miércoles, 12 de marzo de 2014

Larry, un escocés




_ ¡Hola a todos! Ahora que estamos en la cafetería, y además juntos, quiero presentaros a Larry. No sé si lo habíais visto antes, ¿le conocíais?_ Nadie contestó_ Es un nuevo compañero que asistirá como lo hacéis vosotros a nuestras charlas. Os  pido que en la medida que podáis le echéis una manita para que se encuentre a gusto entre nosotros.

La verdad que va un poco perdido con el idioma. Es nacido en Inglaterra, y necesita que le tratéis para que se acostumbre al acento y a todo lo que nos rodea.

¡Esto para vosotros no os será difícil!_ dijo Luis, precipitadamente_ Ahora permitirme, he  de ausentarme. Tengo una curiosidad que he de despejar. No preocuparos demasiado, solo hacerle eco y atenderlo. Lo merece, no se le ve mal tipo.

Él, Larry; irá contactando con cada uno de nosotros. ¡Vuelvo enseguida! No me tardo nada, quedaos en la cafetería que vengo volando_. Larry te quedas con él _, le dijo mirando a Alberto, uno de los más prolíficos del grupo y el que más o menos llevaba la manija de casi todo. Un burlón reconocido que llegaba a ser indigesto en sus apreciaciones.
.
_ ¡Vosotros mismos!_. Volvió a echar un vistazo de soslayo con una sonrisa de esas que regala con frecuencia, y lacónico dijo_: lo dejo contigo Alberto, haz por entenderle  siempre se aprende algo. Sin más se escapó por el umbral de la puerta y desapareció.

_ Menudo rollo, nos ha montado el impresentable de Luis, ahora nos pone a un meterete de segunda para que le hagamos de madre superiora. Mientras él, se va por ahí a hacerle la pelota a quien todos sabemos y a ganar puntos apuñalándonos a los demás_ esputó con asco Alberto, que es el que quedó de responsable del extranjero.

_ ¡Oye! _. Dijo Mikel_, no seas tan mugriento,  que igual este tipo entiende algo nuestro idioma y después nos puede salir caro. No seas tan cojonazo como siempre y respeta alguna vez a alguien. A mí tampoco me gusta que vengan desde fuera a tocarnos los “Guevos” y a enseñarnos normas, pero nuestras impresiones a veces nos las hemos de guardar para nosotros y saber disimular con el resto del mundo.

Mientras Larry, miraba a un lado y a otro sin más, quizás sin imaginar nada de lo que estaba ocurriendo. Ellos hacían su cónclave especial, intentando a ver quien se comía la primera patata caliente y ya después de unos suspiros de tanta espera del anglosajón, se levantó Alberto de su cómodo cobijo y se acercó al pelirrojo de piel albina.

_ Me llamo Alberto; hola Larry, ¡que tal!  Como estás, le decía alargándole la mano para estrechársela. Floja perezosa y sin fuerza, como si estuviera apretando a una breva caduca. Mis compañeros, te miran, porque no saben cómo empezar.
Un poco les sucede como a mí. Voy a conversar despacio y mira de entender algo. El resto de los amigos sonreían viendo en el berenjenal en que se había metido y hacían caras risueñas como diciendo. “Menudo chocho”.

Mucho gusto en conocerte Larry, es un placer _ repitió nuevamente  Alberto_. Se levantó el inglés de la silla y con un gesto de presentación a lo limonero, miró a todos los allí presentes..
En la butaca de enfrente, Mathias, desalentado y en casi sordina tétrica dijo_: que lo jodan, y se vaya a su tierra, a dar por donde amargan los pepinos y a perseguir a sus causas.


 _ Hello, my name is Larry, and the pleasure is mine_ dijo Larry sonriendo y mirando alrededor, como esperando una respuesta o por lo menos una sonrisa

_ ¡Bueno, empezamos bien! Quiero entender que has dicho_ le dijo Alberto, no demasiado preocupado_ ¡Hola, me llamo Larry!, y el gusto es mío_, mi inglés es un poco precario, y no acabo de hilvanar las frases, o sea entender demasiado bien_. Siguió argumentando como queriendo quitar importancia al hecho y esperando que regresara Luis, para dejar de hacer de madre nodriza con una persona que no conocía y que no tenía demasiadas ganas de distraer.

