jueves, 20 de abril de 2017

Olga. Luce en Abacus de Cornellá



Tengo el gusto de hacer una crónica sobre la Presentación de Olga. Novela policíaca de mi amigo Vicente Corachan, que la exponía en Cornellá y qué mejores letras puedo dejar en este apartado de mi bloguer, qué las que preparé para su primicia en los salones de Abacus. A parte de todo el personal que hubo a lo largo de toda la ceremonia, y de las personas que se interesaron en un día de futbbol, en una fecha, que el equipo se jugaba el pase a otra fase.
Hubieron valientes que estuvieron presentes y lo disfrutaron. 




Esta tarde con motivo de Olga nos encontramos en esta Milla Literaria de Abacus, para presentar una novela redonda y amena. De las que se abren y en las primeras cinco hojas  …. ya han conseguido eclipsarte, seduciéndote para que le vayas dedicando proporciones de tu tiempo hasta que la consumes.

Devorándola y queriendo averiguar lo que su autor con maestría nos va dibujando con un trazo fácil y comprensible.

De eso se trata, hoy y aquí. Hablar de Olga, con disimulo y con descaro pero, con algunos trucos, al explicar su paseo por la novela, sin llegar a descubrir, que dentro de la trama juega un papel importante y es uno de los nexos de la influencia entre el protagonista y la incertidumbre.
Literatura precisa, la usada con influencia matemática lingüista y un desarrollo geométrico que normalmente le precede a Vicente, el autor, para el desarrollo de su obra.

Hablar de Vicente Corachan, es muy fácil. Primero porque todo el mundo le conocéis. No es la primera vez que se pone el delantal y los manguitos para escribir novelas de intriga. Ademas de ser un hombre que ha dedicado toda su vida a la ley y el orden.


Habiendo estado por motivos profesionales en el ojo del huracán de los marrones más amargos de nuestra transición política, de no hace tantos lustros.

Un sabueso que ha pasado por muchas de las secciones de nuestros cuerpos de seguridad estatales. Un entendido y muy versátil investigador privado.

Así es como ha obrado en su novela Olga, con una especial magia que ustedes irán disfrutando y digo disfrutando porque a la par gustaran, muy mucho por ir descubriendo a Gumersindo Hierro, es un detective que vive en la Ronda de San Ramón y suele dar paseos deportivos por el camino del río Llobregat.

"Gumer" presume de una edad fenomenal, así como de su forma y sus gustos.
Describe a un hombre normal de nuestro tiempo, con sus ilusiones y sus penas como cualquier vecino del barrio. Dibujo sencillo del tipo normal por antonomasia.


Ahora con una agencia de detectives, dedicado a desentrañar misterios y aclararlos para que otros con las leyes en la mano puedan distribuir primero justicia y después si hubiere caso penitencia.

Siendo él un tipo de persona que siempre está a la vuelta de todo y que los detalles pequeños o inapreciables él los valora, los detecta, analiza en el mismo instante que están penetrando por sus pupilas, para darles ese contenido literario que dosifica la novela desde el comienzo.


Un enamoradizo el amigo Gumer, que se va fijando en las mujeres que le van saliendo al paso, ya sean las pasantes de juzgado, como Raquel o las abogadas y leguleyas que están de buen ver y saben vivir la vida como mujeres de su tiempo.

Haciéndose el exagerado y el interesante y ademas; lo usa como argucia para encandilarlas. Afirmando que no le va mal del todo.

Un buen día recibe en su despacho la visita de un cliente, potentado que es el que le complica la vida, y casi acaba con sus huesos.

Muy bien transportada la acción desde Barcelona a Madrid, guardando todas las premisas habidas y por haber, y teniendo y desarrollando los detalles cuantiosos que los mima con esmero para dejarlos que los disfrutemos sus lectores.

Enseñándonos como es en parte esa profesión de investigador y las horas que se pasan persiguiendo, reconociendo y esperando detrás de una farola o desde el lugar de su automóvil.

El trasfondo de la novela lo urde con esa lentitud necesaria que aportan los detalles para comprenderlos, con su descriptiva magistral, abona el camino y desgrana aquello que los ignotos, los no impuestos en el mundo de la observación desconocemos.

