lunes, 21 de abril de 2014

Viernes Doloroso


¡Si amigos!, todo comienza hace de paso mas de dos mil años. Tantas lluvias, tantos temporales, demasiados asuntos sin resolver y muchos disgustos que no se han narrado en todo lo que refiere la Semana Santa.
Por ello, es mejor buscar las historias en lugares creíbles, en recintos próximos. Desde que aquel Gobernador de Judea se lavó las manos en presencia del pueblo y preguntó a quien querían salvar. ¿Recuerdan aquella anécdota? ¡Sí! por Dios, ha superado todos los tiempos y todos los avatares y además ha salvado las mil y una maneras de explicarla, jamás nadie ha tratado de ocultarla. Por si acaso ahora no les viene a la memoria ahí va:
Tiberio Poncio Pilatos el prefecto Romano, preguntó al pueblo, a la multitud. _ ¿A quien suelto? _, de los dos uno dicen que es el que viene en nombre del cielo a salvaros, llamado Jesús y el otro es un ladrón conocido de todos vosotros, ¡Barrabás!.
El pueblo clamaba como desesperados, salidos de sí, en su creencia de estar en lo claro, despreciando al tal Jesús, aquel que decían había protagonizado aquel reparto de panes y de peces, aquel que a su amigo resucitó, tras llevar mas de dos días sepultado. En contra de aquel que vivía fuera de las leyes y entre peleas y broncas, sin olvidar todos los desmanes que protagonizaba. El gentío clamó dejándolo muy claro_. ¡ A Barrabás! ...¡Salva a Barrabás!
Del Quinto Prefecto de Judea, volvió a salir aquella interrogante_. ¿Al ladrón? ¿Queréis salvar al ladrón? y el pueblo volvió a vocear con rabia y con saña_. ¡Sí! a ese queremos librar de la cruz.
Tras más de dos mil años, el pueblo sigue eligiendo a los que como Barrabás actúan, los sigue salvando de la cruz y de dar la cara, siempre hay excepciones gloriosas que se salvan, sin embargo las menos. Condenaron a muerte al Jesús de Nazaret.
Que gozada cuando se ve en imágenes reales toda esa representación. Comenzando por el romper del silencio.
La llamada Rompida, a las doce del mediodía del viernes santo, cuando en la villa se unen de todos lados para ver esa estampa, tan real como que el sol luce cada día, que las imágenes muestren ese sonido, ese color esa fuerza que imprimen los mozos de Valderrobres, aporreando sus bombos y tambores, para hacer esa llamada de la crucifixión, para delatar a esos cobardes que hicieron que un hombre fuera a la cruz, viniera de donde viniera y fuera quien fuese.

Link de la "rompida". Marcarlo y con el botón derecho pulsa a ir  a:

http://youtu.be/ExjZjxNe32A



El viernes Santo a partir de la nueve y media de la noche, los nazarenos se preparan para sacar su procesión por las callejuelas de Valderrobres y con el peso salir al casco nuevo donde se aglutinan los turistas y los lugareños para ver discurrir su peregrinación. Todos rezan como en cualquier parte de España, que por lo menos en ese tramo horario no llueva, en caso contrario se suspenden todas las salidas y queda absolutamente todo anulado. 
Después de tanto ensayo de trompetas, de bombos y de tambores, que les lleva desde la mitad del año hacia estas fechas el ensayar, para que ahora por el capricho de la naturaleza en dejar caer su precipitación. Llegó la hora de la salida. Los cornetas a punto para dar el toque de atención y firmes y desde la plaza de la Iglesia, comenzó la comitiva a desfilar, cada feligrés se iba colocando detrás de donde ellos son creyentes, o tenían su promesa hecha.
Los Bombos comenzaron a dar su estruendo serio y seco, dejando el ímpetu bajo mínimos, los nazarenos serios, todos con su capirote encasquetado sin dejar traslucir quienes eran. En los márgenes de la derecha y de la izquierda de la procesión iban los acompañantes, con sus cirios y velas, justo al lado, delante o al pairo de su imagen señalada. Con paso serpenteante y cansino, muy lento iba transcurriendo la presencia de algo que en el ambiente levitaba
¡Boom, Boom! El susurro desesperante del bombo. ¡Requetequeté! el escandaloso rumor del tambor, sin tregua, sin pausa, sin prisa, sin gracia, sin garbo, sin más.

Silencio, pasa la Virgen por la puerta, y todos miran extasiados hacia arriba, nadie habla, casi ni respiran_ excepto aquellos que están de vuelta de todo_ La asociación entre la gente y el paso es ferviente y nadie lo expresa, todos en algún momento miramos al cielo, y decimos algo que nos de referencia a lo que solicitamos.
El bar de la plaza, esta medio en penumbra, todos recogidos, las mesas que disfrutan de los caldos de la tierra o de la cena que consumen, hasta disimulan en el mascar para que el rigor de la imagen que pasa, se dignifique con su postura tranquila y sosegada, degustando lo antedicho, sin precisar que la procesión andante cruza la plaza.
En otro tiempo, no muy lejano imposible hacer esta degustación sin más, y en esas tesitura. El mascar se unifica con el talento de los bombos y parece que se masca más la tragedia que la comida. Un traguito de vino amargo para pasar con lubricante ese degustar, que ya no gusta, que encima criticados por los penitentes que acompañan al trono denuncian con sus ojos. La gente se arremolina desde la plaza de España, puente de piedra, hasta la carretera, cruce a la izquierda, curva del horno de Guarch, hacia el puente de hierro para enfilar la calle de don Santiago Hernandez Ruiz, pasando por los porches del Casino, hasta nuevamente franquear la plaza España.
Volver a ver a los que mascan, y beben en penumbra, sin dejarse ver, sin ser vistos, sin ser destacados, decir ni ""muuuú,"" hasta enfilar la calle del Carmen hacia arriba, doblar por la calle del Codo a la izquierda, pasar frente al Hotel El Castell y llegar a la Iglesia principal de Santa Maria la Mayor, para guardar devotamente las imágenes para ser utilizadas en la Semana Santa del año próximo



Link de la "procesión del Silencio". Marcarlo y con el botón derecho pulsa a ir  a:

http://youtu.be/lnGvZzz8JtA


Dejamos unas imágenes de los detalles de la procesión de la Virgen, no es una diferente, es simplemente tomas que han sido detalladas desde otros ángulos o posiciones.


Link de los "detalles ". Marcarlo y con el botón derecho pulsa a ir  a:
http://youtu.be/rfxkG6vWxb4











1 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Interesante ritual, que si uno se pone a leer la biblia entonces descubre que es hasta casi pagano todo esto de los católicos en semana santa, sin ánimo de ofender. Soy de los que creen que siempre es mejor una relación personal, directa e íntima con Dios en el espíritu y en una vida práctica y sencilla del cristianismo antes que en la mera religiosidad y tradiciones humanas. Saludos.

Publicar un comentario