_ ¡Entre todos lo conseguiremos!  No eres el primero, ni serás el último. Allí donde lo ves sentado Clint. Ahora le llamamos Clemente. Acompañó sus palabras mirando hacia la silla de la izquierda donde se acomodaba un tipo con cara de mucha guasa y nariz bastante colorada por los traguitos de vodka_. ¿No es cierto amigo Clint?_ Éste por alusiones y sin preámbulos comentó entre dientes.
_ Si tú supieras_, dijo Clint disimulando su voz y bajando un tanto el tono para que no pudiera entenderse demasiado las verdades que iba a dejar caer en aquella sala_, lo que me hicieron pasar estos cabrones que nos rodean, hasta que me aceptaron.
Tuve que rebajarme a ellos y si tuviera que volver a pasar por aquello, los degollaría vivos. Se hacen los “buena gente”, pero son más malos que el aceite de ricino_. Al final de esa agonía y muy simpático, con la cabeza, dejó sentadas las palabras de Alberto, como si las hubiese compartido.

_ Le pasó lo mismo hace unos años y ahora es el que mejor destroza el idioma de Cervantes. Llegó sin saber nada, ¡vamos! ni papa del lenguaje y ahora es un extraordinario lenguaraz_. Finalizó su frase Alberto, fundiendo con sus ojos de tigre desganado a Mathias, que de una forma directa, les había descubierto sus llagas

_Na tu preocupes mi spanish es poquito beno, y amo a Cervontes, y a rancho Panza, no tu gusto sus caman baby _ Replicó Larry, queriendo hacerse entender

_ Tela lo tuyo_ siguió Alberto_ ¡Anda que no! Pues empezamos bien. Con ese final de frase  podríamos cantar una canción de los Beatles. A ver, repite conmigo lo que has dicho pero en condiciones: No te alarmes…_ anda repite conmigo Larry_ “No te preocupes mi español es poco aceptable. Amo a Cervantes y a Sancho Panza” Lo que sigue ya no entra en la frase o yo no alcanzo a entenderlo. Ya verás, habla con Ricky es nuestro músico, el te puede dar mejores pistas y así de paso le conoces_ Le pasó el tempo al tal Ricky, y este lo encajó con cierta alegría.

¿Sabes algo de buena música?_ dijo Ricky dirigiéndose a Larry. Vienes de un sitio, donde se componen partituras excelentes

_ ¿To conocer canción de rock…Twist and shout ..Come on and  work   it  on out. I like Spanish girls

_ ¡Oye macho…!  Oooye, que esta es una reunión de amigos, no lo vayas a confundir con un alegato para hippies o una reunión de amigotes en un barato ¡eh! _ Le respondió con gracia Ricky para ver como ajustaba la intuición.

_ Now estoy sincero poro aprendo castellano. Ok _mi quiero aparearme contigo.

_ ¡Mira valiente! No sé qué entenderás tú de la jerga, pero como que parece me estás echando los cantos,…si lo dices de esa forma; los demás pueden entender que tratamos de intimar de forma brutal y tú mi estúpido  inglesito no quieres eso, ¿verdad monada? Se dice “Me gustaría sentarme contigo”

_Amebas; chificiente para que sias un sinverguenza sentado de sala,

_ ¡Este pájaro no atrapa una! ¡Además de jalapillas tiene rostro! Larry; mira tío, querrás decir que estás de acuerdo y no tienes vergüenza en sentarte junto a mí en la sala. Construye tus frases en cuanto a la lógica y a la gramática.

_ Has de saber que las Amebas  pertenecen a unas  especies muy raras y tienen el aspecto de un hongo viscoso, son muy dañinas. Van en  colonias;  organizadas,  para que imagines  son amarillentas y aterradoras devoran lo que encuentran  y sin embargo tu quieres decir, en vez de “ Amebas”; sencillamente “ Me interesaría o me vá, o me agrada.”

 _ Chificiente, no existe en nuestra lengua, a menos que seas un niño que comienza a balbucear con sus palabritas. Suficiente. Es como se nombra. Sinverguenza, es carecer de precisamente de recato, y tú: quieres decir, o quieres representar, que no te da vergüenza, que estarías cómodo sentado a nuestro lado en clase.

_ Ontances  casi … I prefer to speak in English, I don't want to put the paw.

_ No; ha de ser en castellano o catalán, y tú me estás diciendo: prefiero hablar en ingles, no deseo meter la pata. Aquí la pata la mete quien no se atreve, quien es vergonzoso. ¡No!; por Dios; ¡Sé! valiente.
Te aconsejo que sigas hablando como puedas, que siempre criticamos por no ser diferente con nadie y de esa forma… tu verborrea, tu vocabulario, será cada día más rico.
 ¡Ya me conformaría yo!  Con dominar tu idioma, como dominas tú el mío_, acabó Ricky de hablar con Larry y le hizo gesto a Mathias, mientras le comentó.