Siempre con la pesadumbre de creerse engañado y usado por aquel rigor de enamoramiento que transluce por aquella mujer, que llega a dudar de sus caricias y de sus amables rituales. Siendo él un hombre que se cree, que esas cosas ya no le pueden sobrevenir porque él esta fuera de todo peligro en la diatriba del amor.

Una mujer que conoce gracias a sus dos amigos del alma, en el cumpleaños de uno de ellos, que irrumpe en su vida con una fuerza extraordinaria y que le bebe el oremos, casi desde que la invita a su primera copa de cava.

Gumer el investigador que a parte de todo tiene un gusto extraordinario por los menús en los baretos de la zona que el conoce. Haciendo mención de ellos, en una forma aseada y sin que sea postizo. Destacando su gusto por el vino de rioja, y las canciones del Camaron de la isla, que las hace lucir en momentos de la narración y que sobresalen mientras lees esas letras tan bien colocadas que te llevan con sugestión donde el autor pretende, para dejarte luego con un radical cambio que controla de forma expedita.

Su coche es el BMW Serie 2 Cabrio, y su musa en la música es India Martínez, que se aprovecha de sus canciones Gumer, para deleitarse en los momentos románticos, traspasando al lector el vibrator de la artista y la melodía sensorial.


Con mucha técnica, describe el final de lo narrado, haciendo uso de matices profesionales, con los investigadores de la Brigada en Madrid, entonando los quebraderos de cabeza, que sin duda deben enfrentarse cada día para desentrañar las más sofisticadas trampas, en el uso de los homicidios, asesinatos y demás barbaridades que se ven insertos de forma habitual en sus quehaceres profesionales.

Analizando la diferencia que existen entre cuerpos del Estado y Policías Comunitarios, que sin duda están en correlación y de acuerdo, pero no deja de entrañar ese punto discordante en la salsa común que suelen degustar.

La sorpresa final, ni siquiera la voy a mentar, porque es de recibo que mis amigos los aquí presentes, tomen buena nota y compren esta novela, para que la disfruten como todos los que sabemos que Olga, es un nombre de una mujer Marbelli y además preciosa.













sábado, 15 de abril de 2017

Imperativo natural



Creo que si todos muriéramos al cometer un delito
el mundo no tendría delincuentes.

Llevaríamos más cuidado en no dañar lo ajeno
evitaríamos incluso insultar al prójimo por capricho

No existiría el celo malévolo entre hermanos y colegas
y sin dudarlo, la felicidad estaría repartida entre todos
porque estaría desterrado aquello de:
quítate de ahí; que me pongo yo.
Desconoceríamos la maldad, al no entender de envidias.

__ Debes vivir en otro mundo, ¿Verdad?
__ ¿Serás de otra Galaxia?__ preguntaron

__¡Así debe ser!, porque no lo comprendo
visto lo que veo y oído lo que escucho.

__ ¿Eres humano como nosotros?

__¡¿Ah… vosotros sois humanos?!

¡Debí ser el último de mi especie!
Porque justo cometí mi primer delito y por imperativo natural
tuve que morir.








miércoles, 12 de abril de 2017

Muerte con sospechas



La policía autonómica, no se fiaba demasiado de lo que Nayim, el amigo Narciso Yates Imperial, vino a significar a parte de la denuncia en regla de la desaparición de Irene y comenzaron con las pesquisas, para ver donde llegaban ciertas noticias que los jueces poseían y que estaban en proceso de investigación referentes al amigo y de la poca importancia que la familia de Irene había demostrado por darle entierro a la mujer.

Con lo cual también los cuerpos de seguridad hicieron que se iniciara cierta investigación para descubrir aquella muerte tan rara, que no levantaba apenas duelo, ni pena por parte de hermanos y sobrinos, que a la postre eran los que le quedaban a la difunta y cierto nerviosismo por parte del quizás amante de Irene y que lo había dispuesto todo para que nadie tuviera sospechas.

Al cadáver lo encontraron los bomberos, al entrar por la parte trasera de la vivienda, en colaboración con los Mossos del Guinardó, que fueron los que intervinieron de oficio, dando a posteriori, aviso a la familia de la finada, con escaso resultado misericorde.

