investigación que se lleva a cabo.

Edwin, me recriminó y me instó por no saber nada de exploración sobre Irene, ni del compendio del suceso. ¡Que es lo que le ocultábamos!
Tan solo le contesté lo que pude o imaginé.

Recuerdo le dije estas palabras, porque además sabía que saldrían a la palestra, contigo o en algún momento y las memoricé.

__ Mira yo no puedo adelantarte nada, pero por favor no me involucres.
En la comisaría, por parte de mi jefa, la caporal Esmirna, se ha abierto una vía de aclaración sobre un par de cosas, que no son normales.

Creo que ella te pondrá al corriente__ Finalizando ahí mi actuación.
Nos separamos y cada cual a sus cosas, los talones ya están en manos de los especialistas, incluso el cuadro de la Casa Batlló, quedó apartado en su lugar, colgado en la pared y con las mismas salimos de aquel enclave siniestro.