_Verás, te va a poner un ejemplo Mathias, este irlandés tan rechonchete, que tenemos en el grupo y así te lo presento también. Se saludaron Larry y Mathias y este último como si le conociera de toda la vida le dijo: repite esto que te digo, y lo razonamos tranquilos.

Se dispuso a pronunciarlo sin menoscabo, con una gracia anglosajona, que Mathias debía aguantarme los machos, porque ya empezaba a estar a punto de desternillarme de la risa. ¡Nada!  Tomó simplemente unas frases de Groucho Mark; y se las articuló para que la escuchara y repitiera.

_  “Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella, esta su esposa.
Te repito…   y lo hizo matizando_ Mathias con un movimiento dental que metía miedo_: mascullando las palabras, enseñándole los dientes.
Detrásss de cadaaa gran hombreee hay una grannn mujer. Detrás de ella, esta su esposa.

Larry;  convencido repitió_: Tras de un hambre, hay una mujer granda, y después se la guarda una espanja.

Las carcajadas se oían desde fuera del local. Se lo estaban pasando en grande con el británico, y nada podía detenerles la risa. Aún volvió a intentar el amigo Mathias, enseñar alguna frase más al ínclito Larry y tocando de nuevo a otro enunciado del insigne Cervantes, pronunció profundamente, con intento de vocalizar perfecto para que después lo pudiera repetir Larry.

_ “Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago”. La reiteró varias veces y al final Larry pronunció.

_ “Cama paca y zueña manos, en la luz de todo el cuerno, se traga en la ricina del estámago”


No parecía normal, la poca oreja que tenia Larry, más bien a no ser que fuese lerdo, estaba guaseando, se burlaba de todos ellos, o estaba representando un papel de inepto que sobresalía de los anales.

Para finalizar Mathias, le hizo leer una frase popular, para distinguir si con el ojo llegaba más lejos que con la voz y la memoria y tampoco fue digno de merecimientos idiomáticos, lo cual fue el momento de pedir unas birras y esperar a que Luis llegara y nos dijera de que se trataba, quien era el amigo Larry, donde lo había encontrado, porque descubrirlo seguro no lo había propuesto, y algún detalle más para conocimiento del grupito.

En ese instante Luis,  entraba por la puerta de la cafetería de la calle Mayor, todos le miraron y Clint en particular respiró tranquilidad. Les encontró razonando y satisfechos. No tuvo más que mirar y solo manifestó.

_ Os presento a Larry, es el nuevo profesor de inglés del centro, ha venido desde Escocia, de donde es natural, a enseñar el idioma de Shakespeare a todo el que quiera. No es tan especial como creéis, es hijo de padre madrileño y de mamá catalana. Lo que nuestros idiomas, los conoce a la perfección.

_ ¡Qué cabrón, eres! Replicó Mathias, dirigiéndose a Luis, lo hemos puesto verde al tipo, creyendo que no nos entendía, y ahora vienes con esas. ¡Hemos hecho el ridículo! y quedado como unos maleducados.

_ Deja que te conteste yo_ dijo Larry en perfecto castellano_, si me lo permites esto ha sido idea mía, Luis no quería participar en el enredo, pero a mi si me convenía que se diera esta ficción, porque es como realmente os conocía desde el primer minuto. Me habían anticipado que sois unos separatistas impresentables y se ha cumplido la máxima.
Habéis dicho con palabras y con gestos, todo lo que pensáis de mi persona. Que concepto os daba, si me recibíais  de buen grado y todas las demás cuestiones que los psicólogos tenemos tan en cuenta con aquellos que nos han de aguantar durante un tiempo._ siguió con el uso de la palabra_. Soy Escocés como el buen whisky, pero pienso en castellano, allí donde nací doy clases de catalán y de español, estudie en la Sorbona, universidad de Paris, por lo que también domino el francés y estuve destacado por las tropas anglosajonas en un periodo militar muy prolongado en Arabia Saudí, también conozco ese idioma muy bien.

Mi padre se llama Paco y mi madre Montse, y espero que seamos buenos amigos, además de enseñaros con gracia lo que nunca habéis conseguido. Educación, humanidades y por supuesto idioma.

1 comentarios:

Amparo Zurriaga Bañuls dijo...

Como siempre un relato muy ameno

Saludos

Amparo

Publicar un comentario