En la vivienda se hallaron documentos en los que negocios del amigo de Irene, el ínclito Nayim andaba metido, que además les daba la posibilidad de hacer aquellos viajes extraordinarios a muchos lugares del mundo. Bogotá, La Paz, Caracas, Miami, La Habana, Bruselas, Rio de Janeiro, ciudades extraordinarias y despampanantes donde ellos habían paseado su amor y sus negocios de tapadillo. Además de un completo diario con fotos y comentarios de la relación que Irene Delapeire mantenía con sus hermanas, desde la muerte de su madre Xarme, la que idolatraba a su hija la menor, aquella Irene frágil que nació cuando ya nadie lo esperaba y que fue un regalo de Dios para según que personas, despertando una fiebre loca de celos en el resto de los componentes de su familia.

Irene fue una mujer muy guapa, que por medio de su figura y de su embeleso vivió durante toda la vida.
A pesar de estar bien colocada en una empresa puntera de la ciudad, pronto se las ideó para dejar de madrugar, ser una empleada normal y llegar sin esfuerzo a ser propietaria de su piso en Ferrer de Blanes. Contar con ciertas cantidades que le chorreaban cada final de mes, y algunas otras cuando ella se lo proponía, por parte de quien estuviera a tono, o el poseedor de sus noches de encanto.

Había nacido en el seno de una familia humilde, y las penurias al comienzo de sus días fueron de tronío, sin embargo, ella con ese carácter que le envolvía y una sonrisa ni triste ni demasiado altanera, sabía domesticar al hombre que se proponía, ya fuera casado o soltero, mas bien con caudales y de buen ver, con futuro prometedor, para que ella de la manera mas directa saliera beneficiada.

Morena clara, guapa y natural con rasgos poco marcados, siempre pasando desapercibida, buen tipo esbelta y una voz entre cariñosa y agradable, sabía cuidarse desde que amanecía y los esfuerzos que ella hacia jamás eran para perjudicarse, ni la espalda ni la cartera, sabía donde arrimarse siempre para que esos detalles tan poco románticos estuvieran solucionados desde el comienzo.
Un tipo perfecto, ni muy larga ni bajita, en la estatura preciosa de una mujer muy bien proporcionada y llamativa, buenas piernas y mejor culo hacían de la señorita Delapeire, una candidata a la mejor de las felicidades.

Había comenzado de muy joven a destacar por publicitar productos domésticos, y ser azafata en las sedes de Barcelona de las Ferias de Muestras, y demás eventos comerciales de la Ciudad Condal, eso le dio pie a que en un principio un empresario muy juncal dedicado a construir casas y complejos de viviendas, se la llevara a Mallorca de vacaciones y desde ahí, se iniciaron todas las pesquisas que la llevaron a vivir como una reina entre los veinticinco años y los sesenta y tres, que fue cuando empezaron las demoras en todo lo concerniente al bienestar personal y a flaquear las cuentas corrientes de la dama.
Generando envidias en alguna de sus hermanas, también solteras como ella, pero peor paradas por la naturaleza.

El seno de aquella familia lo componían ademas de los padres, cinco hijos y, eran un varón y cuatro hembras, el muchacho era un pedazo de pan que se le llevaba con un hilo de lana por donde quisieras, había quedado tocado en uno de aquellos ataques de Meningitis y que no pudieron hacer nada los médicos ni los padres, ya que le sobrevino muy de niño, en el año de la guerra, con lo que siempre arrastró alguna deficiencia, que no le quitó ser un empleado decente en una empresa de los “Quince”, muy cerca del Paseo Maragall, la nombrada Sistemas de Control, dedicada a las artes gráficas para la empresa. Libretos oficiales, bloques de albaranes, facturas, diseños de formularios y libros de control y seguimiento.

Una de las hermanas, casada y desplazada de su hábitat, se veían de tanto en cuanto y no participaba en los grandes eventos de los que cocía la familia. En cuanto se emancipó Irene, le surgieron los problemas con las dos hermanas mayores, que pretendían frenarles la decisión, por motivos personales y rabias contenidas. Se marchó de la casa materna ya mayorcita, sin la aceptación normalizada de Xita y Pilarín














lunes, 10 de abril de 2017

Asesinó a Segismundo



Una vez la madre descansaba en su cámara, acompañada por el resto de sus hijas Marina y Xon, Xarme se enfrentó con su padre, exigiéndole le explicara en primer lugar de donde venían aquellos cortes que llevaba en los antebrazos, heridas graves que sin duda las había recibido en alguna reyerta, con algún desaprensivo.
Esperando recibir por parte de Saturio amplias explicaciones de su proceder, ya que desde un tiempo a esta su hija, por falta clara de comunicación del boticario, en no cumplir, ni tan siquiera disimular aquello que debía estar preestablecido con la normalidad familiar, tenían detalle.
Notando a su vez el desfallecer del buen tono que habían disfrutado siempre, y de la ausencia y falta de responsabilidades en su proceder, del desencanto y flaqueza del erario familiar, por el tanto juego, mujeres y vino que necesitaba, un padre que hasta entonces lo disimulaba con creces.

__ Tendrás que aclarar esta actuación tuya, que ya es una norma indeseable que hemos de aguantarte, madre y nosotras

__ Hija ha sido un percance desgraciado. Ya me conoces y suelo dejarlo todo bien agarrado, para sobre todo la gente no chismorree

__ Sin embargo ya me contarás como te has hecho las heridas, tan profundas de los brazos, que da hasta miedo mirarlas, por lo feas y sangrientas que son.

__ Has de ayudarme, a disfrazar ciertas cosas que están en mi despacho del Casino, que no puedo solventar yo solo.

__ Antes de eso__ dijo Xarme exigiendo__, has de explicarme para que lo pueda entender, cómo es que te portas tan mal con madre y con nosotras tus hijas. Estás ocioso y sin recursos, no eres tú, algo te está ocurriendo que nos ocultas y así lo destruirás todo, lo perderemos sin darnos cuentas, las deudas nos embargaran y los acreedores nos dejaran en la calle. Dejarás de poder tirar hacia adelante y en poco tiempo, serás una piltrafa, un embaucador y un delincuente barrio bajero, que no podremos arreglarlo en forma alguna.
Sin contar ese enorme despilfarro que llevas, sin darte cuenta que en nuestras arcas ya no entra dinero y solo hacemos que pagar deudas de juego, de vicios y de vergüenzas, cuando hasta hace poco solían entrar los dineros a borbotones.
Entiendo que los clientes de la barbería y los pacientes del señor boticario, no sean gentes que estén sobradas de caudales pero, todos ellos son honrados vecinos y pacientes agradecidos que poco a poco sufragan sus deudas, con su aportación algunos ingresos teníamos y suficientes pagos en especias recibíamos, cuando te dedicabas y estabas al frente de la botica, de nuestra farmacia y de la peluquería.
Ahora he de suponer e imagino se lo llevan los mancebos que tienes contratados y flaco favor nos hacen, puesto que desde semanas no entran ni divisas, ni comestibles ni dinero con el que ir a la panadería y al mercado de abastos. Ahora llegará la hora de abonarles sus nóminas y de donde sacaremos el montante para pagarles. Sin remisión el rincón que tenemos en la Banca de Navarra, va disminuyendo de seguir así valdría la pena no continuar erosionando el capital y, cerrar todos los negocios. Mandarlo todo al cuerno, porque puedo imaginar que los impuestos, las facturas de las medicinas a los laboratorios y del herbolario, tendremos que seguirlas pagando nosotros. ¡De donde!

__ Todo cambiará hija__ dijo Saturio, a Xarme, que estaba desquiciada. __ He tenido unas manos de cartas muy malas hace un tiempo. Desde que enfermó tu madre, no sé que tengo qué, no doy una de derechas.
En el Casino tampoco van mis apuestas como antes, toda aquella luz que tenía, aquella suerte en el juego con la que gozaba, se ha esfumado y eso ha hecho debilitar mi persona.
__ ¡Estás enfermo padre!__ contestó agraviada Xarme__, tú no debieras jugar. Eres el director del Casino, nos arruinaremos contigo y luego llorarás o harás lo fácil te quitarás la vida, con una de esas pistolas que cuelgan de la pared del salón. Decir que has tenido mala suerte, cuando tú eras el primero que mantenías aquella máxima de: “ la fortuna “ es un estado de emoción y solo eso. La suerte no existe.
En realidad, es lo que nosotros hacemos por forzar las cosas y nos aparece cuando creemos estar acertados en que todo nos viene a pedir de boca__ siguió argumentando__ Tu el hombre justo y cabal, aquel licenciado que veía la brizna en el ojo al vicioso jugador, del ludópata empedernido, el enfermo en ciernes y clamabas al cielo con tus maldiciones y para curarle y aconsejarle, si era preciso le recetabas un montón de brebajes para sacarlos de la degeneración y que ellos ya curados por tus pócimas volvieran al redil.
Ahora eres tú; el primero en sumarte al grupo de los descarriados. No te da vergüenza lo que va diciendo el pueblo de ti.
Sois el hazme reír de la población, con el lío de faldas que lleváis la peluquera y tú.
Dolores, a la que te tiras en su propia casa, sin importarte que tus hijas tengan que soportarlo y su marido lleve unos cuernos de ciervo de monte, que ya se los afila el herrero de la plaza.
Sin escandalizarte sobre lo que vierten sobre esa familia y la nuestra, por vuestros escándalos.

Saturio, no estaba sereno y ya le era imposible continuar perdiendo el tiempo que le quedaba, para poder mitigar la barbaridad que había protagonizado, el acto de salvajismo que encarnó aquella misma madrugada y haciéndole un gesto a su hija para que le diese la palabra enunció.

__ He cometido muchos errores Xarme y espinosos, muy graves pero; como el que voy a contarte ahora mismo, ninguno.
Trataré de enmendarlo, tengo muchos contactos de amigos que creo solventaran el asunto sin que intervenga la gendarmería y de otros que no lo son tanto, que por el mero hecho de que me deben grandes cantidades de dinero y favores, provenientes del juego atenderán sin demasiadas preguntas.
Todos ellos me ayudaran sin remedio precisamente para disimular y esconder los detalles y los líos de sus queridas, esas señoras de la sociedad que llegan invitadas por ellos.
Esos políticos de Madrid, que para disfrutar de un adulterio a la carta, traen disimuladamente al Balneario y al Casino, desde la estación de Logroño, a todo confort, para gozar de los baños de las termas. Con su jolgorio incluido y todo en secreto por estar ellos debidamente instalados en el partido y ellas por ser dignas esposas de gentes muy notables, también me echaran una mano para que todo quede oculto y nadie pueda enterarse.

__ Por mi parte, no quiero saber demasiado de tus fechorías, lo único que quisiera es que no des la nota en este pueblo, que todo se critica y ya vamos apañados con lo que tenemos encima. ¡Llamaré al servicio que traiga vendas y alcohol amercrominado para curarte esos brazos de homicida

__ ¡Escúchame!, y deja tus retahílas para otro idiota.

¡Acabo de matar al marido de Dolores, al amigo Segismundo, el bocazas de Arnedillo y lo tengo oculto en el despacho del Casino, esperando poder deshacerme del cadáver.

__ ¡ Que dices por Dios! Acabas de matar al marido de Dolores Zurita y te quedas tan tranquilo, esperando que yo te resuelva el entuerto ¡Estás loco!




jueves, 6 de abril de 2017

Soportando


















Gente que te rodea y te aplaude,
que le gusta, según ellos, lo que haces,
que te zarandean con palabras sin sentido.
Aunque en su interior finjan
y delatan que no les importas.


Creen que no se nota esa impostura.
¡Como esos!, cada día les trato y me sonríen
fingiendo su cinismo.


Compañeros de fatigas, que te escuchan
tan a prisa, que ni siquiera te oyen, que
esperan que hagas un descanso en tu charla,
para entrar ellos a presumir de sus codicias


Creen que lo saben todo, van a la suya
y no se besan porque no pueden.
¡Que nombre tiene ese espejismo!


Te aplauden en tu presencia y por la espalda
ríen, se mofan y lo que es peor te insultan,
ellos quedan felices, dentro de su celo.


Es necesario ser tan anormal para convivir,
no sería preferible, callar, escuchar y tolerar.
En realidad, a ellos les gustaría ser normales.


Lo peor es que voy y les soporto.



Si no fuese por los modales.








lunes, 3 de abril de 2017

El rompe bragas












Tantas alegrías secas, de ilusión, esperanza y desencanto
y tantos pretendientes, con carteras lozanas
Presumiendo frente a ti, cerca muy cerca de ti
¡Para errar!

Batiendo sus encantos como las hélices
de electrodomésticos baratos.
Se vendía para que te fijaras.
A la postre, ni donde “caerse herido”

Y fuiste a encandilarte del amor del más lerdo,
tanto buscar y ...
te prendaste de su nada, de su vaciedad,
del más guapo de los sin techo

Tocado por Cupido ¡¿Quizás!?
Alguien le ha dicho que es muy guapo
¡Se lo ha creído!
de ello vive, el muy ocupa.

De ello come y nada mal, por cierto
¡Va hacia ti!
a palpar tus heridas frescas,
cómo van los dedos a las narices impregnas.
Inconveniente y tan don Nadie, que prefiero callarlo

Es ahora, cuando debería dar el “do” de pecho
El ser compañero de alucines, de misterios.
De un futuro padre benévolo,
de un compañero sincero.

Tira la toalla y se esconde bajo su odorífero sobaco.
Se excusa diciendo que ya no disfruta contigo.
Que hace fechas, no participa de ti.

Excusa
Débil para abandonarte muy pronto
¡Quizás se ha buscado otra “ tontamor ”!
No fuiste la primera, ni la última
Llevas su olvido en el rostro.
No dices nada, sin embargo esperas su olvido
de un momento a otro y...
¡Lo sabes!



sábado, 1 de abril de 2017

Irracional lenguaje




Quien iba a pensar que se reconciliarían aquellos celosos mojigatos con tirabuzones.

Dos fantasmas que engreídos de ellos mismos vendían humo agrio de naranja borde y se jactaban de ser uno mejor que el otro.

Galanes que desprendiendo mentiras por las esquinas se hicieron acreedores de los detritos y venganzas de las cloacas.

Quien iba a conjeturar una duradera estabilidad, entre un “zorritonto” y una sabandija “cagainsultos”.

Entre un “metenredos” cobarde y un “derritepaciencias” traicionero.
Entre el chaparrudo buitre de los dolores fecales y el malabarista del despecho.

Quien iba a entender

Si ambos optaron por la urdimbre del “verdugosuegras”

Si uno y otro creyeron estar “cuadritontosos”.

Si entrambos quisieron destermolerse en las olas del Tsunami Niño diabólico y depositar su irrealidad en la idiosincrasia maléfica.


¡Jamás nadie imaginó a ninguno de los dos, con la cordura de un reloj de madera, con la prudencia del vuelo del insecto tigre, ni con el goteo de la idiotez!

¡Quién se aclara!











miércoles, 29 de marzo de 2017

En las nubes














Altas mordazas,
plano el silencio.
Velan misterios,
que cubre el viento.

Soy residente
del esperpento,
vine traído,
sin más cortejo.

En un alarde,
de afín altura.
Vi los detalles,
despejé dudas.

Como te extraño
eres mi espuma,
siempre he sabido
que eres la luna.

Desde mi nube
veo tus sayas.
Noto las mías,
las dos a rayas.

Sabes de cierto
lo que refiero.
No eres divina,
ni yo, certero
























lunes, 27 de marzo de 2017

Sin acento












Esplendor que ciega,
en cima dorada.
Colinas benditas,
de estampa soñada.

La brisa en calma
besa mil caras.
Verdad enjuagada,
por ser tan clara,

Converso en silencio
no emito templanza,
frecuente simpleza
hablar sin palabras.

Estos collados
de abruptas peñas.
Rasgan silentes,
heridas frescas

Miento si expreso,
no rezo al cielo
y al ser de noche,
rondan deseos.

Sueño despierto,
¡Ya no soy nada!
Silbo el recelo.
sonrisa atada.

Rocé el paraíso
creyendo estar yermo.
Desnuda apariencia
¡Quizás ya esté muerto!